Impresión 3D para evitar que te roben las ruedas del coche, esa es la idea de Ford

Ford lo tiene claro, el futuro de la seguridad de las ruedas pasa por la impresión 3D. Y no nos referimos a imprimir el neumático, sino a las piezas que evitarán que te lo roben. Es decir, la compañía está trabajando para crear tornillos y una llave que será con la única que podrás quitarlos para cambiar la llanta en caso de ser necesario.

Adios a los robos de ruedas

El robo de ruedas de coches puede parecer algo poco frecuente e incluso extraño para más de uno, pero si Ford está trabajando en esto es porque hay una necesidad. Y es que, debe resultar muy desagradable aparcar tu coche por la noche y a la mañana siguiente encontrarlo sin las ruedas y sobre cuatro bloques de ladrillos. Si, además, te has gastado una buena suma de dinero en llantas de alta gama, más aún.

Para darle solución a este problema, tras la idea de uno de sus expertos en impresoras 3D, la compañía comenzó a trabajar en un sistema de tornillos impresos en 3D, en acero inoxidable y que contarían con un dibujo exclusivo. De modo que para quitarlos haría falta una llave única y que también seria impresa siguiendo la misma técnica.

Para lograr esos patrones únicos, Ford hace uso de un software que interpreta una frase corta dicha por el usuario. Para ser más exactos, es la forma de la onda sonora la genera el patrón circular imprimible que dará forma a los tornillos y la llave única. Aunque no será la única opción para crear estos patrones, también se podrán usar otros datos que proporcione el usuario y permitan sacar estos dibujos exclusivos.

La idea está bien, pero cómo de seguro es realmente. Según Ford el sistema es muy seguro, tanto que dicen que sería imposible replicar una de estas llaves, ni si quiera con el uso de algún tipo de molde de cera. El motivo es que estos patrones incluyen una serie de hendiduras y variaciones de grosor que haría que al hacer un molde de cera, este se rompería al querer sacarlo del tornillo.

Ford y el uso de la impresión 3D

En resumen, la impresión 3D en metal de bajo es cierto que puede cambiar muchas industria. Ford lo vio venir y por eso en 2018 invirtió 65 millones de dólares en la compañía Desktop Metal. Desde entonces, muchas otras compañías lo han hecho también. Y Ford ya ha usado este tipo de técnicas en la fabricación de otras piezas de su actual gama de vehículos.

Ahora, con la impresión de tornillos en 3D creen que darán más valor y seguridad a sus clientes, y de paso abrirán un nuevo mercado en todo lo referente a la personalización y configuración de un coche. Un extra que podría complicar algo las entregas por temas de tiempo, pero tampoco en exceso. Lo importante, aquellos usuarios que se gasten una buena cantidad de dinero en llantas podrán dormir más tranquilos.