Los Macbook Pro tienen un nuevo problema bautizado como ‘Flexgate’

Los Macbook Pro tienen un nuevo problema bautizado como ‘Flexgate’

Carlos Martínez

Las nuevas generaciones del Macbook Pro no están cosechando un historial demasiado favorable. A los ya conocidos problemas con los teclados de tipo mariposa, el portátil más potente de la gama de Apple está presentando un nuevo problema en la pantalla que parece estar afectado por la durabilidad de uno de los cables internos. Algo a los que algunos ya llaman como Flexgate.

Un problema todavía no muy focalizado

Macbook Pro Flexgate

Las alarmas han saltado con la plataforma Flexgate y la publicación de un artículo de iFixit en el que detallan el origen de un problema bastante vistoso que se refleja en la pantalla del portátil. La falla es fácilmente reconocible al revisar el panel mientras está encendido, ya que en la parte inferior podremos ver una iluminación bastante irregular que recuerda al faldón de un telón en un escenario iluminado.

Estas imperfecciones en la iluminación parecen deberse a una degradación de un cable flex interno (uno de esos cables súper planos), cuyo diseño está preparado para acompañar el giro de la pantalla al cerrarla o abrirla, pero que parece deteriorarse con el paso del tiempo. Este cable es el encargado de conectar la pantalla con la placa de control situada en la base del portátil, por lo que una mala conexión o un ligero daño superficial puede acabar en error fatal.

Teniendo en cuenta que este deterioro del cable parece salir únicamente con un uso prolongado del dispositivo, por ahora no hay demasiados casos que permitan confirmar la teoría. Aunque lo peor es que dado el tiempo que se necesita para que aparezca, el día que lo haga el periodo de garantía del equipo probablemente se haya cumplido ya. En ese caso, ¿qué opciones tendremos para poder solucionar el problema?

¿Se puede reparar el problema del Flexgate de manera fácil?

Ya sabes cómo se las gastan los equipos de Apple a la hora de ser reparados, y el Macbook Pro no iba a ser menos. Este cable flex está completamente integrado en la pantalla, por lo que, en caso de necesitar sustituirlo, tendremos que cambiar el panel al completo (algo que no ocurría en los modelos más antiguos), y cuyo precio alcanza los 600 dólares como mínimo en la mayoría de casos.

Sabiendo que el cable está integrado en el panel, podemos definir el rango de modelos afectados, siendo los Macbook Pro lanzados en el 2016 y el de modelos modernos los que se ven afectados por el Flexgate. ASí que ya sabes, cuidado con cerrar demasiado la pantalla del equipo. Hay un cable que podría estar sufriendo.