Cómo elegir tu nuevo televisor ideal de cara a 2020

Cómo elegir tu nuevo televisor ideal de cara a 2020

Pedro Santamaría

¿Cuál es el mejor televisor para ver series y películas? ¿El mejor televisor para jugar? ¿Qué debo tener en cuenta a la hora de elegir nuevo modelo? Estas son preguntas habituales que cualquier usuario se hace a la hora de adquirir un nuevo Smart TV. Así que, de forma clara y directa, te contamos qué debes saber antes de comprar tu nuevo televisor.

Cómo elegir nuevo televisor: claves para elegir bien

A veces, cuanto más lees menos claras tienes las cosas. Esto es algo que suele ocurrir mucho en el mundo de la tecnología a la hora de comprar un nuevo dispositivo. En primer lugar porque la tecnología ya es algo de todos y, por tanto, todo el mundo da su opinión. Eso está genial, porque puedes comparar múltiples experiencias, pero también tiene el riesgo de llegar a confundirte si no sabes filtrar bien.

Aquí lo que te vamos a contar son las claves, aquellos aspectos que has de tener en cuenta a la hora de adquirir un nuevo televisor y no equivocarte. De ese modo, podrás olvidar muchas de las otras cosas que lees por ahí y te centrarás en lo que realmente importa. Lógicamente hay aspectos que van a seguir teniendo peso en la decisión final, pero son tan personales que sin ayuda de nadie sabrás elegir la mejor opción.

Define tu presupuesto máximo

Lo primero que te debes preguntar es cuánto te quieres gastar. Tu presupuesto va a marcar la selección inicial de modelos a los que puedes aspirar. Si no tienes dinero suficiente para lo último en tecnología OLED, no pierdas el tiempo mirando propuestas que nunca comprarás. Porque te dejarán con la sensación de que todo lo demás va a estar por debajo y estarás tirando el dinero cuando realmente no es así.

De todos modos, teniendo en cuenta que la vida útil de un televisor es superior a la mayoría de los dispositivos de electrónica de consumo actuales, entre 5 y 10 años, lo cierto es que ampliar un poco más ese importe que vas a gastarte siempre es buena idea.

Hazlo con cabeza, pero si el televisor que te gusta cuesta 200 o 300 euros más de lo que tenías pensado gastar, es probable que te compense el esfuerzo. Más aún si tienes intención de fraccionar la compra aprovechando algún tipo de financiación sin intereses o similar.

El tamaño importa

La diagonal de los televisores no ha parado de crecer durante los últimos años, aunque por una cuestión lógica de espacio en los hogares, lo normal es que se acaben estabilizando en diagonales entre las 65 y 75 pulgadas. Tal vez lleguemos a ver como normal las 80 pulgadas en cuestión de un par de años, pero eso es hablar del futuro.

Ahora mismo los mejores precios y ofertas están entorno a las pantallas de entre las 55 y 65 pulgadas. Al tener ya resolución 4K como algo básico, con tales dimensiones el tamaño del pixel no se aprecia, por lo que puedes ver una imagen generosa a pocos metros de distancia.

Los modelos de 55″ son los que más se venden. Porque los procesos de fabricación se han abaratado mucho y la demanda sigue creciendo. Y no creas que son grandes, al contrario, te adaptarás pronto. Por lo que, si puedes, ve incluso a por un modelo de 65” si por precio te cuadra.

LED u OLED, ¿cuál es mejor?

Definido cuánto te quieres gastar y el tamaño, empezamos con los temas técnicos: ¿OLED o LED? Este será siempre el debate por excelencia a la hora de comprar un televisor. Los puristas del color te dirán que OLED sí o sí. Y es cierto, la calidad de un panel OLED está por encima de otras tecnologías a nivel de representación de color y profundidad de negros, pero no descartes las pantallas LED.

La tecnología LED ha mejorado de forma notable en los últimos años. Propuestas como las Q-LED de Samsung o Nanocell de LG han demostrado que a pesar de algunas debilidades en determinados aspectos, en otros son capaces de rendir mejor. Por ejemplo, en ambientes con mucha luz el nivel de brillo máximo de un panel LED supera a OLED y hacen que la visión del contenido mejore.

De todos modos, si bien es cierto que el nivel de contraste no es igual, hay que ser muy experto y sibarita de la imagen para apreciar diferencias notables. Por tanto, no descartes ninguna opción por la tecnología de pantalla. Al menos, no lo hagas hasta que el resto de aspectos veas si te compensan o no.

Soporte HDR

Si hay una prestación que no deberías pasar por alto es el soporte para contenido HDR o de alto rango dinámico. Si ofrecer resolución 4K es llamativo, el verdadero salto de calidad se aprecia con contenido de alto rango dinámico.

Aquí es importante que apuestes por un televisor con soporte para HDR10+ y Dolby Vision. Tener HDR10 es lo normal y HLG está bien, pero son los otros dos los más usados por plataformas como Netflix, Prime Video, etc. Además, de cara a las consolas de última generación que llegarán a finales de año también te va a interesar.

Es pronto para el 8K

No sólo cámaras profesionales de cine son capaces de grabar contenido 8K, también cámaras como la Canon EOS R5 que a pesar de ser para usuarios avanzados y profesionales tiene un coste asumible por muchos productoras de vídeo. Incluso hay teléfonos que graban a tal resolución. Aún así, es pronto para pensar en 8K.

Si grabar y editar contenido es complejo, transmitirlo especialmente por internet a través de plataformas como YouTube, Netflix, etc., tampoco es sencillo. Así que, a menos que te sobre el dinero, olvídate de pantallas 8K.

Cuando esta resolución se popularice de verdad ya estaremos hablando de televisores en el mercado con precios mucho más económicos que los actuales y mejores prestaciones.

Opciones de conectividad

Mi LED TV HDMI 2.0 games

Por último, esto sí que es importante que lo junto al soporte HDR lo tengas en consideración: las conexiones y conectividad. Ambos son apartados claves para el día a día actual y también de cara al futuro.

Las conexiones físicas deben cubrir tus necesidades actuales y estar preparadas para el futuro inmediato. Si es posible, que tu nuevo televisor tenga puertos HDMI 2.0 0 2.1 y USB 3.0. Estos primeros darán opción de aprovechar las ventajas que aporta un aumento en la velocidad de cuadros variables, para un mejor refresco de cara a usar el televisor como pantalla para jugar vídeojuegos. Los segundos serán necesarios para cargar rápidamente y sin cortes contenido UHD desde unidades locales conectadas mediante cable sin saltos ni tirones, además de poder grabar contenido con las funciones de grabación que ofrecen.

Lógicamente, cuantas más conexiones HDMI y USB se tengan mejor, porque como decíamos ya no sólo conectamos un único dispositivo o fuente de vídeo. Ahora es normal tener una o varias consolas, set top box y algún que otro dispositivos más. Así que ojo con eso.

Ah, recuerda que al menos un HDMI debe ofrecer soporte HDMI ARC si vas a colocar accesorios como barras de sonido, grabadores o reproductores BluRay, etc., es importante. También para el uso de set top box como la Nvidia Shield o similar pues permitirá el control y encendido del televisor desde el mando del dispositivo.

Respecto a la conectividad, conexión ethernet y WiFi es lo habitual. Tener Bluetooth puede parecer un extra innecesario, pero si incluye Android TV puede ser interesante para conectar un gamepad para jugar. O simplemente unos auriculares inalámbricos y ver tus contenidos favoritos sin molestar a Nadia a altas horas de la madrugada.

Los extras que te ayudan a decidir

WebOS TV LG 65SM9010

Si a la hora de elegir entre un televisor u otro tienes en cuenta los puntos anteriores ya será suficiente para elegir el modelo que más te convienen. El que cumpla o rinda mejor en la mayoría de dichos apartados debería ser la opción a elegir. Pero, qué ocurre con el resto de características que también solemos considerar en los análisis. Pues bien, son factores que suman y ayudan a decidir en caso de empate.

Por ejemplo, el sonido es el 50% de la experiencia audiovisual pero pocos son los televisores que realmente ofrecen un buen sonido con sus altavoces integrados. Por tanto, si alguno en particular te convence más, apuesta por él. Pero ten en cuenta que a la mayoría deberías colocarle una barra de sonido, sistema 2.1 o incluso 5.1 o 7.1 para tener una mejor calidad. Así que, tenlo en cuenta pero no te obsesiones, porque con casi cualquier barra de sonido ya todo mejora más y la inversión es mínima.

Sobre el tema plataforma Smart TV más o menos lo mismo. Tanto WebOS de LG como Tizen de Samsung son claras referencias, pero el resto de marcas está apostando cada vez más por Android TV por sus numerosas ventajas y no hay que descartarlo. El sistema operativo de Google mejora y sus opciones a nivel de apps, usabilidad, etc., hacen que resulte muy atractivo.

De todos modos, en el peor de los casos, si no te convence la plataforma siempre podrás usar un set top box como los muchos que hay con Android TV o las propuestas de Amazon y sus Fire TV o el Apple TV. Esto también tiene la ventaja que cambiando de dispositivo accedes a mejoras que lleguen con nuevas versiones y no supone una inversión tan importante como cambiar de televisor.

Por último, el diseño en la mayoría ya está a un gran nivel y buscan prácticamente lo mismo: que sea la pantalla y su imagen lo que realmente llame la atención. Por eso los marcos se van estrechando más y más.

Prioridades a la hora de elegir televisor

Listo, teniendo en cuenta estos apartados es o creemos que resultará mucho más fácil elegir nuevo televisor. Los cinco primeros que puedes ver en la lista a continuación son lo realmente importantes. Así que, cuando compares televisores establece ese patrón como filtro. Puntúa cada apartado y verás que rápido tienes televisor nuevo en caso.

  1. Precio
  2. Calidad de imagen
  3. Soporte HDR
  4. Conexiones
  5. Conectividad
  6. Sonido
  7. Smart TV
  8. Diseño

Como puedes ver, con un poco de organización y trabajo previo es muy fácil elegir el mejor televisor que puedes comprarte.