Todo lo que debes saber sobre Steam

Todo lo que debes saber sobre Steam

José Luis Sanz

El nombre de Steam es sinónimo de videojuegos y, gracias a ella, podemos afirmar casi sin temor a equivocarnos que el gaming en ordenadores no sería lo mismo, así que no está de más que hagamos un repaso a lo que podemos encontrar en ella, a todo lo que es posible gestionar gracias a su aplicación de escritorio y, sobre todo, cómo realizar las tareas más básicas que pone en nuestra mano.

Historia de la mejor tienda de juegos de PC

A principios del presente siglo el mercado de los videojuegos de PC estaba dando claros signos de cierto agotamiento. Las consolas apretaban mucho y cada vez más compañías empezaban a desmarcarse de convertir a ordenadores algunos de sus juegos estrella en ordenadores. Internet y su explosiva llegada estaba provocando estragos ya que infinidad de títulos pasaban por las manos de los piratas que los desprotegían desde sus versiones DVD.

Página de la tienda de Steam.

Así que un buen día de 2003, el 12 de septiembre, y aprovechando el lanzamiento de su esperadísimo Half Life 2, Valve estrenó una tienda que en ese instante fue vista como una amenaza para buena parte del sector. En los tiempos de las revistas de papel y los juegos con caja de plástico y manuales impresos, eso de distribuir videojuegos en formato digital, a través de un portal online sonó a fin de los tiempos para los que venían de los negocios tradicionales. Y de cierta manera fue así, porque la llegada de Steam supuso una forma mucho más fácil para las compañías de llegar a más países que nunca con un menor esfuerzo. ¿Para qué negociar decenas de acuerdos, uno por país, si con subir el juego a una única plataforma ya estaba disponible en prácticamente todo el planeta? Eso impulsó a Steam rápidamente y mejoró su catálogo en pocos años.

Las principales compañías como Ubisoft, Activision o Electronic Arts confiaron en ella (hasta que crearon las suyas propias), y eso empujó a una infinidad de desarrolladores más modestos a ver en Steam su escaparate perfecto para distribuir rápida y fácilmente sus videojuegos. Con el paso de los años, Steam se había convertido en sinónimo de PC gaming y su tienda, en la principal para decenas de millones de jugadores.

Pero, ¿qué es exactamente Steam y por qué gusta tanto a los jugadores?

Compra todos los juegos que quieras

Al margen de otras consideraciones Steam es, sobre todo, una tienda online para comprar videojuegos. Es decir, gracias a ella vamos a poder hacernos con cualquier novedad que salga al mercado y tener centralizadas todas esas adquisiciones a lo largo del tiempo en una única cuenta personal. Para facilitarnos las cosas, dispone de un escaparate específico en el que podemos ver las últimas novedades, las rebajas o descuentos, las recomendaciones que nos hace la plataforma o la comunidad y, por supuesto, un buscador para llegar hasta cualquier título antiguo o nuevo por el que queramos interesarnos.

Una de sus ventajas es que esos títulos están sujetos a unas estrictas condiciones de publicación y los desarrolladores suelen garantizarnos contenidos extra que también podemos comprar en Steam, así como updates críticos para arreglar problemas en el juego e incluso futuras adaptaciones a un hardware específico que pudiera llegar a la plataforma. Por ejemplo, con las nuevas tarjetas con trazado de rayos, algunos fabricantes han mejorado el rendimiento de sus lanzamientos, completamente gratis, y esas descargas se gestionan automáticamente desde el cliente de Steam prácticamente sin que nos demos cuenta. Por lo que no tenemos que estar atentos buscando archivos que bajarnos ni nada parecido.

¿Cómo es de seguro comprar en Steam?

Desde el año 2003, Steam ha venido ofreciendo a sus usuarios un entorno de pagos seguro, que podemos realizar con nuestra tarjeta bancaria o con plataformas estilo PayPal. En cualquier caso, cuando compramos un juego o un contenido descargable, no pagamos al desarrollador, sino que lo hacemos a Valve a través de nuestra cuenta en la tienda. De esta forma, nos garantizamos que nadie salvo los de Gabe Newell conocen nuestros datos y por lo tanto no hay peligro de que la información bancaria corra de mano en mano.

Pantalla descriptiva de un juego.

La confianza en la plataforma se ha forjado a lo largo de sus casi 20 años de historia donde tras cientos de millones de transacciones, no se han producido incidentes relacionados con problemas con los pagos o la seguridad de la información alojada en nuestras cuentas. Aun así, si de todas formas tienes reticencias a introducir los números de tu tarjeta en la tienda de Steam, siempre puedes comprar tarjetas prepago con saldos de 20, 50 ó 100 euros que más tarde podrás canjear para comprar el juego que te apetezca, o directamente adquirir CD-Key que se venden en algunos portales especializados para videojuegos concretos.

La comunidad Steam

Otra de las partes que han ido mejorando con el paso de los años es el de la comunidad. Steam ha potenciado esta zona y nos permite a los usuarios compartir contenidos, hilos, problemas, ayudas, consejos y herramientas con las que crear mods paras cualquier juego que nos guste. La idea es que tenemos un muro personal, donde podemos elegir lo que vemos e incluso subir y publicar nuestras aportaciones. Es una zona muy interesante y que seguramente no hayas visto todavía, porque lo que te interesa es jugar, ¿no?

Juego seguro, la clave

Steam es esencialmente una plataforma que no solo nos permite comprar videojuegos, sino que también nos facilita su descarga, actualización y nos mantiene seguros de potenciales amenazas, además de garantizarnos un ecosistema de juego limpio cuando accedemos al multijugador. De esta manera, cuando nos bajamos una nueva compra tenemos la certeza de que todos esos archivos ya han sido verificados como seguros y que no contienen ningún malware en su interior. A día de hoy, no se tienen noticias de lanzamientos que hayan infectado ordenadores o provocado ataques con resultados negativos para sus usuarios.

Pantalla de descargas de juegos y actualizaciones de Steam.

Pero además de lo anterior, en el caso de los títulos multijugador, Steam cuenta con un software que se encarga de verificar la integridad de las partidas que disputamos online, comprobando que ninguno de los participantes utiliza cheats para ganar ventaja. Tanto por un lado como por el otro, el usuario siempre se mantiene a salvo de la acción de ciertos usuarios que siempre buscan los atajos para no competir en igualdad de condiciones.

¿Los juegos de Steam son tuyos?

Se trata de una vieja cantinela que acompaña a Steam y que es cierta. ¿Hasta qué punto un juego comprado en su tienda es nuestro? Cuando abonamos el precio que nos piden, ese título pasa a nuestra biblioteca personal y será siempre accesible mientras Valve no decida cerrar la tienda. Por culpa de los DRM (protecciones anticopia) que usa, cada vez que iniciamos cualquier videojuego, la plataforma verifica nuestra licencia y da el permiso para ejecutarlo por lo que debemos estar conectados.

Biblioteca de juegos de Steam.

Si Valve en un futuro tuviera que verse obligada a cerrar sus servidores, ¿seguiríamos teniendo ese juego? De momento la teoría nos indica que no, aunque no hay que descartar que llegados a ese funesto escenario, lo mismo desde la compañías podrían decidir eliminar el DRM para permitirnos el acceso a todo nuestro contenido comprado sin limitaciones previa descarga. Así que de momento, recemos porque algo así no ocurra…

Cómo canjear un código de Steam

Steam no solo te permite añadir a la biblioteca juegos comprados en su tienda, sino que para tener centralizada toda tu colección también es posible registrar otros que funcionan fuera de ella. De todas formas, si optas por comprar tarjetas prepago, o códigos de juegos canjeables, lo que debes hacer es muy sencillo. Lo primero es abrir la aplicación de Steam y pulsar en la parte inferior izquierda de la ventana, en Añadir un producto.

Al tocar ahí nos aparecerá un menú con tres opciones. Nos quedamos con la segunda que es la de Activar un producto de Steam. A continuación nos aparecerán varias ventanas, que nos indican las condiciones del servicio: las aceptamos. Por último, llegaremos a una ventana en la que tenemos un espacio para escribir el código de la tarjeta que hemos comprado. Si lo tecleamos bien, el proceso concluirá con un nuevo juego dentro de nuestra biblioteca (que empezará a descargarse al instante) o con un saldo de dinero por la tarjeta prepago.

¡Sé el primero en comentar!