Lo mejor de Stadia no compensa su gran punto débil

Lo mejor de Stadia no compensa su gran punto débil

Pedro Santamaría

Siendo consciente de las ventajas y desventajas, me declaro defensor del juego vía streaming. Llevo meses usando GeForce Now y ahora, aprovechando que Google abría la plataforma para todos y daba dos meses gratis, me lancé a probar Stadia Pro. Y sí, admito que la experiencia está siendo buena, pero hay cosas que deben cambiar o esto no acaba bien.

La fortaleza de Stadia: la tecnología de Google

Hablar de Stadia y explicar qué es y cómo funciona no creo que sea realmente necesario. A estas alturas de la película, se presentó en 2019 y se lanzó a finales de año, la mayoría ya sabe que se trata de un servicio de juegos vía streaming que puedes ejecutar en teléfonos, tabletas, ordenadores y hasta televisores con Android TV o un Chromecast Ultra. Ah, y que es Google quien está detrás, una buena y mala noticia a la vez.

Así que sabiendo todo esto, que Stadia ofrece la posibilidad de jugar a todo tipo de títulos sin necesidad de contar con una consola o un PC Gaming de altas prestaciones, el único requisito es tener un dispositivo compatible donde ejecutar la app oficial o con la posibilidad de ejecutar las últimas versiones del navegador Chrome. Si cumples y tienes una buena conexión a internet, el servicio funciona genial desde el minuto uno.

Esa capacidad tecnológica de Google es lo que le aporta valor y fortaleza a Stadia como servicio. Porque te permite olvidarte de todo y centrarte única y exclusivamente en la experiencia de juego. El control responde perfectamente a tus acciones y el retardo entre que pulsas el botón de mando y ves la acción reflejada en pantalla es mínimo. Pero el gran problema llega cuando vas a jugar, sobre todo si lo comparas con lo que ofrece GeForce Now.

El catálogo de juegos: el gran enemigo de Stadia

A pesar de que a día de hoy se sigue discutiendo por ver cuál es el mejor sistema operativo móvil o de escritorio, la mejor plataforma de juegos, etc., al final todo se reduce a una simple cuestión: catálogo. El que tenga la mejor y mayor variedad de aplicaciones y/o juegos será quien logre hacerse con la atención del usuario (y la pasta). El resto de componentes como diseño, potencia, etc., sí es importante, pero deja de tener peso rápidamente. Y si no, que se lo digan a Nintendo.

Pues bien, en el caso del catálogo de Stadia admito que no es malo, pero sí insuficiente. No llega a ser el que inicialmente se esperaba que fuese. Hay títulos interesantes como DOOM Eternal, Metro Exodus, The División 2, Red Read Redemption 2 y otros tantos más, también hay indie -muy interesante es Gylt- y cuando se lance Cyberpunk 2077 también se podrá jugar. Pero… gratis o con el acceso a Stadia Pro (9,99 euros al mes) la oferta es muy reducida.

Cuando entras a Stadia la oferta de títulos a los que puedes jugar es muy reducida. Y no hablo del plan gratuito, me refiero también al Pro. Eso le resta muchos puntos. Pero es que el catálogo de juegos para comprar tampoco es muy extenso que digamos.

En ese sentido, por mucho que se le puedan buscar otros defectos, la opción de GeForce Now sigo considerando que es la más atractiva en la actualidad. Es cierto que su catálogo se ha visto reducido, pero aún así hay muchos juegos que puedes jugar y que no le has tenido que comprar a Nvidia de forma única. También puedes jugar a los que tengas en plataformas como Steam u otras tiendas digitales como la de Epic o Ubisoft. Y eso sí que resulta interesante comparado con Stadia.

Además, el gran problema de Stadia no sería el tener que comprar los juegos, aunque siempre quedaría la duda de qué ocurriría si Google se cansa del proyecto, sino el tener que volver a pagar prácticamente el mismo precio o más de lo que ahora mismo te costarían esos juegos para PC o consolas. Así que, si sumas el poco catálogo y el tener que pagar nuevamente por los juegos, poco atractivo le van a ver los más amantes de los videojuegos. Y el jugador casual seguramente también se lo piense si no va a jugar mucho.

Stadia necesita un empujón fuerte

Si me baso única y exclusivamente en la tecnología de la plataforma, Stadia es una auténtica pasada. Aún en estos momentos en los que la calidad se ha visto reducida para no sobrecargar la red, los juegos van fluidos y la experiencia es tan cercana a la de jugar en local que te olvidas fácilmente que lo estás haciendo a través de internet.

Y sí, lo único que necesitas es un ordenador o cualquier otro dispositivo capaz de ejecutar Chrome en su versión escritorio y un mínimo de potencia, pero nada del otro mundo. Tanto es así que con sólo tu smartphone o Chromebook ya podrías acceder a él y disfrutarlo como si lo hicieses desde un potente ordenador gaming.

Pero esa es la parte buena, la cara amable del servicio. La cara B es que aún no todos los dispositivos móviles están soportados. Es cierto que muchos terminales Android pueden acceder con sólo iniciar vía Chrome y forzar la vista de escritorio, pero un gran respaldo podrían ser los usuarios de iPhone o iPad. Pero Apple no permite que Stadia llegue a su App Store. Si a eso le sumamos su reducido catálogo de juegos y el precio que piden para jugar a títulos de calidad, pero que ya han casi que cumplido su cicle en consolas y PC, la historia se complica.

Durante los dos meses que Google ofrece Stadia Pro seguiré probándolo y jugando, tal vez me anime a comprar algún juego, pero lo pensaré mucho. Lo mismo que me pensaré si pasado ese tiempo pago o no los 9,99 euros mensuales.

Cómo usar Stadia en cualquier smartphone Android

Antes lo he comentado, Stadia es sólo compatible con los teléfonos de la familia Pixel y algunos otros smartphones de gama alta. Son modelos donde Google garantiza una experiencia 100%. Pero si quieres jugar a Stadia en cualquier teléfono Android, has de saber que puedes con sólo realizar lo siguiente:

  • Abre Chrome y accede a la web de Stadia
  • Cuando lo hagas, toca el icono de tres puntos de Chrome y selecciona Forzar la vista de escritorio
  • Cargarás la web como si lo hicieses desde un ordenador y Stadia así lo interpretará, por lo que te dejará jugar

Es cierto que este truco o modo de forzar el acceso a Stadia desde un smartphone Android no es la optima, pero una vez evites algunos problemas por cómo se muestra todo y hayas iniciado el juego la experiencia será la misma, sólo que con una diagonal de pantalla más pequeña. Recuerda, te hará falta un mando para poder jugar y hacerlo de forma optima.