Samsung pone precio a sus pantallas gaming más ambiciosas

Samsung pone precio a sus pantallas gaming más ambiciosas

Pedro Santamaría

A principios de año, con motivo del CES 2020, Samsung presentó su nueva gama de monitores gaming: la familia Odyssey. Compuesta por dos modelos, fue el G9 el que realmente llamó la atención de muchos por su espectacular diseño y su panel curvado de 40 pulgadas. Ahora conocemos su precio y nuevamente sorprende, porque esta experiencia gaming tan inmersiva no resultará nada económica.

Samsung Odyssey G9

Con un nombre y un diseño bastante futurista, Samsung presentó hace unos meses una nueva pantalla enfocada al mundo gaming de la que ahora ya tenemos precio. 1.700 dólares es lo que costará este monitor de ordenador tan particular.

¿Casi 2.000 dólares sólo por un panel curvo y un diseño con aires a Eva de Wall-E? Bueno, sería injusto quedarse sólo con eso. Para empezar aquí el fabricante coreano está ofreciendo una pantalla ultra panorámica donde no sólo destaca su curvatura con un radio 1000r, también llaman mucho la atención sus 49 pulgadas.

Esa diagonal de pantalla, relación de aspecto de 32:9 y curvatura van a ofrecer una experiencia más inmersiva que algún equivalente plano. Eso si has probado paneles curvos de gran diagonal coincidirás en que ciertamente hay una mejor experiencia. En especial cuando el contenido se visualiza a poca distancia.

Junto a todo esto, este panel ofrece una resolución de 5.120 x 1.440 píxeles con hasta 1.000 bits de brillo. Gracias a ello las imágenes resultarán muy nítidas y no supondrán un esfuerzo excesivo para la gráfica del ordenador. Es verdad que habrá que contar con una GPU potente para poder sacarle el máximo partido, pero por ese aspecto no resulta una locura apostar por un panel de estas características.

De todos modos, el dato que más puede llamar la atención es que es capaz de ofrecer una tasa de refresco de hasta 240 Hz. Ahí sí que vas a necesitar una GPU capaz de sacar ese numero de fotogramas por segundo si quieres aprovechar todo su potencial y debe ser una pasada poder lograrlo con aquellos juegos que más te gustan.

Samsung Odyssey G9, características:

  • Panel 49 pulgadas QLED curvado 1000r
  • Resolución 5.120 x 1.440 píxeles
  • Tasa de refresco 240 Hz
  • Brillo máximo 1.000 nits
  • Soporte FreeSync 2 y G-Sync
  • Conexión Display Port 1.4

El problema es que, volviendo nuevamente a su precio, gastarse 1.700 euros en una pantalla de estas características no es algo que todo el mundo esté dispuesto a hacer. Porque ya hay pantallas muy competentes a precios menores y con la diferencia podrías apostar por actualizar y mejorar otros componentes de tu PC e incluso apostar por una próxima consola de nueva generación como la PS5 o Xbox One.

Samsung Odyssey G7

El segundo modelo de la familia Odyssey es el G7 y de este también se ha dado a conocer el precio: unos 700 u 800 dólares según diagonal. Teniendo en cuenta que ofrece una diagonal de 27″ y 32″, paneles tipo VA y resolución de 2.560 x 1.440, no es una mala pantalla gracias también al soporte HDR o sus 600 nits de brillos. Pero es menos atractiva que la G9 y menos espectacular también a pesar de contar también con tasa de refresco de 240 Hz.

Samsung Odyssey G7, características:

  • Panel 27 y 32 pulgadas QLED curvado 1000r
  • Resolución 2.560 x 1.440 píxeles
  • Tasa de refresco 240 Hz
  • Brillo máximo 600 nits
  • Soporte FreeSync 2 y G-Sync
  • Conexión Display Port 1.4

En resumen, que dejando a un lado las dos versiones más pequeñas, el modelo G9 es una auténtica pasada y muy llamativo. El precio no hará que se vendan muchas unidades más allá de algún que otro entusiasta que busca ese «dream Setup» a toda costa.