5 razones para ver Love, Death & Robots, la distopía animada de Netflix

En los últimos años se ha producido un extraordinario bum de la animación 3D enfocada a un público cada vez más adulto y, seguramente, dentro de ese nuevo género que se abre ante las puertas de las principales plataformas en streaming, el caso de Love, Death & Robots sea el más visible de todos. Es, con diferencia, la producción más sorprendente, cuidada e interesante que tenemos ahora disponible en cualquier plataforma de streaming y que ya tiene fecha para el estreno de su llamado Volumen 3.

Más robots, amor y muertes

Efectivamente. Netflix acaba prácticamente de anunciar la llegada del Volumen 3 para el próximo 20 de mayo, instante en el que podremos sumergirnos de nuevo en una de las apuestas más arriesgadas de los últimos años. Sobre todo porque no solo las temáticas suelen ser en algunos casos ciertamente delicadas, sino porque su puesta en escena es, a veces, muy transgresora. Y seguramente sean esas dos cualidades en las que se asiente su éxito y reconocimiento por prácticamente todos los usuarios que han tenido el acierto de verla.

¿Pero qué ocurre si todavía no has caído en la tentación? Pues que vamos a intentar que lo hagas, explicándote cinco razones por las que debes comenzar a verla. Y como todavía tenemos un mes por delante, ¿qué tal si empiezas a visitarla desde el primer capítulo estrenado hace ahora unos tres años? En total, te esperan 26 capítulos, 13 por temporada, con una temática exclusiva para mayores de 18 años y duraciones de episodios que van desde los apenas 6 minutos hasta los 17, por lo que vas a poder verlos prácticamente en cualquier hueco que surja en tu agenda.

Pero no nos entretengamos. Aquí tienes las cinco razones para disfrutar de Love, Death & Robots a partir de ahora mismo.

1. Ciencia ficción de la buena

Al margen de cualquier otra cuestión, la esencia de esta serie son relatos de ciencia ficción en el más amplio sentido del género. Además, ese cariz distópico, y utópico a veces, huele a lo mejor de Philip K. Dick o a los grandes autores de la literatura que a partir del siglo XX imaginaron otros mundos y otras sociedades futuras llenas de humanos evolucionados, autómatas y tecnologías imposibles. Una delicia.

Love, Death & Robots

2. Pequeños sorbos

Love, Death & Robots es muy fácil de ver, no solo por la duración de sus capítulos, sino porque las historias son prácticamente autoconclusivas y no es necesario seguir el hilo capítulo a capítulo. De ahí que podáis disfrutarla en un rato que tengáis libre sentados en el autobús, en el trabajo tomando un café o en casa mientras esperáis a que el arroz se cueza.

3. Animación de calidad

La serie de Netflix es un ejemplo de los mejores trabajos de estudios punteros en la animación 3D. Aunque hay ejemplos más tradicionales en aparente 2D, la calidad de cada episodio deja con la boca abierta y, sobre todo, su concepción y estilo adquirido. Es una delicia visual sentarse a ver Love, Death & Robots en una televisión 4K y degustando cada pequeño detalle que aparece en pantalla.

4. Temáticas clásicas, visiones modernas

La serie no se llama Love, Death & Robots porque sí, ya que en casi todos los capítulos se tocan esos tres elementos que son en sí mismos una declaración de intenciones. Comprobar cómo entiende cada director o guionista esas historias repletas de amor, muertes y robots, es un ejercicio de diversidad creativa que pocas veces tenemos la oportunidad de disfrutar.

5. Os sorprenderá

Otro de los detalles que dejan poso al ver la serie es que os encontraréis con capítulos que os dejarán pensando, reflexionando sobre lo que habéis visto. Una especie de revisión existencial de planteamientos ante visiones que no son solo las de una simple pieza de animación, sino que van más allá. ¿Hasta qué punto crees que te puede condicionar?

¡Sé el primero en comentar!