Máxima calidad y una herramienta para profesionales del vídeo, así es la gama OLED de Panasonic

Tras conocer la nueva apuesta de Panasonic en temas de televisores inteligentes, la evolución de sus modelos de más alta gama me parece interesante. Aunque lo mejor es que, junto al uso como dispositivo de consumo, también se presentan como un producto que podría ser una gran herramientas para profesionales de vídeo.

Los nuevos OLED de Panasonic apuntan a Hollywood

En un evento centrado en mostrar toda la gama de productos que tiene Panasonic preparada para este 2020, también los de Technics, hubo algunos que destacaron por encima del resto. Y es que los equipos de sonido, sus cámaras o la gama de productos centrada en belleza son interesantes, pero los auténticos protagonistas eran fueron televisores y en especial la gama OLED.

La nueva propuesta de televisores de Panasonic mejoran, como no podía ser de otro modo, lo visto el año anterior. Igual no son saltos muy grandes, pero sí lo suficientes como atraer a nuevos compradores interesados en renovar televisor. Aunque, los grandes cambios están en la gama OLED.

Hay tres modelos OLED: Panasonic HZ1000, HZ15000 y HZ2000. Como ya puedes imaginar, el último es el de más alta gama y el que incluye lo mejor que en estos momentos es capaz de ofrecer Panasonic. Sin desmerecer el rendimiento que pueden llegar a ofrecer los otros modelos.

Todos están centrados en ofrecer la mejor calidad de imagen. Y para lograrlo, la clave estará en el calibrado. En la gama de 2019 ya ofrecían una muy buena calibración de serie, algo que para el usuario menos avanzado siempre viene bien. En esta, la gran novedad es el Filmmaker Mode. Esto no es otra cosa que un modo donde el televisor no aplica ningún tipo de algoritmo o mejora vía software sobre la imagen que se está reproduciendo.

¿Por qué es esto importante? Pues porque permite que la imagen se vea como el director quiere que se vea. Como ya sabrás, los distintos modos que permiten suavizar las imágenes, mejorar contraste, escalar contenido u otros aspectos de la señal de vídeo pueden ser en ocasiones más perjudiciales que beneficiosos. Por ello, tras las críticas de muchos directores y actores de Hollywood, los fabricantes han decidido dar esta opción para que los más puristas vean las cosas tal y como son.

Junto a este modo, esta nueva gama también integra Intelillent Sensing, un sistema que analiza la iluminación de la sala a nivel de brillo y temperatura para adaptar el nivel de iluminación de la pantalla. ¿Funciona? Pues lo cierto es que sí, según se encendía o apagaba la luz de la habitación el brillo cambiaba y permitía ser conscientes de un mayor nivel de detalle al mejorar el contraste.

No obstante, he de decir que si te gusta el cine, lo normal es que cuando vayas a ver una película o serie la habitación la tengas perfectamente controlada en temas de iluminación. Es más, lo ideal es que siempre lo hagas con la mínima luz posible. Como si de una sala de cine se tratase.

Junto a los temas de imagen, lo realmente importante, el sonido parece que también se ha tenido en cuenta y en el nuevo HZ1500, por ejemplo, sonaba bastante bien gracias al uso de cinco altavoces: dos squawker en la parte inferior, un subwoofer de unos 80mm en el centro y dos altavoces superiores que proyectan el sonido hacia arriba y la pared para que el robote favorezca la simulación de sonido envolvente.

Luego, en temas de diseño poco donde innovar. La pantalla se reduce en grosor donde lo permite y siempre limitado por la parte de la electrónica, ofrece una buena conectividad y la peana se ha cambiado a un diseño redondo que permite girarla y que se mantenga la estética la mires desde el punto que la mires. Respecto al precio y fecha de disponibilidad, llegarán a partir de mayo a un precio que partiría de los 2.000 y 3.000 euros.

Panasonic OLED, ¿una herramienta para profesionales?

Panasonic Filmmaker Mode

Hubo un detalle que me llamó mucho la atención de estas pantallas: Panasonic las orienta también como una gran herramienta para profesionales del vídeo. Y es que, gracias a su software y la propia tecnología OLED, podrían ser una buena opción para temas de corrección de color y visualización final de una producción de vídeo.

Un monitor de referencia para temas de corrección de color de marcas como Sony o Canon cuesta sobre unos 30.000 o 40.000 euros. Es una inversión que pocas empresas se pueden permitir. Normalmente, son estudios de color que trabajan a muy alto nivel, pero una pequeña productora no tiene fácil optar a ellas. Por tanto, han de buscar alternativas.

Esta nueva gama OLED y en especial la seria HZ2000 parece ir orientada a esos profesionales que buscan una pantalla donde mostrar el trabajo final a clientes y tener una idea mucho más clara de cómo se vería a su máxima calidad. De ahí los perfiles profesionales que se pueden ajustar con más detalle.

Aunque lo realmente importante es que, con algunos estudios tendrán unos acuerdos especiales que permitirán tener abierto por completo el software del televisor. Esto se hace así para evitar que una mala decisión de configuración empeore la visualización de contenido, pero los que opten a esta opción tendrán un mayor control de la imagen y eso, en términos de ahorro, podría marcar diferencia.

Igualmente, parece que junto a todo lo que empujan con sus cámaras Lumix de la nueva serie Full Frame o las inagotables Lumix GH, Panasonic está dando un abanico completo a creadores que buscan soluciones que no supongan una inversión desproporcionada.

Por tanto, si te dedicas a temas de vídeo y buscabas una pantalla para ver cómo quedaría el resultado final de tu producción en una pantalla de alta gama, esta nueva Panasonic HZ2000 puede interesarte.

Panasonic y el 8K


Por último, junto a una gama de televisores LED que también están bastante completos al ofrecer soporte para vídeo en alto rango dinámico, resolución 4K y distintas diagonales de pantalla, la pregunta obvia era ¿habrá pantallas 8K de Panasonic?

La respuesta seguro que ya la puedes adelantar tú. Sí, ya las hay y se usarán con motivo de los juegos de Tokyo, pero no las van a lanzar al público. Hacerlo sería como decir «podemos hacerlo», pero al usuario no le aportaría ningún valor real y sí un aumento en el precio del producto.

Cuando haya una oferta de contenido real y firme, entonces se dará el paso lógico que implica aumentar la resolución. Pero ahora mismo apuestan por mejorar la calidad de imagen de sus televisores sin subir de la resolución 4K.

Personalmente, me parece correcta su postura y puedo adelantar que, efectivamente, las nuevas pantallas de Panasonic pintan muy bien. Aún así, no puedo hacer un juicio de valor cien por cien certero, porque una pantalla así requiere una serie de pruebas que en un entorno de demo no se pueden hacer. Pero en cuanto las podamos probar ten claro que te lo vamos a contar todo.