La nueva GPD Win Max se deja ver y es posible que la quieras

La nueva GPD Win Max se deja ver y es posible que la quieras

Pedro Santamaría

Ordenadores portátiles con enfoque gaming hay muchos, pero pocas propuestas son tan reducidas en dimensiones como esta nueva GPD Win Max. Un equipo del que ya conocíamos algunos detalles y que ya empieza a dejarse ver. Con él podrás disfrutar de tus juegos favoritos de PC allá donde vayas sin sufrir el peso de muchos equipos pensados para jugar.

El portátil gaming más pequeño

GPD Win MAX laptop

Si el mundo de los videojuegos en general y el del hardware en particular te interesan, es muy probable que conozcas a GPD. Esta compañía lleva tiempo lanzando propuestas que destacan por un diseño compacto que busca la máxima portabilidad. Entre sus modelos más populares están la GPD Win 2 o GPD XD Plus. Este último especialmente resulta llamativo, porque realmente lo que hace es usar Android para poder emular muchas plataformas disponibles.

Pues bien, no hace mucho tiempo anunciaron un nuevo modelo algo más ambicioso a nivel de hardware: GPD Win Max. Éste buscaría financiación a través de una campaña crowdfunding como ya se hizo anteriormente. Y lo consiguió, así que su producción se hizo realidad y ahora empieza a verse nuevamente en manos de algunos usuario que han podido acceder ya a una unidad.

Lo primero que te preguntarás es qué especificaciones ofrece. Este equipo es más capaz de lo que podrías imaginar en un principio. Es más, su hoja técnica resulta muy llamativa debido a que te permitiría jugar a juegos bastante actuales sin necesidad incluso de buscarte un gamepad, porque ya lo integra. Lo que le da cierto aire a consola portátil tipo Nintendo Switch o las clásicas Nintendo DS.

Specs GPD Win Max

En cuanto a sus componentes internos, este pequeño portátil gaming llega equipado con procesador Intel Core i5-1035G7 y una gráfica Intel Iris Plus 940, 16 GB de memoria RAM y una unidad SSD de 512 GB M.2. Como puedes ver, una configuración bastante capaz para el tamaño del dispositivo. Es cierto que no incluye una gráfica dedicada, pero eso implicaría un mayor esfuerzo para integrar una sistema de disipación más capaz y un rediseño a nivel interno de su placa y resto de elementos.

En cuanto a la pantalla, algo que también es importante para la experiencia de juegos y otros usos que puedas hacer del equipo, integra un panel de 8 pulgadas de diagonal con una resolución de 1280 x 800 píxeles. Para jugar y consumir contenido multimedia no está nada mal. No llega a los 1080p habituales, pero con una diagonal así la densidad de píxeles se sitúa en 188,68 dpi, un valor superior al que tendríamos en pantallas FHD de 15 o 21 pulgadas.

Además hay conexiones UBS C, lector de tarjetas microSDXC, salida HDMI y conector ethernet más un puerto Thunderbolt 3 que podría dar mucho juego también. Claro que lo más interesante de esta particular propuesta es, junto a sus reducidas dimensiones, la inclusión de un gamepad con la misma botonera del mando de la Xbox. Este permitirá jugar en cualquier momento como si de una consola portátil se tratase.

El rendimiento de GPD Win Max

Vale, las especificaciones técnicas están bien para hacerse una idea de lo que podría ofrecer, pero lo importante es saber cómo se comporta en la realidad. Sabiendo que las primeras unidades parecen estar llegando a algunos usuarios ahora, lo que tenemos son algunas pruebas publicadas con juegos diversos. Hasta la propia GPD hizo un gráfico con pruebas de juegos muy variados.

Rendimiento games GPD Win Max

Por ejemplo, Fortnite puede ejecutarse a 60 fotógrafas por segundos de media. Esto, como intuirás, se debe a que la menor resolución de pantalla ayuda a que la gráfica tenga que lidiar con menos carga. Otros juegos como Red Dead Redemption 2 también llegan a los 50 fps, lo cual no está nada mal. Y en títulos como Fifa 20 o Residentemente Evil 2 Remake se superan con holgura los 60 fps.

Fecha de lanzamiento y disponibilidad

Este nuevo portátil gaming de GPD ya se ha lanzado en China y tiene un precio al cambio de unos 650 euros. Lógicamente, el precio una vez llegue a otros mercados más allá del original cambiará, pero como propuesta gaming para llevar siempre contigo resulta muy llamativa.