RoboMaster S1, el nuevo robot de DJI es el “juguete” que hemos querido siempre

DJI acaba de presentar su nuevo RoboMaster S1, un robot educativo con el que aprender desde programación hasta temas de ciencia y física. Pero lo mejor es que para muchos es ese juguete que siempre quiso y nunca tuvo, hasta ahora.

RoboMaster S1

Para quien no lo sepa, DJI lleva años potenciando un evento donde la robótica está muy presente: RoboMaster. Esta competición, que reúne a equipos de todo el mundo, se celebra en Shenzhen y pone a prueba las capacidades de ingenieros, físicos, programadores y cualquier otra persona que pueda aportar algo a esos robots.

RoboMaster S1 piezas

Características:

  • Cámara de 5MP con 120º de visión y capacidad de grabación de vídeo a 1080p 30fps y fotos a 2560×1440.
  • Dimensiones de 320 x 240 x 270 mm y 3,3 Kg de peso.
  • Lanzador de bolas de gel (Velocidad aprox. 26m/s y frecuencia de 10/s)
  • Batería de 2.400 mAh

Ahora, con el RoboMaster S1, la compañía quiere acercar todo ese mundo a cualquier persona interesada. El nuevo robot educativo es un vehículo de cuatro ruedas con movimiento omnidireccional, hasta 46 componentes programables y seis con Inteligencia Artificial para poder aprovechar diferentes capacidades como: el reconocimiento de líneas, marcadores, personas, palmadas, gestos u otros robots S1.

También incluye una cámara de baja latencia para ofrecer una visión en primera persona FPV, un cañón con el que disparar bolas o rayos infrarrojos y seis parachoques inteligentes capaces de detectar el impacto de esas bolas o IR.

Con tres modos de uso diferentes, disponibles a través de su aplicación móvil o también desde el ordenador, tendremos tres secciones:

  • Solo, que permite conducir el vehículo como si fuese otro vehículo RC cualquiera
  • Batalla, para ponerlo a competir con hasta otros 5 robots más
  • Lab, que nos permitirá acceder a todo el tema de programación

RoboMaster S1 App

Para la programación hay dos lenguajes disponibles: Scratch y Phyton. El primero es un lenguaje basado en bloques, como si de fichas LEGO se tratasen, en el que iremos colocando orden tras orden. Es más sencillo de aprender y asimilar de cara a usuario no expertos en temas de programación. Y luego Phyton, más avanzado y con más posibilidades ya que el propio robot cuenta con módulos que permiten la conexión de dispositivos externos.

En resumen, el RoboMaster S1 es un producto que puede ser considerado tanto un juguete como una herramienta educativa. Para muchos una forma de pasar el rato y para otros una vía para experimentar en el campo de la robótica. Sea como sea, lo que está claro es que resulta un producto con el que se puede disfrutar mucho. Eso sí, el precio es de 500 dólares. Un precio elevado si lo miramos sólo como un juguete pero nada caro si vemos todo el conjunto de opciones posibles.