La Smart TV más barata de Sony con procesador cognitivo cuesta 1.249 euros

Ya tenemos los precios de las nuevas Smart TV de Sony con procesador cognitivo, el nuevo cerebro de la marca que se encargará de interpretar lo que vas a ver y lo que vas a escuchar para ofrecerte la mejor calibración de imagen y de sonido de cara a una experiencia muy real. Todo esto sonaba fantástico, pero, ¿cuánto van a costar estas TV? Ya lo sabemos.

Precios oficiales de las Smart TV de Sony 2021

Sony BRAVIA XR 2021

El fabricante ha actualizado su web para colocar los precios de los diferentes modelos según las pulgadas. Todavía faltan algunos modelos de gama media-alta, como los X95J y X93J, pero al menos ya tenemos los precios de la gama más económica, opciones que posiblemente muchos usuarios estén interesados en adquirir.

La propuesta se queda de la siguiente manera, comenzando por los 1.249 euros de la Bravia XR X90J de 50 pulgadas, el modelo más económico de todo el catálogo de Sony para este 2021 (siempre hablando de equipos con procesador cognitivo). Esta gama ofrece resolución 4K en un panel Full Array LED, y está disponible en versiones de 50, 55, 65 y 75 pulgadas. Los precios de todos los modelos y tamaños que sabemos hasta ahora son los siguientes:

BRAVIA XR A90J

  • 55 pulgadas: 2.599 euros
  • 65 pulgadas: 3.599 euros

BRAVIA XR A80J/A83J/A84J

  • 55 pulgadas: 1.999 euros
  • 65 pulgadas: 2.699 euros
  • 77 pulgadas: 4.499 euros

BRAVIA XR X92J

  • 50 pulgadas: 1.299 euros
  • 55 pulgadas: 1.449 euros
  • 65 pulgadas: 1.749 euros
  • 75 pulgadas: 2.549 euros

BRAVIA XR X90J

  • 50 pulgadas: 1.249 euros
  • 55 pulgadas: 1.399 euros
  • 65 pulgadas: 1.699 euros
  • 75 pulgadas: 2.499 euros

¿Qué es el Cognitive Processor XR?

Sony BRAVIA XR 2021

Como en cada generación, Sony sigue mejorando su procesador de imagen para alcanzar la perfección en la experiencia de visionado, y en esta ocasión, su innovación pasa por un procesador capaz de entender lo que se muestra en pantalla. Sabiendo qué es lo que está apareciendo en la imagen y conociendo la interpretación que le puede dar un humano, el procesador se encarga de mejorar la imagen para resaltar aquellos aspectos en los que una persona se fijaría, consiguiendo efectos ultrarealistas.

Lo mismo ocurre con el sonido, ya que se encarga de posicionar el sonido según en que zonas de la imagen interpreta que nace la onda. Así, si la imagen está mostrando a alguien cantando, focalizará el todo de la voz desde el rostro de la persona que aparece en pantalla, consiguiendo así una experiencia muy real.