Los momentos clave en la historia de la saga Call of Duty

Ahora, cuando escuchamos las palabras mágicas de Call of Duty, nos vienen a todos a la mente la franquicia de Activision que llega todos los años y vende millones de juegos. Un éxito sin precedentes al alcance de muy pocas compañías que el año que viene, en 2023, cumplirá nada más y nada menos que dos décadas. 20 añitos en los que las guerras nos han acompañado en consolas y ordenadores sin prácticamente descanso.

Un éxito que llega gracias a Medal of Honor

Medal of Honor fue el título elegido a partir de 1999 para convertir en videojuegos el éxito de la película Salvar al soldado Ryan. El film de Steven Spielberg, convertido ya en un clásico, sirvió de enganche para una nueva generación de títulos bélicos. El éxito de la franquicia de Electronic Arts (Dreamworks Interactive originalmente) provocó que parte del equipo que desarrolló los juegos se separara y terminara por crear una alternativa a la que bautizaron como Call of Duty, o La llamada del deber. Aunque en aquellos primeros años (2003) la competencia fue feroz, con el paso del tiempo solo quedó la IP de Activision que, milagrosamente, ha llegado hasta nuestros días.

Y aunque muchos de los juegos que componen la saga han sido éxitos de ventas sin precedentes, tenemos que recordar los diez momentos clave de esta franquicia, por las aportaciones que fueron haciendo al fenómeno Call of Duty que vivimos hoy en día. Y son estos:

Call of Duty (2003)

Se trata del juego original, lanzado para PC y que fue un sonado éxito. Centrado en acontecimientos de la Segunda Guerra Mundial, esbozaba de una forma muy básica algunos de los ingredientes que tendrían los Call of Duty en el futuro. En aquel primer instante, su parecido con los Medal of Honor de Electronic Arts era más que llamativo, lo que no evitó que se convirtiera en un éxito de ventas.

Call of Duty Modern Warfare (2007)

Tras dos juegos más centrados en la Segunda Guerra Mundial, Activision decide dar un giro radical y toma la primera de muchas decisiones acertadas. Lejos de los campos de batalla en Europa durante los años 40 del siglo pasado, se centra en Oriente Próximo y la amenaza terrorista, algo que en los años siguientes tendría un dramático reflejo en la realidad misma por culpa del 11S ocurrido en los EE.UU. Como no podía ser de otra forma, este juego fue un completo éxito.

Call of Duty World at War (2008)

Poco le duró a Activision el fragor por los combates modernos y en la primera oportunidad que tuvo, volvió a sus orígenes, a la Segunda Guerra Mundial. En esta ocasión, este título es importante para la saga porque supone la llegada de uno de los modos más celebrados de la franquicia, como es el de los zombies. A partir de ese instante, se convirtió en uno de los favoritos de los jugadores, aunque necesitó algunos años más hasta perfeccionarse definitivamente.

Call of Duty Modern Warfare 2 (2009)

Qué decir del juego que marca el antes y el después de la saga al completo. Call of Duty Modern Warfare 2 se convirtió en el juego más vendido de la franquicia hasta ese momento y el que catapultó definitivamente la marca hasta casi los niveles que tiene hoy. Además, su éxito tuvo una consecuencia inesperada porque significó la salida de Activision de Vince Zampella, uno de los jefazos del estudio, que decidió marcharse bastante enfadado por no participar económicamente del éxito del juego. Fruto de esa decisión, se crearía Respawn Entertainment y nacerían Titanfall 1 y 2 o Apex Legends.

Call of Duty Black Ops (2010)

Es, hasta el momento, el Call of Duty más vendido y el primero que experimenta con un nuevo conflicto bélico, que son esencialmente las operaciones encubiertas durante la Guerra Fría. En esta ocasión, visitaremos tierras tropicales, Vietnam o Camboya y nos meteremos de lleno en esos tiempos de revoluciones comunistas que asolaron un mundo dividido en dos, con bloques a un lado y al otro del famoso Telón de Acero. Uno de los juegos mejor recordados de toda la franquicia.

Call of Duty Modern Warfare 3 (2011)

Call of Duty se atrevió a imaginar hace algo más de una década cómo sería una Tercera Guerra Mundial, aunque lo importante de este título llega con el multijugador, que es el que sienta las bases del que tenemos hoy en día. Con este juego comienzan a llegar los rankings, el ecosistema de partidas multijugador y los niveles en las armas o las ayudas a los más novatos para combatir con otros jugadores más experimentados. También entran en escena las Spec Ops, que serán otro de los atractivos de la franquicia.

Call of Duty Infinite Warfare (2016)

Activision, seguramente cansada de conflictos más o menos reales (casi todos), decide viajar al futuro para desarrollar una entrega en la que aparecen armas nunca vistas, futuristas, y que modifican sustancialmente la manera de combatir en el juego hasta ese momento. Los saltos con los jet pack y otras innovaciones no sientan nada bien a algunos jugadores que ven, de repente, influencias de otros competidores como Titanfall (el de Vince Zameplla). Al final, a fuerza de echar partidas, las quejas iniciales no llegaron a más pero con la siguiente entrega (por si acaso) desaparecieron.

Call of Duty Black Ops IIII (2018)

Una de las más recientes entregas de la serie será recordada, no tanto por su calidad técnica o innovaciones, como por el hecho de que Call of Duty Black Ops IIII fue el primero que decidió voluntariamente obviar la presencia de una campaña para un solo jugador. Este modo había sido, desde siempre, uno de los más solicitados por los jugadores, por lo que provocó un rechazo entre buena parte de los gamers que solo se atreven a disfrutar cada nuevo Call of Duty solo por su historia. Por suerte, en los años siguientes la costumbre regresó sin problemas y desde entonces no ha vuelto a faltar una buena historia que disfrutar.

Call of Duty Modern Warfare 2 Remastered (2020)

Activision quiso celebrar los diez años del juego que convirtió a Call of Duty en el fenómeno que es ahora mismo lanzando una remasterización del clásico de 2009, con una mejora significativa en los gráficos y preguntándose si la misión del aeropuerto debía estar incluida. En esta versión, por razones, obvias, solo contamos con el modo campaña ya que toda la parte multijugador fue eliminada. Lógicamente, esta decisión tuvo mucho que ver con que llegaba el mismo año que Call of Duty Black Ops Cold War, que ya traía su propio ecosistema multiplayer para alimentar, no solo a la comunidad que espera todos los años una nueva entrega, sino a esa pata eSports que desde Activision vienen promocionando desde hace algún tiempo.

Call of Duty Warzone (2020)

Y llegamos al último punto de inflexión de la franquicia. Un momento clave que es el del lanzamiento de su propio Battle Royale. Un juego completamente gratuito, permanente, que es un servicio en sí mismo y que convivió en su lanzamiento con Call of Duty Black Ops Cold War. En esta ocasión Warzone nos ofrece un mapa inmenso y partidas en las que un máximo de 150 jugadores se ven las caras para combatir hasta que solo queda uno.

Otro éxito más de Activision que, tras el lanzamiento de Call of Duty Vanguard el año pasado (2021), y que supuso el regreso de la Segunda Guerra Mundial a la franquicia, podría tomarse un descanso en este 2022 a la espera de lo que decidan hacer sus nuevos dueños el año que viene. Recordad que venimos de una compra récord por parte de Microsoft y que una de las sagas más prolíficas de la historia de los videojuegos tiene que ver cómo enfoca sus próximos años. ¿Solo disponible para consolas Xbox y PC? ¿O mantendrá su espíritu mutiplataforma?

¡Sé el primero en comentar!