La próxima gran actualización de Windows: una importante mejora y menos fuegos artificiales

La próxima gran actualización de Windows 10 ya está cerca, pero no esperes un listado de multiples novedades. Aún así, hay una mejora importante de cara al futuro y las actualizaciones que llegarán. Y eso, puede ser más interesante que cualquiera otro «fuego artificial».

Windows 10 y su mejora en el proceso de actualización

Windows 10

Microsoft lleva años realizando un ciclo de actualizaciones que le permite lanzar dos grandes updates al año. Y eso, de cara al usuario, es algo positivo y negativo a la vez.

La parte buena de esta dinámica es que la evolución del sistema es constante y, en función de los diferentes equipos de desarrollo, las novedades pueden ser numerosas en cada salto de versión. La parte negativa es que no siempre es posible lanzar todas esas novedades que luego llenan titulares en medios especializados y, claro, el usuario se siente decepcionado.

La próxima gran actualización de Windows 10, con nombre en código 19H2, se lanzará en breve y puede ser una de esas que «decepciona» al no incluir grandes novedades. Por eso ya hay muchos que empiezan a calificarla de descafeinada. Y en parte es lógico, porque las últimas versiones sí han incluido un buen repertorio de cambios. Aún así, este nuevo update incluirá algo importante de cara al futuro y que afecta al proceso de actualización.

Gracias al uso de una nueva tecnología, los usuarios podrán disfrutar de una mejora en el proceso de actualización. Los primeros en notarlo serán los que hayan instalado el update de mayo de 2019, si no es así todo seguirá igual hasta que se aplique esta nueva versión.

Pero, ¿cómo cambiará? Pues bien, desde el mencionado update de mayo de 2019, el proceso se lleva a cabo de modo similar a las versiones menores y parches de seguridad. Es decir, los archivos se descargan en segundo plano y permiten que el usuario pueda seguir trabajando de forma normal hasta que llega el momento de la instalación.

Esto que puede parecer menor no lo es. Es más, puede que hayas sufrido ese momento en el que arrancas el PC y sin aviso ni opción adicional empieza a descargar actualizaciones. De modo que, hasta que no se acaba y se instalan te quedas sin poder hacer nada media mañana. Con esto se solucionará y la experiencia de uso mejorará.

Menos fuegos artificiales y más consistencia

Windows Update

Que Windows 10 en su próximo gran update no incorpore novedades llamativas, con características que afectan al diseño o aplicaciones claves del sistema, no es realmente importante.

A todos nos gustan las novedades, los «fuegos artificiales» que dan un mejor aspecto a las aplicaciones, nuevas funciones en apps determinadas, animaciones y otros extras, pero tener todo eso en cada actualización es inviable. Incluso si se tratan de actualizaciones anuales cuesta trabajo, porque estamos hablando de un sistema maduro como es Windows 10.

Tal vez, el desarrollo de los sistemas operativos móviles durante los últimos años nos han malacostumbrado y sea responsable de dicha sensación de decepción. Pero, si te fijas, incluso ahora en Android y iOS es difícil encontrar realmente novedades cada año. Siempre hay uno o dos años en los que se va perfilando todo lo visto con anterioridad.

En el caso de Windows, como decíamos, la estabilidad y mejora en rendimiento y experiencia de uso debería ser lo que siempre pidiésemos en cada nueva actualización. Sobre todo, si tenemos en cuenta que las ultimas han provocado algún que otro error. Por eso, si el próximo gran update de Windows 10 sólo ofrece esto no será una mala noticia.