Tunic, el juego del zorrito que se parece a Zelda y del que todo el mundo habla

Son muchos los videojuegos que han tratado de copiar a The Legend of Zelda a lo largo de la historia para aprovechar el tirón de esos jugadores que quieren más y más aventuras del estilo. La mayoría de esos títulos acaban cayendo en saco roto y en cuestión de meses, todo el mundo los olvida, pero este no es el caso de Tunic, un juego indie que se inspira claramente en Zelda, pero que ha llamado especialmente la atención tanto por su calidad gráfica como por su forma de modernizar este tipo de aventuras trayendo elementos y mecánicas de otros géneros.

Tunic: un creador, 7 años y un gran objetivo por delante

¿Se puede volver a los orígenes de Zelda y crear algo original? Andrew Shouldice ha demostrado que es posible con Tunic, el videojuego en el que ha estado trabajando en solitario durante los últimos siete años. Lo ha hecho sin esconderse. No es un plagio de Zelda, sino más bien un homenaje a sus juegos clásicos, con un diseño de escenarios visualmente espectacular con perspectiva isométrica. Desde que se presentó en el E3 de 2018, muchos han sido los jugadores que han estado esperando esta obra con ganas. El título ha salido esta semana y tiene pinta de que estamos ante otra maravilla del mundo indie que apunta a lo más alto.

idioma tunic

Tunic entra muy bien por los ojos. Sus mazmorras están hechas para perderse, con secretos que pueden estar a simple vista pero que se camuflan inteligentemente sobre el escenario debido a la perspectiva. Pero aún hay más. ¿Recuerdas cuando jugabas a videojuegos de pequeño y no comprendías el inglés? —o no sabías leer, que también podía darse el caso—. Pues Tunic también recupera eso haciendo uso de un idioma inventado. El juego estará repleto de señales que tendrás que interpretar por pura intuición como cuando ibas a primaria y jugabas a Zelda en tu Super Nintendo o en la Game Boy si naciste en los noventa.

Shouldice también ha querido dar un toque de dificultad a Tunic añadiendo las mecánicas que tan bien han cuajado en los videojuegos de Hidetaka Miyazaki. No llega a tener una dificultad tan exagerada como estos juegos, pero sí que incorpora elementos souls-like que añaden un gran reto al jugador. Este paso es tremendamente lógico, pues Tunic busca a un público adulto, por lo que despertar esa chispa de nostalgia en el jugador solo es posible añadiendo dificultad al título.

Conclusiones y plataformas en las que está disponible

tunic gameplay

Todavía es pronto para cantar victoria, pero todo apunta a que Tunic llegará a lo más alto como ya lo hicieron Stardew Valley o Undertale. Estamos ante una joya indie que viene a demostrar una vez más que un solo desarrollador puede crear una obra mil veces más interesante que un gran estudio poniendo trabajo, pasión y mucho cariño a un título.

Tunic está ya disponible para consolas Xbox (One y Series) integrado en el Game Pass. También lo puedes comprar para PC en Steam, Epic Games o Gog.

¡Sé el primero en comentar!