Impresoras basadas en ultrasonidos y el futuro de la impresión

Impresoras basadas en ultrasonidos y el futuro de la impresión

Pedro Santamaría

El campo de la impresión sigue evolucionando y no sólo en todo lo referente al uso de impresoras 3D. Ahora científicos de las universidades de Bath y Bristol han logrado crear un sistema con el que podríamos decirle adiós a las máquinas de inyección de tinta. Se trata de la impresión basada en sonidos: Sonolithography.

Adiós la inyección de tinta

¿Cuánto tiempo haces que no imprimes nada? ¿Y que compraste tu última impresora? Muchos de nosotros hemos ido dejando atrás la necesidad de imprimir documentos y es que esa es una de las muchas ventajas que la digitalización ha traído consigo. Poder olvidarse de imprimir porque ya el uso de documentos en PDF y similares formatos está muy asentado ayuda a, entre otras cosas, ahorrar y ser más respetuosos con el medio ambiente.

Sin embargo, las técnicas de impresión siguen evolucionando y el último descubrimiento por parte de las universidades de Batch y Bristol podrían cambiar por completo el futuro de las impresoras. Tanto es así que las clásicas impresoras por inyección de tinta podrían desaparecer y dar paso a las impresoras basadas en el sonido.

La nueva técnica de impresión consiste en aprovechar los ultrasonidos para hacer levitar y controlar las partículas de tinta de un modo igual o más preciso que las anteriores técnicas. De este modo, a través del uso de diversos algoritmos se podría prácticamente crear cualquier aplicación que se pueda imaginar y que esté relacionada con la impresión.

Como se puede ver en la imagen superior, con diversos esquemas y representaciones de cómo sería el funcionamiento de dicha técnica, pequeñas partículas se expulsarían y sería esos controladores por ultrasonidos los que se ocuparían de organizarlos de acuerdo a lo que se va a imprimir.

El futuro de la impresión

Cartuchos HP

Esto que parece poco llamativo por ese mismo hecho de que cada vez se imprime menos es todo lo contrario. Si bien es cierto que una de sus aplicaciones podría ser el mercado de impresión doméstico, donde más se le podría sacar partido es en otros campos como la electrónica o incluso la medicina.

Como explican los investigadores responsables de dicho avance, las partículas con las que están trabajando y logrando manipular son del tamaño de gotas de agua en las nubes. Eso implica que se podrían dirigir aerosoles con una precisión muy alta y hasta ahora lejos de nuestro alcance. Por ello, se podrían crear aplicaciones que estuviesen relacionadas con la administración de medicamentos en puntos muy concretos, la cicatricación de heridas o la impresión de componentes electrónicos.

Y es que, gracias a esta nueva técnica la ecolitografía también se vería beneficiada al poder perfeccionar cómo se imprimen los circuitos con tintas conductoras. Algo que podría traducirse en una reducción importante de costes así como nuevas aplicaciones.

No hay dudas que el término de impresión desde un punto de vista doméstico ha dejado de ser tan interesante como hace algunos años, cuando hubo cierto boom y todo el mundo quería y «necesitaba» una impresora en casa. Hoy todo eso ha cambiado, pero no quita que las próximas máquinas que tengas en casa sean o bien impresoras 3D o alguna como esta que usaría una técnica mucho más eficiente.