El secreto del nuevo altavoz de Sony para un sonido de altura

El secreto del nuevo altavoz de Sony para un sonido de altura

Pedro Santamaría

A pesar de que parecer un producto donde la estética pueda primar por encima de la calidad de sonido, lo cierto es que el diseño de los nuevos altavoces de Sony está pensado para ofrecer un sonido de altura. Y nunca mejor dicho, porque con él se buscan una experiencia mucho más inmersiva.

Sony SRS-RA5000, sonido vertical y horizontal

El auge de los auriculares True Wireless y las experiencias más íntimas y personales parecían estar haciendo que los altavoces cayesen en el olvido. Sin embargo, durante los últimos meses hemos visto como muchos fabricantes le daban la vuelta al asunto y no sólo lanzaban propuestas inteligentes compatibles con distintos asistentes de voz, también modelos que aprovechan lo último en tecnología para ofrecer un sonido más inmersivo.

Uno de estos últimos ejemplos es el Sony SRS-RA5000, un altavoz que el fabricante ah presentado junto a su nueva gama de televisores inteligentes para este 2021 durante el CES 2021 (una particular edición celebrada de forma digital). Pero de estos nuevos altavoces no es su diseño lo que realmente más destaca sino el por qué se han creado así.

Más allá de los llamativo que puede resultar a nivel estético, con un toque que podría asemejarse a diversas estructuras muy familiares de nuestro día a día (maquinilla de afeitar, una torre de una central nuclear,etc.) lo que importa aquí es que tiene un propósito muy claro: ofrecer una experiencia más rica al ser capaz de proyectar el audio tanto en vertical como horizontal.

En la parte superior hay un trio de altavoces que hacen que el sonido salga hacia arriba y eso genere sensación de altura además de mayor claridad en la reproducción de ciertas frecuencias al ser tres tweeters los que están en dicha parte superior. Luego, en la zona central hay otros tres altavoces para todas las frecuencias medias que sí proyectarían el sonido de forma tradicional, en horizontal. Y por último el encargado del subwoofer.

Con todo esto, estos altavoces de Sony son capaces de reproducir contenido que soporte el formato Sony 360 Reality Audio, lo que implica que con grabaciones compatibles tendrías la sensación de estar escuchando los diferentes instrumentos implicados en una grabación de un modo tan realista que pensarías que están rodeandote. Como si te encontrases dentro de una burbuja, en el centro, y pudieses notar perfectamente en qué posición estaría cada instrumento sonando.

Inteligencia para adaptarse a cada rincon

A nivel teórico está genial que Sony apuesta por una solución de este tipo, capaz de proyectar el sonido de un modo poco usual para el resto de propuestas. Pero luego hay que tener en cuenta que muchos no colocan altavoces de este tipo junto en el centro de la habitación, que parece ser la ubicación ideal.

Por ello, Sony ha integrado una serie de algoritmos y funciones que permiten calibrar esta proyección del sonido según la ubicación del altavoz. Algo similar a lo que hace el HomePod de Apple, el modelo más caro y no la nueva versión mini.

Junto a esta característica estos altavoces lógicamente no pueden obviar características demandadas por cualquier usuario hoy en día. Eso significa que pueden conectarse a servicios como Spotify Connect o recibir audio desde otros dispositivos gracias a su conectividad WiFi y Bluetooth. Además de dar soporte para Google Assistant y Alexa de Amazon.

El «problema» es que no será una opción económica como otras ya existentes y perfectamente válidas para muchos usuarios. Los precios de este nuevo altavoz de Sony rondaría los 600 o 700 euros. Un coste elevado, pero que si demuestran que la calidad de sonido está a la altura, para los verdaderos amantes de las buenas experiencias sonoras puede ser  mucho más atractivo que un HomePod, Amazon Echo o incluso modelo de Sonos.

Por cierto, si lo que te interesa es tener un altavoz compatible con audio 360 a un precio más comedido e incluso con un diseño menos llamativo, Sony también tiene un modelo más barato y menos innovador: el Sony SRS-RA3000. Este costaría prácticamente casi la mitad y podría ser una opción para un mayor número de usuarios.