Del plasma al ocaso: Panasonic deja de fabricar Smart TVs

Panasonic dejará de fabricar televisores. La compañía japonesa está buscando la forma de reducir costes y por ello está a punto de cerrar un acuerdo con TCL que le permitirá externalizar la producción de sus Smart TV.  porque no pueden ser tan competitivos como los diferentes fabricantes chinos que estos últimos años han ido robando cada vez más cuota de mercado a marcas que un día fueron todo un referente en temas de imagen.

Panasonic se rinde ante la competencia china

Que la presencia de Panasonic como fabricante de televisores Smart TV se ha visto reducida durante los últimos años en favor de fabricantes principalmente chinos no es ninguna sorpresa. Porque no sólo les ha afectado a ellos, también a otras marcas que años atrás marcaban el ritmo del mercado.

Y es que poco o nada se puede hacer cuando tus rivales son capaces de producir con un coste muy por debajo del tuyo. Por ese motivo y por la necesidad de reducir costes la compañía japonesa con sede en Osaka ha decidido externalizar la producción de sus Smart TV. Un acierto que si no se tuerce o hay algún tipo de sorpresa de última hora se llevará a cabo con TCL.

El fabricante chino lleva ya unos años haciendo mucho ruido en el mercado de los televisores, ganando rápidamente presencia y reconocimiento con una estrategia que años atrás permitió a otras marcas ya asentadas como Samsung y LG robarle cuota a gigantes como Sony, Hitachi o la propia Panasonic.

Con este acuerdo la idea de Panasonic es que TCL le siga fabricando los modelos de gama alta, donde realmente hay mercado y beneficios. Porque las teles de gama baja a penas tienen margen, así que no es algo que vaya a impactar en las cuentas globales si deciden sólo enfocarse en las gamas altas.

De fabricar los mejores plasmas al ocaso

La trayectoria de Panasonic aún así no deja de ser curiosa. Durante años fabricó los mejores televisores que habían en el mercado gracias a sus pantallas con tecnología de Plasma. La calidad en al representación de color, el calibrado y la propia imagen en general eran un auténtico espectáculo. A pesar de la existencia del LED, por aquel entonces no había discusión: si querías máxima calidad, tenías que apostar por un televisor de Plasma.

Sin embargo, como ya dijimos, la irrupción de la tecnología LCD y posteriormente LED permitieron a fabricantes chinos como LG y Samsung ofrecer precios mucho más atractivos para el consumidor. Así que las grandes marcas no tuvieron más remedio que adaptarse y pasar de los puestos de cabeza a intentar hacer todo lo posible por mantenerse a flote.

Ahora Panasonic vuelve a vivir una especie de segundo ocaso del que esperamos que no acabe muy castigado. Porque hoy en día tienen propuestas que son de gran calidad que usan incluso muchos profesionales de la edición de vídeo por el buen rendimiento en su colorimetría.

Veremos en qué acaba esta decisión de Panasonic, si les basta reducir su línea de productos como hizo Sony para enfocarse donde está el dinero para ellos (mercado interno y la gama alta) o si por el contrario acaban por completo con la decisión y nos olvidamos de más Smart TV Panasonic