Esta rara tarjeta de Apple de Steve Jobs sale ahora a subasta

Esta rara tarjeta de Apple de Steve Jobs sale ahora a subasta

Daniel Marín

Hace algo más de diez años que el genio detrás de la manzana mordida nos dejó. Jamás sabremos si la visión del genio fundador de Apple habría vuelto a cambiar el mundo de no haber fallecido. ¿Cómo habría enfocado el tema del metaverso? ¿Qué ideas habría aportado para mejorar aún más la inteligencia de los asistentes virtuales? Mientras que algunos divagamos con algunas de esas preguntas que nunca tendrán respuesta, otros simplemente se dedican a coleccionar objetos que algún día pertenecieron al inigualable Steve Jobs.

Poniendo contexto a la tarjeta de visita de Steve Jobs: Apple I y Apple II

Apple I

A finales de los 70, Steve Jobs todavía no se había labrado su reputación de genio. El californiano tenía en su historial el Apple I, fabricado por su amigo Steve Wozniak. Este primer producto de Apple era un ordenador de lo más básico. Estaba acabado en madera, y en su interior tenía una placa base con una CPU de 1 MHz. También contaba con 4 KB de memoria RAM y una ROM de 256 bytes donde se integraba el programa monitor, que estaba escrito directamente en ensamblador. Ambos solo pudieron fabricar 200 unidades debido a que el producto estaba hecho a mano. Se vendió por 666,66 dólares. Alguno podría pensar que sería por algún tipo de rito satánico, pero la realidad es que a Woz le molaban los números repetidos. Conforme fueron pasando los años, el Apple I fue perdiendo fuelle, y los dos comenzaron a trabajar en el Apple II, que este sí tendría una forma más parecida a lo que conocemos hoy día como ordenador personal.

apple II

A finales de los 70 y principios de los 80, el Apple II estaba ya casi listo. Pese a tener un acabado mucho más profesional, este nuevo equipo también se fabricó a mano, por lo que nunca llegó a tener una tirada masiva. En esta ocasión, el computador tenía un procesador de 8 bits, basado en el 6502 de MOS Technology. Tenía pantalla a color, 8 slots de expansión y hasta una memoria RAM de 48 kilobytes, 12 veces más que su predecesor. La familia de Apple II fue extensa, y se fue actualizando con los años, con diversas configuraciones y expansiones. No es de extrañar que mientras Woz curraba en el taller, Jobs buscara nuevos integrantes para engrandecer su empresa.

40 años guardada en un almacén

En 1979, Steve trató de reclutar a un nuevo trabajador para Apple Computer. Y para ello, le dio su tarjeta de visita. No sabemos si esta persona llegó a trabajar o no con los dos Steve, pero lo que sí sabemos es que guardó la tarjeta y se la regaló un año más tarde a Alfred DiBlasi, ahora conocido por tener un canal de YouTube muy variado sobre tecnología, viajes y vlogs, el cual mantiene desde el año 2006.

DiBlasi había olvidado lo de la tarjeta, pese a que la guardó bien dentro de un plástico protector. Hace unas semanas, la descubrió en su almacén e hizo un vídeo contando la anécdota. Ahora, la tarjeta de visita de Steve Jobs, aquella que le dieron a su amigo cuando el genio todavía no era nadie, saldrá a subasta dentro de poco en la casa RR Auction. Las pujas comenzarán en los 300 dólares, aunque se espera que la venta se cierre por varios miles de dólares cuando finalice el plazo el próximo 17 de marzo. No sabemos el precio que podrá alcanzar un producto tan desconocido como ese, pero sí tenemos información de algunos de los ordenadores de la época. Hace poco, un Apple I se subastó por 500.000 dólares, partiendo de los 200.000. También se vendieron algunos esquemas del Apple II, escritos por Steve Wozniak, que alcanzaron los 630.000 dólares en 2020.