Los finales de series más decepcionantes

Los finales de series más decepcionantes

Daniel Marín

Vemos series de televisión con la intriga de saber cómo terminarán. Qué ocurrirá con los personajes o qué sucederá tras ese misterioso cliffhanger. Temporada tras temporada y episodio tras episodio, ese momento culmen llega en algún momento. ‘Series Finale’ es esa locución que nos llena de nervios, y que solo puede significar obra maestra o fracaso absoluto. A lo largo de este post hablaremos de algunos de los finales de series de televisión que decepcionaron a las masas.

Lost

Tras 6 temporadas y 121 capítulos, la serie de los supervivientes del vuelo 815 de Oceanic Airlines llegaba a su fin un 23 de mayo de 2010. Hasta ese momento, nunca una serie de televisión había generado tanta expectación. Y, tras un estreno mundial de forma simultánea, podemos decir que no llovió al gusto de todos.

El final de Perdidos culmina una sexta temporada que no es la más brillante, pero pone bastante coherencia a todos esos eventos sin sentido que habíamos visto durante los 17 capítulos anteriores. Unos amaron el final, y otros siguen maldiciendo a J. J. Abrams por las esquinas por habernos vendido la moto.

Las críticas al final de Lost no son al capítulo final en sí, sino más bien al hecho de que nunca se resolvieron las incógnitas por las que muchos seguían enganchados a la serie.

Juego de Tronos

Juego de tronos temporada 8

Todavía nos estamos recuperando de la decepción que fue la season finale de esta serie. Para los que una vez fueron fieles seguidores de Game of Thrones, se hace difícil explicar el chasco monumental que supuso el cierre de este universo tan extenso. David Benioff y D. B. Weiss —»D. & D.» para los amigos y los haters— perdieron interés en el proyecto temporadas antes de que este acabara y la trama sufrió con ello.

Personajes que una vez fueron ambiciosos y astutos acabaron aguándose y perdiendo coherencia. Los que eran bondadosos, se volvieron villanos de Disney de la noche a la mañana y viceversa. El guion de cada nuevo episodio hacía más aguas que el anterior. Y los estrenos a nivel mundial tenían fallos por descuidos en cada una de sus etapas de producción.

La temporada fue un completo desastre. Recordemos ese estreno en streaming de una batalla nocturna que se veía totalmente pixelada. El mítico ‘SICANSÍOS‘ (‘She can’t see us‘), que no se pudo doblar ni traducir al no aparecer siquiera en el script. O la infame taza desechable de Starbucks como fallo de raccord del siglo. La octava de Juego de Tronos ejemplificó lo que pasa en un proyecto multimillonario cuando la directiva ha abandonado emocionalmente el barco.

Nuestro querido elenco de actores fue el primero en sentirse defraudado. Necesitaron mucha fuerza y terapia para afrontar las entrevistas promocionando las últimas temporadas. El mismísimo Kit Harington, que interpretaba a Jon Snow, calificó como decepcionante la última temporada cuando le pidieron que la resumieran en una sola palabra —la cara de la entrevistadora fue un poema, por cierto—. Siempre nos quedarán las primeras cinco temporadas y los miles de fanfics mejor escritos que rulan por Internet. Mientras tanto, seguiremos fingiendo que la última temporada nunca existió.

El Séquito

entourage.jpg

¿Cómo una serie tan absolutamente brillante pudo tener un final tan mediocre? La octava temporada de Entourage finalizaba en un octavo episodio en el que cada personaje parecía atentar contra su propia personalidad. Un final lamentable se mire como se mire que no gustó absolutamente a nadie.

Por suerte, parece los guionistas de la serie culminaron la obra así a propósito —probablemente para criticar el ‘fueron felices y comieron perdices’ tan extendido en Hollywood, que al fin y al cabo, es el entorno que criticaba la serie—.

Unos años más tarde, Entourage (la película) llegó a los cines de todo el mundo. Y, por fin, pudimos ver el final que todos esperábamos ver. El film comienza pocas semanas después del epílogo que nos contaba la serie. A los pocos minutos, todo lo que habían construido en ese series finale se va al traste, y pudimos ver una especie de capítulo largo de la serie que, esta vez sí, era lo que queríamos ver de esta producción de HBO.

Lois & Clark: Las Aventuras de Superman

dean cain superman

Si Lost te indignó por no explicar nada, lo de esta serie fue espectacular. Emitida entre 1993 y 1997, Lois y Clark: Las Aventuras de Superman finalizaron prematuramente tras la cuarta temporada y unos 88 episodios.

ABC decidió cancelar la serie cuando ya se estaba trabajando en una quinta temporada, así que la resolvieron de una forma un tanto rara. A final de la tercera temporada, Lois y Superman por fin conseguían casarse. Durante la última temporada, ambos personajes querían tener un hijo, pero después de múltiples investigaciones, a la pareja le informan de que no pueden concebir.

Al parecer, los borradores de la quinta temporada dibujaban un escenario en el que ambos protagonistas criaban a un hijo kryptoniano que crecía rápidamente. Cuando los guionistas supieron que la serie no iba a continuar, improvisaron un final feliz, pero bastante absurdo. Al terminar el capítulo 22, los dos llegan a casa y encuentran una cesta con un bebé que va arropado con los logos de Superman. Junto al bebé hay una nota que dice que el niño les pertenece. ¿Por qué? Pues porque les venía bien a los guionistas. Para algunos, esta fue la primera vez que nos enfrentamos a un deus-ex-machina.

Cómo Conocí a Vuestra Madre

como conoci a vuestra madre

Durante 9 años, los hijos de Ted Mosby estuvieron escuchando la chapa que daba su padre contando sus historias. Y es que, si un objetivo tenía esta sitcom, era resolver esa pregunta. O eso es lo que creíamos. Pobres ingenuos.

En su momento, este final fue uno de los más odiados de la historia de la televisión, con un aprobado casi raspado en IMDb. Sin embargo, lo que no reflexionó el gran público es que los creadores de esta serie nos estaban engañando desde el principio. Ted no está contando a sus hijos cómo conoció a su madre. ¿Por qué iba a contar la historia empezando una década antes y detallando punto por punto su aventura con otra mujer? ¿Tendría eso algún sentido?

Lo que realmente nos cuenta esta serie es cómo Ted se pasó una década tratando de enamorar a la mujer de su vida. Y lo consiguió, aunque tuviera que pasar un trago amargo y reconocer ante sus hijos que su madre no era más que un segundo plato. Posiblemente, las críticas llegaron por el hecho de que muchos pensaron que habían perdido el tiempo viendo la serie. Sin embargo, es un final que da un buen baño de realidad al espectador.

Dexter

Esta serie fue muy elogiada por la crítica, con unas cuatro primeras temporadas muy brillantes, pero que fue decayendo poco a poco.

El final de Dexter no gustó por ser realista. El asesino en serie acaba con Debra y vemos cómo el protagonista se marcha en barco, entrando directamente en el ojo de una tormenta. Un viaje solo de ida, pues nos dejan caer que moriría poco después.

Sin embargo, tras los créditos pudimos ver que sigue con vida, y ahora vive en medio de la nada, trabajando como leñador. El cambio de parecer no terminó de gustar a la audiencia, que no compraron la idea de que el personaje desapareciera y comenzara una nueva vida con un perfil bajo.

¡Sé el primero en comentar!