La película de James Bond tendrá que regrabar sus escenas con teléfonos Nokia

Los retrasos que se están sufriendo por culpa de la pandemia en el mundo del cine van más allá de un simple cambio de fecha. Y si no lo crees, solo tienes que enterarte de lo último que le ha pasado a No Time To Die (Sin tiempo para morir), la última de James Bond, que tendrá que regrabar y editar ciertas escenas en las que salían teléfonos Nokia… ¿Imaginas por qué?

No Time To Die, un sinfín de retrasos

Hemos visto muchas reprogramaciones en 2020 por culpa de la pandemia, pero posiblemente la cinta del mítico James Bond se lleve la palma. Y es que la película ya fue previamente retrasada antes de que el mundo «colapsara» el año pasado.

Para encontrar su fecha de «origen» hay que trasladarse al 2019. Su estreno en cines estaba previsto originalmente para abril de dicho año, sin embargo, Danny Boyle, director y coguionista de la cinta, se bajó por sorpresa del barco (al parecer por «diferencias creativas»), obligando a un retraso que situó su puesta de largo en 2020.

Dicho año, claro, estalló la pandemia del COVID-19 y su distribuidora se vio obligada en consecuencia a buscar una nueva fecha, que finalmente, tras varias idas y venidas, se fijó para abril de este 2021.

Ahora, sin embargo, tenemos que hacernos eco de otro cambio más: uno que sitúa a la película, con suerte, para el mes de octubre. Y no, esta vez la pandemia no tiene nada que ver.

Nokia y su acuerdo con sus móviles

Resulta que en la cinta, podemos ver a varios personajes utilizando smartphones de la firma Nokia. Esta práctica es bastante habitual en el mundo del cine, donde muchas veces una firma se asocia con una producción para hacer product placement (traducido como emplazamiento publicitario) de sus equipos.

Hasta aquí nada raro. El problema ha surgido cuando los responsables de la marca de teléfonos se han dado cuenta que cuando se estrena No time to die sus terminales ya quedarán «antiguos» de cara a la galería. Y, ¿qué clase de publicidad es esa?

James Bond - No time to die

El medio The Sun indica que precisamente este problema ha sido el causante del último retraso de la película. Nokia consideraría que los productos utilizados para las escenas rodadas ya se han quedado muy desactualizados cuando finalmente la película se estrene en 2021, por lo que tienen que ser modificadas (ya sea regrabando o editando):

[…] Para cuando la película salga, parecerá que Daniel Craig y todos los demás miembros del elenco están llevando algo que se ha estado fuera durante años. Ese no es realmente el objetivo de estos acuerdos […] Las grandes empresas de tecnología quieren que las estrellas tengan productos nuevos y emergentes para ayudar a promocionarlos y venderlos a los fans […] Esto significa que algunas de las escenas tendrán que ser editadas y examinadas con mucho cuidado para actualizar las cosas.

En la película se utiliza el teléfono Nokia 8.3 5G, que fue lanzado en octubre del 2020, demasiado tiempo atrás para que realmente merezca la pena el product placement. No es la única marca que ha puesto dinero en el proyecto con un objetivo similar: también aparecen zapatillas Adidas, relojes Omega y hasta el champán Bollinger, indican en el medio británico, aunque quizás en ninguno de estos casos se vean tan afectados como el caso de la tecnológica Nokia.

El problema de tanto retraso es que, además de no poder disfrutar de la cinta, sigue manteniéndose el misterio de quién será el nuevo agente 007, algo que no será oficialmente desvelado hasta que el ciclo con Daniel Craig se cierre… esperemos que finalmente este próximo mes de octubre.