Renfe prohíbe introducir patinetes eléctricos en sus trenes, y todo es más grave de lo que piensas

Xiaomi Electric Scooter 4 Pro

Los patinetes eléctricos se han convertido en herramientas imprescindibles en la vida de miles de personas. La manera en la que la gente se desplaza ha cambiado por completo desde que estos dispositivos llegaran a las tiendas hace unos años, pero su excesivo uso y dependencia hacia este tipo de dispositivos acarrea una responsabilidad que no muchos usuarios tienen en cuenta. Hablamos obviamente de la salud de la batería.

Prohibido subirse al tren con el patinete eléctrico

Xiaomi Electric Scooter 3 Lite.

Siguiendo las medidas tomadas en ciudades de Europa, en Renfe han decidido prohibir la entrada de patinetes eléctricos en todos sus trenes de Cercanías y Regionales, incluyendo Alta Velocidad y Larga Distancia (AVE, Avlo, Alvia, Avant, Euromed e Intercity). Impide que los usuarios puedan introducir en el vagón su patín, por lo que aquellos que utilizaban el tren como enlace para seguir desplazándose en patín hasta su vivienda o lugar de trabajo dejarán de poder hacerlo a partir del 12 de diciembre.

Y es que será a partir de esa fecha cuando las estaciones podrán prohibir la subida al tren a personas que porten alguno de estos vehículos eléctricos, no estando las bicicletas eléctricas, que sí podrán subirse al tren sin problemas.

¿Qué pasa con los patinetes eléctricos?

xiaomi mi scooter

¿Es esta una nueva obsesión por los patinetes eléctricos? ¿Qué hay detrás de esta prohibición? La razón es bastante sencilla, y no es otra que los peligros que acumulan este tipo de dispositivos por riesgo de incendio. Son ya varios casos de patinetes que han provocado incendios en transportes públicos e incluso en hogares, de ahí que esta prohibición se extienda rápidamente.

Y la razón no es otra que la propia vida de las baterías, que llevan sufriendo sobrecargas y trabajos excesivos sin que el usuario preste la más mínima atención. Según los expertos, las baterías de los patinetes eléctricos suelen soportar entre 300 y 500 ciclos de carga, y teniendo en cuenta que muchos patinetes llevan 4 años funcionando sin parar, como podrás imaginar estas cifras están más que sobrepasadas.

Por otro lado, está el cuidado de la misma. Muchos usuarios aplican ajustes con aplicaciones de terceros con los que conseguir mayor potencia en los moteres y velocidades superiores a la original, y esto directamente afecta a la vida de la batería, degradándola mucho más rápido y afectando a las celdas.

Tampoco ayuda las cargas constantes al 100% de capacidad (se recomienda no pasar del 80%), o su descarga completa, pautas que un gran porcentaje de usuarios no respeta con su patinete. Al final, todos estos detalles suman en la degradación de la propia batería, que se vuelve inestable en condiciones donde no debería de ocurrir nada.

Un peligro que existe

Como podrás imaginar, la cantidad de patinetes eléctricos que existen en España es gigantesco, y la mayoría de usuarios siguen exigiendo al producto el máximo a pesar de contar con menos batería y menos potencia de la original (esto debería ya de alertar sobre el estado del mismo).

El problema es que sustituir la batería por una nueva no es ni fácil ni barato, por lo que nadie se plantea hacer una reparación de ese tipo o, peor aún, cambiar un dispositivo de 400 euros que tiene apenas 3 años de vida.

Por esa razón en Renfe prefieren no arriesgar, y la solución más práctica no es otra que prohibirlos. Ahora bien, la pregunta que deberías de hacerte es, ¿está mi patinete en condiciones de seguir usándolo? Si la batería se encontrará en malas condiciones, una fuga durante una carga nocturna podría ser fatal, así que recomendamos encarecidamente que realices un chequeo y certifiques que tu batería se encuentra en perfectas condiciones.

Fuente: Renfe