Un repaso concienzudo por la saga de Need for Speed

Un repaso concienzudo por la saga de Need for Speed

Daniel Marín

Need for Speed es una de las sagas de videojuegos de conducción más fructíferas de la historia. Nacida originalmente en 1994, esta franquicia es el vivo resumen de lo que es Electronic Arts como compañía. Los títulos de Need for Speed han explorado a fondo la subcultura del motor, convirtiéndose en un referente en la industria. Pero no todo han sido aciertos. EA ha tenido serios problemas con esta franquicia al querer explotarla en exceso, lo que le hizo cometer múltiples errores, como salirse de la temática central, agotar la fórmula con lanzamientos anuales o incluso fulminar a los estudios que le dieron la gloria a la IP. Vayamos calentando motores, porque en las siguientes líneas repasaremos toda la historia y los títulos de la saga Need for Speed.

 

Los primeros años de la saga

Los orígenes de la saga Need for Speed son bastante peculiares. El título original fue posible gracias a la financiación de Road & Track, una famosa revista de coches que puso el dinero para que EA pudiera desarrollar el título.

 

Road & Track Presents: The Need for Speed (EA Canadá, 1994)

En la actualidad, queremos que Need for Speed sea un juego arcade. De hecho, no nos gusta cuando EA le da tintes de simulador a este juego. Sin embargo, el juego original de 1994 pretendía ser un simulador.

Para la época, The Need for Speed tenía un gameplay realista, sonidos muy elaborados y muchas carreteras. La esencia de Need for Speed ya estaba en este primer título que salió para 3DO, DOS, PlayStation y SEGA Saturn. La idea era tan simple como participar en carreras con coches japoneses y europeos, esquivar el tráfico y salir de una pieza en las persecuciones policiales.

Esta primera versión ya tenía modo multijugador en línea. Como podrás imaginar, fue la base sobre la que se construyó toda una leyenda de los juegos de conducción.

 

Need for Speed II (EA Canadá / EA Seattle, 1997)

La fórmula se repetiría en 1997, aunque segundas partes nunca fueron buenas. La crítica tuvo sus quejas porque el juego tenía numerosos problemas técnicos. El popeo y las caídas de frames eran bastante habituales. Tanto, que la revista oficial de PlayStation llegó a afirmar que el juego tenía un manejo atroz.

No obstante, la saga dio un paso importante con este título. El juego pasó a ser mucho más arcade. Hubo quien celebró el movimiento y también los que se quejaron del cambio.

 

Need for Speed III: Hot Pursuit (EA Canadá / EA Seattle, 1998)

Llegamos al primer gran juego de Need for Speed tras el original. Con las expectativas por los suelos por culpa de su predecesor, Hot Pursuit lo tuvo fácil para sorprender. Tenía muy buenos gráficos, aunque la guinda la pusieron las persecuciones policiales. Ahora, la poli te podía perseguir durante las carreras ilegales, una mecánica muy interesante que se quedó para futuros títulos.

El modo multijugador te dejaba jugar como piloto o como policía. Las pistas para correr eran también muy variadas, y el coche se podía ajustar para adaptarse al manejo del jugador o ganar prestaciones.

 

Need for Speed: High Stakes (EA Canadá / EA Seattle, 1999)

Need for Speed: High Stakes

Cuando una franquicia comienza a funcionar, Electronic Arts no duda en sacarle hasta la última gota. Un año más tarde, High Stakes llegó para PC y PlayStation.

El juego tuvo una buena recepción, aunque reciclaba todo lo posible de su predecesor y no arriesgaba con nada nuevo.

 

Need for Speed: Porsche Unleashed (Eden Studios / EA Canada, 2000)

Este título solo contaba con vehículos de Porsche. El jugador tenía que participar en carreras que iban desbloqueando los modelos en orden cronológico. Existieron diferencias entre las versiones de PlayStation y PC, pues la versión para Windows no contaba con persecuciones policiales.

Aunque no estamos ante un juego de los mejores de la saga, hay que puntualizar que fue el primero en tener una historia. Posteriormente, esto se convertiría en una parte importante de cada desarrollo.

 

Need for Speed: Hot Pursuit 2 (EA Black Box / EA Seattle, 2002)

Saltamos a la sexta generación de consolas. Reutilizando la exitosa fórmula de Hot Pursuit, esta secuela llegaba con unos gráficos muy mejorados. También contaba con una buena cantidad de modos de juego.

Cazar o evitar ser cazado. Hot Pursuit 2 estrenaba ‘Be the Cop‘, un modo en el que podías incluso solicitar ayuda de helicópteros para detener las carreras ilegales. Contó con una buena cantidad de vehículos y cuatro entornos diferentes con circuitos variados.

 

La época dorada de Black Box

nfs underground.jpg

La época que siguió a Hot Pursuit 2 estuvo altamente influenciada por el éxito de las películas de A Todo Gas. La subcultura del tunning vivía su mejor momento, cosa que se vio altamente reflejada en los títulos que desarrollaba Black Box.

Tras el bombazo de Underground, Need for Speed se convirtió en un juego de éxito. Los juegos ya no solo se centraban en las carreras, sino que había una historia. De hecho, este bloque de juegos comparte protagonista. Cada historia es la continuación del juego anterior. Los títulos comenzaron con tramas muy simples, pero se fueron complicando más y más.

Durante esta etapa, Need for Speed vendía como churros. Gente de todas las edades disfrutaba tuneando vehículos hasta convertirlos en auténticas horteradas. Por desgracia para Electronic Arts, este periodo tuvo punto y final.

 

Need for Speed: Underground (EA Black Box, 2003)

Need for Speed y la cultura del tunning se fueron retroalimentando constantemente. En el año 2003, Electronic Arts decidió dar un reboot a la franquicia con un título que sentaría las bases para el futuro de la IP.

Underground tenía un modo carrera con una historia, aunque no es que tuviera una trama muy compleja. Con la ayuda de Samantha, subiríamos en la lista de corredores más reputados de la ciudad e iríamos consiguiendo coches, entre los que se incluía el Honda Civic Type R de nuestra compañera.

El juego también contaba con un taller para customizar los vehículos y hacerlos lo más marroneros posibles. No obstante, no se implementaron las persecuciones policiales. Los jugadores fueron pillando el gusto a eso de hacer carreras en Olympic City, y el título acabó siendo un completo éxito.

 

Need for Speed: Underground 2 (EA Black Box, 2004)

La secuela directa de este juego llegaría un año más tarde. Underground 2 estrenaba un nuevo modo libre que permitía al jugador hacer el cafre por las calles. La historia de esta entrega comienza justo después de los eventos de la anterior. Tras vencer a Eddie, recibiremos una llamada misteriosa para unirnos a una banda callejera de carreras. Sin embargo, todo será parte de una emboscada. Nuestro Nissan Skyline GT-R quedará hecho pedazos tras ser arroyados por el Hummer H2 de Caleb. Con el dinero del seguro, compraremos un coche básico y nos tocará empezar desde cero unos meses más tarde.

Este es uno de los juegos más completos de toda la saga. Podemos competir en multitud de pruebas distintas, participar en eventos especiales y acceder a varios modos de juego que dieron al título bastante rejugabilidad. La customización de los coches fue mejorada sustancialmente.

En general, Underground 2 cosechó buenas críticas, y puso el terreno muy llano para la siguiente entrega, que se llevaría el mayor de todos los éxitos.

 

Need for Speed: Most Wanted (EA Canada / EA Black Box, 2005)

Si alguna vez has navegado por páginas web de coches de segunda mano y has fantaseado con comprar un BMW M3 E46, es porque jugaste a Need for Speed: Most Wanted.

Cambiamos la noche por el día y repetimos la jugada de Underground 2. En este caso, comenzamos siendo el mejor piloto de carreras ilegales de Rockport. El juego nos presenta un sistema de carreras en forma de lista, similar a lo visto en las dos entregas anteriores. El objetivo es ser el más buscado de la ciudad por la policía.

Rockport es el paraíso de las carreras ilegales. Estar en los puestos altos de la lista supone tener poder y reputación. Eso sí, subir peldaños de la Blacklist no es fácil, pues en Rockport nos apostamos el coche con nuestros contrincantes.

razor nfs most wanted

La trama de Most Wanted comienza cuando un tal Razor nos reta. Aceptamos, pues parece que será una victoria fácil para nosotros. Salimos y le sacamos bastante ventaja a nuestro rival. Sin embargo, a pocos metros de la meta, el «bemeta» de nuestro protagonista se para. Razor gana la carrera y se queda nuestro M3.

nfs mw cross.jpg

Poco después, nuestra compañera nos explicará que un miembro de la banda de Razor ha saboteado el BMW. Vamos, que no es que hayamos perdido, sino que nos han robado. Desde este momento, el objetivo del protagonista no es otro que volver a recuperar la posición #1 de la Blacklist. Tendremos que hacerlo desde abajo. Comenzaremos con coches humildes, e iremos levantándole los deportivos a cada uno de nuestros enemigos. Sin embargo, la policía y el Sargento Cross no nos lo van a poner fácil para recuperar el susodicho BMW.

Most Wanted se convirtió en el juego más reconocido de toda la saga Need for Speed. Fue un éxito de ventas, y podríamos afirmar que Electronic Arts no ha conseguido desde entonces sacar un videojuego que lo supere.

 

Need for Speed: Carbono (EA Canada / EA Black Box, 2006)

Need for Speed: Most Wanted había dejado el listón muy alto. La saga vendía como churros, y EA no podía dejar pasar la oportunidad.

Need for Speed: Carbono (Carbon en inglés) es la explicación de lo que ocurre cuando se explota en exceso una franquicia. Objetivamente hablando, esta entrega tiene la misma calidad que su predecesor. Sin embargo, llegó en un momento en el que la gente ya estaba saturada de la fórmula.

Esta es una secuela directa de Most Wanted, aunque su historia comienza antes que la del juego anterior. Palmont City es una ciudad donde las bandas se reparten el territorio. Años atrás, durante un gran evento de carreras en el que había en juego una gran cantidad de dinero, la policía irrumpió de forma totalmente inesperada haciendo una emboscada. Por alguna razón, la poli hizo la vista gorda con nosotros, y nos dejaron escapar descaradamente. Todos nuestros compañeros cayeron arrestados, y esa es la explicación de cómo acabamos llegando a Rockport para vivir los episodios de Most Wanted.

nfs carbon bushido.jpg

Tras acabar con Razor y escapar de la ley, nuestro protagonista llega a Palmont City con su recuperado BMW M3 GTR. Pero no viene con una mano por fuera de la ventanilla como en el anuncio. Lo hace a toda pastilla, pues Cross le pisa los talones. Cross ha sido expulsado del cuerpo de policía por su mala praxis, y ahora trabaja de cazarrecompensas. Para quitárnoslo de encima, llevaremos a Cross al cañón, subestimando su capacidad al volante. Por desgracia, el BMW M3 quedará destrozado en el intento de huída tras chocar con un tráiler cargado de tubos de hormigón.

La trama de Carbono se va desarrollando lentamente. Conforme vamos ganando reputación, iremos conociendo a personajes que estuvieron presente en aquella fatídica noche. Nos contarán lo que vieron aquel día e iremos haciéndonos una idea de lo que ocurrió. Para ello, tocará montar una nueva banda y ganar territorios. El sistema de ‘crew’ de Carbono nos permitía participar en carreras con compañeros que tenían habilidades especiales en carrera como darnos rebufo, echar de la pista a enemigos o avisarnos de los atajos.

nfs carbon canyon.jpgCarbono tiene también una mecánica muy interesante que no se usó nunca más en Need for Speed: el cañón. Se trataba de una prueba final en la que dos contendientes se jugaban la vida en el Carbon Canyon. Era una carrera de dos mangas en la que no se podía cometer un simple error, ya que un contravolante en una mala curva acabaría con tu coche cayendo al vacío. No es de extrañar que este título fuera el videojuego oficial de la película Fast and Furious: Tokyo Race.

 

El declive de Black Box y los cambios de rumbo

Pese a haber cerrado una época brillante, Electronic Arts no pareció conformarse con los números movidos por Carbono. Comenzaría así una nueva etapa en la que trataron de reinventarse sin éxito. Tanto, que más que solucionar el problema, lo que hicieron fue hundir cada vez más la reputación que tenía la IP.

 

Need for Speed: ProStreet (EA Black Box, 2007)

Electronic Arts es una compañía que siempre comete los mismos errores. La fórmula de hacer el gamberro por las calles y ser perseguidos por la policía parecía haber tocado techo. Pero los americanos no estaban dispuestos a ralentizar el ritmo de lanzamientos. Había que sacar un Need for Speed al año, así que probaron a ponerle la etiqueta a un juego distinto.

ProStreet es el primero de la línea de juegos raros de Need for Speed. Y es que de ‘Street’ tenía el nombre, porque aquí se competía en carreras legales.

En su momento, los fans de la franquicia se sintieron altamente decepcionados por este experimento. Visto con perspectiva, no es un mal juego. De hecho, no se puede negar que no sirviera de inspiración a títulos como The Crew o Forza Horizon.

 

Need for Speed: Undercover (EA Black Box, 2008)

Seguimos con los experimentos. Volvemos a las carreras callejeras, pero recuperamos la mecánica de los policías de Hot Pursuit 2. El resultado es un videojuego extraño que tampoco termino de cuajar en el gran público.

En Undercover participábamos en carreras ilegales, pero también colaborábamos con el FBI para acabar arrestando a diversos criminales. El juego innovaba lo justo, y de ahí que las críticas acabaran comiéndoselo vivo.

 

Need for Speed: Shift (Slightly Mad Studios, 2009)

Seguimos por la senda de ProStreet. Eliminamos la mecánica arcade de la ecuación y nos embarcamos en todo un simulador. Shift no vino nada mal, teniendo en cuenta que Gran Turismo 5 tardó milenios en llegar a PlayStation 3.

Need for Speed: Shift es un muy buen título. Tenía un buen catálogo de coches, una buena variedad de circuitos y un manejo realmente bueno. Lo único negativo de este juego es que realmente no es un Need for Speed. No obstante, teniendo en cuenta que la saga estaba en estos momentos en horas bajas, se puede llegar a entender el experimento.

 

Trata de arrancarlo, Criterion

Era necesario recuperar la esencia de las carreras callejeras. Electronic Arts se lo tomo como una prioridad.

Tanto, que acabaron contratando a Criterion Games (los creadores de Burnout) para embarcarse en un proyecto tan delicado como el remake de uno de sus títulos más importantes. La etapa de Underground hasta Carbono quedó atrás, y EA quiso probar con la fórmula que ya había funcionado en el pasado.

 

Need for Speed: Hot Pursuit Remake (Criterion Games, 2010)

Reinventarse no estaba dando resultados, así que Electronic Arts decidió que lo más sensato era restaurar el Need for Speed de la primera etapa.

Hot Pursuit (2012) se desarrolla en un mundo abierto cuatro veces más grande que Burnout Paradise, juego del que bebe por motivos obvios. Fue el primer juego en contar con Autolog, poniendo bastante énfasis en el multijugador. La personalización de los vehículos desapareció. El título se centró únicamente en el gameplay de las persecuciones.

nfs hot pursuit remake remaster.jpg

El juego tuvo buena acogida, pese a que bajo ningún concepto superó la barrera marcada por Most Wanted. Tuvo varios premios y se lanzó una versión Remaster de este remake en el año 2020.

 

Need for Speed: Shift 2: Unleashed (Slightly Mad Studios, 2011)

Antes de retomar el camino de las carreras ilegales, Electronic Arts volvió a probar una vez más con la simulación. Salió bastante bien, pues la secuela de Shift subió un poco más el listón. De hecho, aunque hayan pasado más de 10 años desde su lanzamiento, todavía es un título bastante disfrutable a día de hoy.

No fue un superventas, pero sí es un muy buen juego de simulación. Al César lo que es del César.

Después de este título, EA se despidió de Slightly Mad Studios, que posteriormente crearían juegos como Project CARS. Vamos, que EA tiene más puntería con los negocios que Fernando Alonso fichando por una nueva escudería de F1.

 

Need for Speed: The Run (EA Black Box, 2011)

Criterion estaba embarcada en un proyecto importante, así que EA volvió a darle la oportunidad a Black Box. La desarrolladora que le dio todo a Need for Speed acabaría saliendo por la puerta de atrás. El equipo tuvo la complicada tarea de introducir el motor Frostbite (el motor gráfico de Battlefield) en un juego de coches.

The Run introducía misiones a pie, algo nunca visto en esta franquicia —además de ser una mecánica que había pedido absolutamente nadie—. Probablemente, el tiempo que empleó Black Box en adaptar el motor gráfico fue el causante de que este juego no destacara en nada en absoluto.

En este punto, EA hizo lo que mejor sabe hacer: cerrar estudios. The Run fue el punto y final de Black Box, que acabaría disuelta en el año 2013.

 

Need for Speed: Most Wanted Remake (Criterion Games, 2012)

Bueno con bueno igual a bueno. Si fusionamos el mejor juego de toda la saga con el estudio que aparentemente hace mejores juegos de este género, el resultado debe ser insuperable. ¿Verdad?

Pues no, pero no porque el juego fuera malo. Criterion ya venía de un juego que había funcionado bien, y las expectativas estaban por las nubes. Antes de que el juego saliera, ya tenía nominaciones y había ganado premios. Y, con tanto hype, luego pasa lo que pasa.

Most Wanted 2012 es un muy buen juego de Criterion, pero es un muy mal Most Wanted. El título de mundo abierto fue visto por muchos como el relevo espiritual de Burnout Paradise. La gente casi que se olvidaba de que estaban delante del mismo Most Wanted que lo había petado 7 años antes.

 

La era de Ghost Games y la vuelta de Criterion

nfs 2015.jpg

En la etapa anterior, EA tuvo dos aciertos y muchos errores. Con un porcentaje de bateo tan bajo, y con tan pocas cartas en la mano, había que volver a inventar algo.

 

Need for Speed Rivals (Ghost Games, 2013)

Rivals fue el primer Need for Speed de Ghost Games. Un título decente, pero que seguía por una senda continuista.

Llegados a este punto, Electronic Arts decidió dar un parón a la franquicia por primera vez. Al parecer, a algún directivo se le encendió la bombilla y cayó en la cuenta de que el factor tiempo podría estar limitando la calidad de las producciones.

 

Need for Speed (Ghost Games, 2015)

Ghost Games tuvo una segunda oportunidad que supieron aprovechar realmente bien. El propio título ya indica que Need for Speed es un completo reboot de la saga. Los fans de este juego solemos llamarlo «Need for Speed: Need for Speed» por hacer un poco la gracia.

Volvemos a las calles por las noches en un mundo abierto con una calidad impresionante gracias al motor Frostbite. Somos el típico motorhead que quiere hacerse hueco en un grupo de chavales fanáticos del motor. Nuestro protagonista quiere darse a conocer entre personalidades importantes de este mundillo como Ken Block, Akira Nakai y Magnus Walker.

nfs 2015 ghost.jpg

El juego está contado como una película, pese a que la trama es muy básica. Cuando no estamos en el coche, estamos con nuestros colegas organizando situaciones o haciendo planes para no meternos en problemas.

Ghost se ahorró modelar los personajes en 3D y tiró directamente por la acción real. Una decisión brillante, pues todo casa con una naturalidad que asombra. Además, como los ‘bosses’ del juego son personas que existen en el mundo real, esto, y la perspectiva en primera persona, le daban un toque muy divertido al juego.

Need for Speed (2015) es probablemente el mejor NFS de esta década, compitiendo de tú a tú con Heat. No es perfecto, pero sí tiene la chispa que tanto gusta de la época de Underground. Tenía su propia personalidad y una ambientación inmejorable.

Eso sí, los puntos negativos de este juego estropeaban bastante los aciertos de Ghost. En primer lugar, el manejo del coche seguía siendo raro. Frossbite seguía siendo un motor hecho para un shooter y no para un título de carreras. Por otro lado, la policía dejó de ser un divertimento. Las persecuciones policiales se convirtieron en una auténtica pesadilla. Las patrullas eran casi imposibles de inutilizar, y en ocasiones, pasábamos más tiempo huyendo que compitiendo. Esta mecánica que tanto nos gustaba en Underground 2, Most Wanted y Carbono acabaría convirtiéndose en algo molesto. Por desgracia, siguió así durante los siguientes títulos.

 

Need for Speed: Payback (Ghost Games, 2017)

Manteniendo el nivel, Payback llegaría un par de años más tarde, pero sin sorprender lo más mínimo. El juego repitió las mismas puntuaciones.

Need for Speed se había convertido en un coche sin cadenas en medio de una nevada. Para colmo, Electronic Arts quiso sacar más tajada de la cuenta, lo que les hizo cometer un gran error. Metieron un sistema de cartas para progresar con microtransacciones y loot boxes. Gráficamente, Payback se ve peor que el anterior. Y si a esto se le suma que su única aportación es una historia mediocre y una transición entre el día y la noche, pues mejor pasar al siguiente. Un título para olvidar.

 

Need for Speed: Heat (Ghost Games, 2019)

En el año 2019, Need for Speed recuperaba el aspecto visual del título de 2015 y parecía progresar en algunos puntos.

En Heat competimos por la noche en carreras callejeras por reputación. Durante el día, nos subiremos al coche para participar en carreras legales y ganar dinero.

nfs heat 2019.jpg

Pese a ser un juego entretenido y que entra fácilmente por los ojos, Heat tampoco es ninguna maravilla. Es un buen juego si se compara con otros títulos anteriores, pero sigue sin ser siquiera la sombra de la etapa de Black Box.

Ocho años después de estrenar Frostbite, Need for Speed sigue teniendo serios problemas de manejo por culpa del uso de este motor gráfico, que no está diseñado para manejar vehículos. Por otro lado, la trama del juego es ridícula. No hay un hilo conductor interesante que te anime a seguir jugando. Y, por último, las persecuciones policiales vuelven a arruinar el juego.

nfs heat persecuciones.jpg

En Heat hay que avanzar tanto por la noche como por el día. Las piezas se desbloquean con la reputación. Para ello, habrá que participar en carreras ilegales, armar jaleo y conseguir que nos persiga la policía. Sin embargo, el sistema que usaron para este juego puede hacer que dediques horas a perder el tiempo. Solo acumulas reputación si consigues llegar a tu garaje y duermes hasta la mañana siguiente. No importa cuántos puntos has conseguido; si te detiene la policía, todo tu esfuerzo será en vano. Por desgracia, la policía de este juego salta a la mínima, y quitártelos de encima es de todo menos divertido.

 

Need for Speed: Unbound (Criterion Games, 2022)

Tras una época muy fructífera de Ghost Games, Electronic Arts ha vuelto a confiar en Criterion para el siguiente Need for Speed de la lista. Unbound sale a la venta el 2 de diciembre, y ya es uno de los juegos más criticados de la franquicia.

Unbound estará basado en una ciudad inspirada en Chicago. Criterion ha apostado contundentemente por la identidad visual, dando un estilo cartoon a esta entrega, retirando realismo para traer de vuelta el arcade.

nfs unbound 2022 mercedes 190e.jpg

Este título sale únicamente para consolas de nueva generación y PC. Todo apunta a que las carreras callejeras volverán a ser la parte fundamental del título. Muestra de ello es el uso de los coches ochenteros.

El tiempo dirá si Criterion ha dado con la tecla, o si EA debería haber seguido con el estilo iniciado por Ghost Games. En cualquier caso, es pronto todavía para sacar conclusiones.

 

Otros juegos de Need for Speed

 

Need for Speed World (EA Black Box / EA Singapur, 2010)

Fue un multijugador masivo con modelo freemium con el mismo motor y estilo que los juegos de la etapa de Black Box. El juego incluía los mapas de Rockport y Palmont City. Gráficamente no era ninguna maravilla, pues EA quería que el juego fuera compatible con la mayor cantidad de ordenadores posible. El juego se financiaba con microtransacciones y era un pay to win de manual.

Este MMORPG no era más que una fusión entre Need for Speed Most Wanted y Carbono, pero en línea. Los jugadores tenían que hacer carreras ilegales y huir de las persecuciones para conseguir dinero y modificaciones. Mecánicamente, heredaba muchos elementos de Carbono como la clasificación de los coches o las mecánicas durante las carreras.

No obstante, tampoco llegó a cuajar. Electronic Arts cerró los servidores en abril de 2015. Desde el año 2019, existen comunidades que se han dedicado a mantener sus propios servidores de este juego en una versión no oficial.

 

Need for Speed: Nitro (EA Montreal, 2009)

nfs nitro.jpg

Se lanzó únicamente para Nintendo Wii y Nintendo DS. Se trató de un juego independiente con circuitos y con un sistema adaptado a los controles del Wiimote.

¡Sé el primero en comentar!