Este preso sube vídeos a Youtube a diario, ¿cómo es posible?

Y hoy en “historias surrealistas de internet”… tenemos a un preso influencer. Lo que estás leyendo. Un chico encarcelado desde hace 10 años se dedica a subir contenidos a Instagram y Youtube con su propio teléfono móvil y ya se ha convertido en todo un fenómeno. Esto es lo que sabemos de él.

Con canal de Youtube y contenidos diarios

Bien es sabido que en las cárceles los presos logran muchas veces hacerse con ciertos elementos que tienen completamente prohibido poseer, gracias a los contactos que establecen o favores que se hacen dentro de la prisión. No es por tanto nada nuevo el descubrir que un encarcelado ha tenido acceso a un teléfono móvil… pero, claro, eso es una cosa y otra que use diariamente un smartphone para subir contendido a sus redes sociales.

Un preso hondureño que responde al nombre de “Jemk” -son las iniciales de sus cuatro hijos- se encuentra subiendo vídeos a su canal de Youtube y fotos a su cuenta de Instagram desde hace varios años casi a diario. La primera foto subida a la red propiedad de Facebook data del 2015 y desde entonces el preso se dedica a actualizar su perfil básicamente con selfies suyos desde su propia celda.

Preso en el mundo real

A veces muestra también imágenes de sus compañeros, por los pasillos de la prisión y hasta fotos con su familia de las veces que recibe visitas, además de capturas de pantalla de cuando habla por videoconferencia con sus hijos -porque sí, el teléfono lo usa no solo para generar contenidos, sino también para comunicarse con total libertad con los suyos.

Su canal tiene el nombre de un preso en el mundo real tanto en YouTube como en Instagram, donde ya acumula 214.489 suscriptores y 21.407 seguidores, respectivamente. En Facebook también cuenta con una página en la que ha llegado a hacer directos.

En cuanto a los vídeos de YouTube, se dedica a mostrar su día a día, explicando cosas tan cotidianas allí como qué ocurre cuando enfermas en la cárcel, cómo fue su primera pelea o cuál es su rutina de ejercicios, además de tratar temas tan serios como el suicidio en prisión. En el siguiente vídeo explica por qué está preso, lo arrepentido que se encuentra de lo que hizo y las ganas que tiene de iniciar una nueva vida fuera de prisión:

¿Y cómo es posible que lleve años subiendo vídeos sin que nadie le haya confiscado el móvil? Pues porque parecer ser que pertenece a una especie de programa de reinserción penitenciario que permite, a los presos a los que les queda poco para salir, empezar a tener “contacto con la sociedad”, tal y como explica el propio Jemk en otro de sus vídeos:

Nuestro protagonista asegura así que lo que quiere es mostrar al mundo la realidad de una prisión desde dentro y las horribles consecuencias que tiene el estar encerrado durante años por cometer un delito, de forma que la gente recapacite antes de cometer cualquier locura.

Veremos lo que tarda en formar parte de algún reality…