¿Qué versión de Steam Deck es la más recomendable para ti?

Las consolas de videojuegos portátiles nos han acompañado siempre, en mayor o menor número, aunque siempre ligadas a fabricantes tradicionales como Nintendo, Sega o Sony. En PC, lo más cercano que hemos tenido a ello han sido las GPD aunque Valve, como sabrás, por fin ha dado el salto con Steam Deck, una portátil que ya puedes reservar en tres variantes. Y te vamos a recomendar cuál es la que recomendamos para ti.

Tres versiones, ¿cuál es la tuya?

La primera y esperada consola de Valve se ha estrenado en tres variantes diferentes, y lógicamente a la hora de reservarlas, independientemente del precio, vienen las dudas. Más todavía cuando se trata de una máquina que a nivel de rendimiento funciona igual en las tres ediciones, al contar con el mismo procesador (que Vale ha desarrollado junto a AMD) o la cantidad de memoria RAM. En este aspecto, en el del rendimiento, aseguran que no hay diferencias entre las tres Steam Deck. Pero hay algunos aspectos de su ficha técnica que sí que son distintos y pueden condicionar tu elección.

Versión de 64GB eMMC

Esta es la variante más básica de las tres y todo el hardware es idéntico al resto de las versiones aunque con una diferencia importante. Se trata de la configuración con menor almacenamiento interno, ya que es solo 64GB. Por tanto, debes tener en cuenta el tipo de juegos a los que vas a jugar en la consola.

Steam Deck de Valve.

Sí vas a poder jugar con un triple A, pero no con los más modernos y exigentes porque sencillamente no vas a poder instalarlos con esta capacidad de almacenamiento (algunos superan los 100GB). Además, el almacenamiento es eMMC, que es el más lento de las tres versiones por lo que sí deberían notar un menor rendimiento, sobre todo en los tiempos de carga. Así que en este caso sería una consola perfecta para juegos con un par de años o tres a sus espaldas (por tamaño) o indies y casual, que suelen ocupar poco espacio de almacenamiento. Su precio es de 419 euros.

Versión de 256 GB NVMe SSD

Aquí ya tenemos una cantidad de almacenamiento respetable por lo que no debería ser un problema instalar algunos juegos triple A que acaben de llegar al mercado ya que nos cabrán sin problemas. Además, hay que tener en cuenta que pasamos a un componente SSD lo que se traduce en una mayor velocidad de lectura y escritura y, por lo tanto, un mejor rendimiento.

Stik analógico derecho de Steam Deck.

Porque aunque tenga el mismo procesador y memoria RAM, un almacenamiento SSD permite lecturas y escrituras de mayor velocidad, por lo que es algo que notarás en los tiempos de carga entre fases o partidas. Por tanto es una buena alternativa si vas a jugar a títulos Triple A recientes, o que acaben de llegar al mercado, por lo que te sobrará algo de espacio para llevar tres o cuatro títulos de cierta entidad. Y por si fuera poco, con este pack nos llevaremos el lote de perfil exclusivo de la comunidad Steam. Su precio es de 549 euros.

Versión de 512 GB NVMe SSD

Esta es la versión mejor equipada de las tres y, por tanto, la más cara, ya que alcanza los 679 euros. No solo tiene más almacenamiento, y también es SSD, sino que según Valve cuenta con una pantalla antirreflectante de primera calidad. No hablamos de más resolución o una tecnología distinta, ya que sigue siendo LCD, sino que el cristal que lo recubre evita los reflejos, sobre todo, cuando jugamos en condiciones de mucha luz.

Steam Deck

Además del perfil exclusivo también se ofrece una skin para el teclado y, lo más importante, un estuche para llevarla y traerla con seguridad, protegida ante cualquier imprevisto que pueda sucedernos. Es claro que se trata de un precio muy elevado, pero la experiencia de jugar con PC en movilidad debe ser una auténtica pasada. ¿No?

¡Sé el primero en comentar!