Los NFT más bizarros que se han vendido hasta ahora

Los NFT más bizarros que se han vendido hasta ahora

Daniel Marín

Hace poco, en El Output comenzamos a escribir sobre NFTs. Cuando hablamos bien de ellos, nos suelen decir que los NFT son una estafa y que no deberíamos darles repercusión. Y cuando hablamos mal, en Twitter se nos suelen echar encima los «criptobros», que están siempre haciendo la ronda por Internet para defender su mundillo. Como hagamos lo que hagamos, no damos una, aquí te enseñamos una selección con los NFT más caros y chungos que hemos encontrado. De este modo, podremos ofender a ambos públicos por igual.

Fidenza #313

nft fidenza 313

Podemos criticar sin ningún tipo de miedo esta imagen porque su autor no va a venir a pegarnos. ¿Te has preguntado alguna vez qué habría pintado Kandinsky si hubiera podido fumarse una Pantonera? Fidenza #313 es la respuesta.

La imagen mola, sí, pero tampoco es tan original como para haber pagado 1.000 ETH por ella. Probablemente, un humano habría sudado tinta para vender un cuadro así en cualquier galería de arte, pero esta obra no está realizada por un ser de carne y hueso, sino por una inteligencia artificial. El nombre de la obra tampoco es especialmente creativo (nombre de la IA + número de obra). Pese a ello, un usuario con avatar de CryptoPunk pagó aproximadamente 3,3 millones de dólares por esta obra el pasado agosto.

Hairy de Steve Aoki

Steve Aoki no solo es un experto en pastelería, también vende NFTs. Concretamente, este vídeo de 35 segundos está producido junto a Antoni Tudisco. En él podemos ver a una especie de bicho con toda la cara de James P. Sullivan que se mueve junto a una base electrónica creada por Aoki. Este en concreto, se vendió baratito: 800.000 dólares.

El tremendo bocata del Fyre Festival

sandwich fyre festival nft

En 2017, un grupo de estafadores muy flipados convencieron a mucha gente de que iban a hacer el mejor festival de música de la historia en Bahamas. Como el Coachella, pero de lujo, sin tiesos. A España nos llegó muy poca información de este evento, que fue uno de los mayores pufos de la década. No solo fue una estafa, es que no acabó en tragedia de milagro. Por si fuera poco, los organizadores no pagaron a los que les estaban rodando el making of, así que le vendieron las cintas a Netflix, que crearon un documental con el material en el que te cuentan la historia tal y como pasó, sin actores.

Pero antes de que llegara el documental de Netflix, el «lujoso» festival se hizo viral por un tuit de la foto de un sandwich que compró un pobre inocente durante el festival, que dicho sea de paso, no llegó ni a comenzar. El tuit de la foto del sandwich se vendió en forma de NFT por 80.000 dólares.

El Yate Metaflower

yate metaflower 3d nft

Tener un yate es tela de caro, eso lo sabemos todos. Hay que vender muchos NFT para poder permitirse uno. Y ya ni hablemos de la tripulación. Esa gente necesita comer, e incluso cobrar un sueldo, así que es probable que te dejes otro pico ahí.

El Metaflower no es un yate cualquiera. Es un Súper Mega Yate (según dice su vendedor), que ha conseguido endosarlo por 149 ETH, el equivalente a 650.000 dólares. Antes de que me digas que es barato, debes saber que el yate no existe. Es una maqueta en 3D que existe únicamente en el metaverso. Y tampoco es muy realista, ya que está realizado con unos gráficos que recuerdan un poco al Minecraft.

En su cabeza, estuvo allí y ganó Hamilton

nft gp monaco 2020 covid cancelado

Este NFT vale casi lo mismo que guardar la entrada de tu visita al Fyre Festival. El 12 de febrero de 2020, un usuario compró este NFT con esta imagen casi tan aburrida como cualquier Gran Premio de Mónaco. Y no, la gracia no está en que la imagen sea un 3D cutre, sino que esa carrera de Fórmula 1 no se llegó a disputar jamás por culpa del coronavirus. Por suerte para MetaKovan (el dueño de este NFT), el Ether estaba barato por esa época y solo le costó la broma algo más de 110.000 dólares.

Flying War Babies

NFT Flying War Babies

Mientras que Elon Musk dedica su existencia a vendernos coches que no contaminan, Grimes, su ex-mujer, parece que prefiere vender humo. Y la verdad es que no se le da nada mal, ya que sacó 5,8 millones de dólares vendiendo un NFT de estos bebés guerreros que dan un mal rollo impresionante.

¡Sé el primero en comentar!