Home Assistant: construye tu propia centralita domótica

La propuesta de Home Assistant Amber ha puesto en alerta a algún que otro usuario interesado en tener un mayor control a la hora de dogmatizar su hogar y hacerlo más inteligente si cabe. Y es que este dispositivo hardware está gobernado por Home Assistant, un software para la automatización del hogar que resulta interesante conocer.

Qué es Home Assistant

Home Assistant es, como su propio nombre indica, un asistente para el hogar. Eso sí, no se trata de nada similar a Alexa, Google Assistant ni Siri, no es un asistente de voz sino un software que permite automatizar y controlar la domótica del hogar.

Esa solución tiene importantes ventajas frente a otras de las que existen en la actualidad y están destinadas a lo mismo. La primera y más importante es que es un software gratuito de código abierto. Eso significa que cualquiera puede descargarlo y aprovechar todas sus ventajas, además de poder participar en su desarrollo si se tienen los conocimientos adecuados para ellos.

La segunda es que es un software local y aquí sí que hay que explicar un poco más. A la hora de ejecutar este tipo de asistentes o soluciones domóticas se pueden hacer en local o de forma remota. ¿La diferencia entre ambas?

  • Una solución local es aquella que no requiere de conexión a internet y las peticiones se realizan dentro de la propia red o infraestructura creada dentro de casa. De modo que aún sin tener internet podrás controlar tus dispositivos conectados
  • Lo contrario es aquella que se ejecuta en un servidor externo al que tienes que conectarte. Un ejemplo es Alexa, funciona a través de los servidores de la compañía y cuando no tienes o tiene conexión nada funcionará. De ahí el clásico mensaje de «Estoy teniendo problemas»

Aunque Home Assistant también se puede aprovechar de las ventajas e integraciones con servicios que sí requieren internet, lo cierto es que el ser local permite disfrutar de una solución que por lo normal es más rápida y fiable.

Esta no es la única solución de este tipo, pero sí es cierto que es la más popular y a la que más apoyo se le está dando.

Qué puede hacer Home Assistant

A la pregunta de qué puedes o se puede hacer con Home Assistant la mejor respuesta es otra pregunta: qué no puedes o podrías hacer. Sí, este asistente de automatización para el hogar prácticamente ofrece opciones para todo y para todos los diferentes sistemas de comunicación. Algunos requieren un hardware adicional y otros pueden aprovechar características habituales del hardware donde se puede instalar. Por ejemplo, WiFi, Bluetooth, etc.

Este asistente disfruta de más de 1.000 integraciones con todo tipo de dispositivos útiles para el hogar conectado. Aunque es cierto que no todo el mundo necesitará las mismas opciones, pero básicamente podrás conectar desde luces inteligentes hasta termostatos, reproductores multimedia, cámaras de vigilancia, diversos sensores, etc.

Aquí lo interesante también es que vas a poder disfrutar en una única solución del soporte necesario para disfrutar de los componentes de marcas que usan diferentes protocolos de domótica. Como ZigBee, Z-Wave, SmartThings, Ikea Trådfri, Amazon Alexa, Google Assistant, HomeKit, Lutron, Shelley, etc.

Dónde se instala Home Assistant

Aquí viene otro de los aspectos positivos de Home Assistant: ¿dónde se puede instalar? Pues a ver, hay versiones para diferentes arquitecturas, de modo que puedes instalar el sistema incluso en una Raspberry Pi.

Como punto llamativo, Home Assistant también se puede instalar en un contenedor docker. De este modo podrías tener el asistente también en algunos NAS con Docker. En la página de Home Assistant encontrarás una guía de instalación según la plataforma.

Estos son los dispositivos donde puedes instalar Home Assistant:

  • RaspBerry Pi
  • Odroid
  • Asus Tinkerboard
  • Equipos C64 y X86
  • macOS
  • Linux
  • Windows

Eso sí, tienes que saber que según la versión tendrá algunas limitaciones. Por ejemplo, no es lo mismo el Home Assistant que instalas en un contenedor que la completa, pierdes aspectos como la función de supervisor, copia de seguridad, etc.

Así que siempre que puedas, lo ideal es hacerlo en su versión completa para no verte limitado y si tienes que elegir porque aún así no seas bien dónde hacerlo, nuestra recomendación es una RaspBerry Pi. No en vano la Home Assistant Amber no es otra cosa que una centralita para el hogar inteligente que hace uso de una RaspBerry Pi CM4.

Eso sí, junto a una placa custom (personalizada) que permite añadir conexión ZigBee, ranura M2 para unidades SS2 y más.

Cómo probar Home Assistant

La instalación de Home Assistant no es muy compleja en ninguna de las plataformas en las que está disponible, pero sí es cierto que si tu único interés es ver un poco la interfaz y resto de detalles, en Home Assistant Demo puedes acceder al que podría ser un panel real con toda la información que es capaz de dar según se van conectando e integrando nuevos servicios.

Además, en dicha demo no sólo hay un único panel, existen varias para que te puedas hacer una idea mucho más fiel del mismo.

Es dificil la configuración

Conectar o integrar con Home Assistant soluciones de producto como luces inteligentes, altavoces conectados, etc., no suponen un gran retro. Es cierto que tendrás que dedicarle un rato, pero no mucho más del que luego tienes ue dedicar con otros dispositivos y soluciones comerciales.

Para poder realizar y aprovechar otras integraciones como la conversión de texto a voz, etc, sí que vas a necesitar comandos algo más avanzados. Lo bueno es que es fácil encontrar una buena guía para cualquier cosa que se te ocurra.

Merece la pena Home Assistant

Como hemos comentado a lo largo de todo el artículo, si merece la pena depende más de ti que de otras personas, plataformas o servicios.

Si quieres tener un mayor control y no verte limitado a ningún hardware, creemos que sí. Al menos hasta la llegada de Matter. Y aún así, cuando este nuevo estándar de comunicación llegue para resolver el caos en casa, siempre se podrá volver atrás y seguir usando la plataforma que has elegido.

¡Sé el primero en comentar!