Amazfit GTR 2e: un gran reloj con el enemigo en casa

Los relojes inteligentes se han convertido ya en un accesorio indispensable para muchos usuarios en su día a día. Desde recibir notificaciones, comprobar nuestro estado de salud o acompañarnos en sesiones deportivas, los usos que podemos darle a este tipo de equipos es muy amplio. Hoy quiero hablarte de un modelo que llevo probando desde hace algo más de una semana y que, tanto a nivel estético como a través de sus prestaciones me ha parecido interesante. Te cuento mi experiencia tras haber probado el Amazfit GTR 2e.

Amazfit GTR 2e: análisis en vídeo

Diseño muy cuidado por Amazfit

Me gustaría comenzar este análisis hablándote del diseño de este reloj inteligente. Un apartado que me parece importante en este tipo de equipos y al que, sin dudas, el fabricante le ha dedicado buena parte de esfuerzo.

Estamos ante un smartwatch elegante de esfera redonda, que alberga una pantalla AMOLED de 1,39″ que se ve perfectamente en cualquier situación. El es delgado y está acabado en 3 colores diferentes, pudiendo encontrar esferas en negro, plateado oscuro y plateado claro. Por supuesto, cada uno de estos modelos posee una correa de diferente color pero, si prefiriésemos otra diferente, debes de saber que esta trae el típico enganche de anclado compatible con otra gran cantidad de correas en el mercado.

En el lateral del reloj podemos ver 2 botones diferentes, dejando así una estética que se parece mucho a la de un reloj convencional, algo que muchos usuarios prefieren. El botón inferior es configurable para diferentes usos, por ejemplo, podremos abrir rápidamente desde el centro de actividades deportivas. El botón superior, marcado con una línea roja, nos da acceso a los ajustes fundamentales del reloj y, además, nos servirá como función de retroceso en cualquier momento.

Si miramos la el reverso de este smartwatch podemos ver el surtido de sensores que actuarán para darnos las diferentes mediciones y, además, los dos puntos de anclado del sistema de carga. Un sistema que simplemente con acercarlo a su base se quedará totalmente pegado para evitar desconexiones.

Este reloj inteligente está certificado para resistir el agua y el polvo con su cuerpo sellado. Y, como te habrás dado cuenta, en ningún momento te he hablado de micrófonos o altavoces. Esta es una de las principales diferencias con el modelo GTR 2, su hermano mayor. Por lo tanto, y aunque ahora hablaremos más a fondo de las funcionalidades internas, no podemos interactuar mediante comandos de voz con este dispositivo, responder a mensajes o llamadas.

Un sistema (casi) perfecto para el día a día

Ahora que ya conoces al Amazfit GTR 2e bien por su parte exterior, es el momento de que te lo presente «internamente».

Al igual que casi todos los smartwatches del mercado, este dispositivo se maneja a través de gestos con su pantalla táctil y, dependiendo del gesto que hagamos, realizaremos una acción u otra:

  • Si deslizamos desde la parte superior de la pantalla activaremos su centro de control. Aquí tendremos acceso a diferentes detalles como: linterna, brillo automático, modo no molestar, el ahorro de energía, bloqueo de pantalla (para evitar toques accidentales), una función para buscar nuestro smartphone o el modo teatro. Además, tendremos información relevante como la batería, el tiempo o el estado de la conexión con el teléfono.
  • Haciendo un swipe desde la parte inferior de la pantalla podremos llegar hasta el centro de notificaciones. Aquí podremos ver, como su propio nombre indica, todas las notificaciones que nos lleguen al reloj y que, por supuesto, sean compatible con este. Por ejemplo, podremos recibir correos electrónicos, nos notificará de llamadas entrantes mostrando el contacto, mensajes por Whatsapp y Telegram entre muchos otros, y un largo etcétera. Pero, como ya te dije antes, la parte menos positiva de esto es que para ir más allá con cualquiera de estas notificaciones, tendremos que usar el teléfono, o bien, optar por el modelo Amazfit GTR 2.

  • Al deslizar de izquierda a derecha o al contrario podremos ver todos los widgets de funciones con las que cuenta este reloj inteligente. Entre ellas están la medición del ritmo cardíaco, el control de la música que esté sonando en el teléfono, información sobre el tiempo, un resumen de nuestra actividad diaria junto al índice PAI, la medición de la saturación de oxígeno en sangre y una última pantalla con un resumen de todas estas.
  • Si dejamos pulsado sobre la esfera durante unos segundos, se activará la alteración de estas pantallas. Podremos elegir entre varias que vienen preinstaladas en el reloj y, si queremos un catálogo mayor, podremos ampliarlo a través de la app desde el smartphone de la que ahora te hablamos un poco más. Algo que me ha gustado mucho de este apartado es que, desde el propio reloj, podremos personalizar algunas de estas pantallas en ciertas características.

Lo cierto es que la experiencia de navegar a través de los diferentes ajustes de este reloj es más que satisfactoria. Todo se hace de forma muy fluida y está bien estructurado para entender todo a la perfección. Podremos controlar nuestra actividad física de forma precisa en diferentes tipos de deporte, ya que este reloj es capaz de registrar 90 modos deportivos diferentes.

Otro apartado que ha ha llamado mucho la atención es su autonomía. Y es que, haciendo un uso normal recibiendo notificaciones, consultando nuestra actividad diaria y registrando sesiones de deportivas esporádicas, podremos llegar hasta los 24 días de autonomía. Luego, con un uso más intensivo, con la pantalla siempre encendida activada, mucho uso en sesiones deportivas y el brillo al máximo, esta aún soportará 12 días de uso. Además, la carga completa de este se hace en apenas 2h. Personalmente, llevo probándolo unos 10 días aproximadamente y he consumido un 40% con un uso medio.

Pero claro, no todo iba a ser de color de rosas. Hay dos pequeños detalles que no me han terminado de encajar en el uso de este reloj:

  • El smartwatch cuenta con un sistema de medición de la temperatura, pero este queda lejos de arrojar datos precisos. Mostrando en muchas ocasiones temperaturas de 30ºC a pesar de seguir las indicaciones del propio reloj para mejorar los datos.
  • También cuenta con GPS y GLONASS para poder registrar las actividades deportivas sin necesitar el smartphone. A pesar de que su funcionamiento es correcto, algo que empeora un poco la experiencia es que tarda bastante en detectarte en los primeros instantes al iniciar el entreno.

Respecto a la app de control a través del teléfono, esta cuenta con una pantalla principal que muestra información ampliada de la actividad diaria y diferentes parámetros de nuestro estado físico. Entre estos datos tenemos un historial del ritmo cardíaco, el estrés, un análisis detallado del sueño (si dormimos con el smartwatch puesto) o los objetivos diarios. Datos que podremos sincronizar directamente con la app de salud de nuestro smartphone.

En el segundo menú, con el nombre de «Disfruta«, podremos establecer alarmas, activar recordatorios y realizar diferentes configuraciones del reloj como, por ejemplo, modificar las esferas. Aquí es donde tendremos acceso a la tienda completa de esferas para este dispositivo y donde podremos personalizarlas a nuestro gusto de forma más cómoda y detallada.

Amazfit compite desde casa con el GTR 2e

En definitiva, este reloj inteligente me ha gustado mucho. Lo cierto es que valoro mucho que las marcas encuentren un equilibrio entre diseño, usabilidad y prestaciones en estos equipos y, en mi opinión, Amazfit lo ha conseguido en esta ocasión.

Tenemos un dispositivo elegante, que puede encajar en cualquier entorno ya sea uno deportivo u otro más cotidiano. El equipo es muy completo a nivel de sensores y prestaciones, aunque creo que cojea ligeramente por no poder contar con la posibilidad de responder mensajes o llamadas.

Pero ahora me toca hablarte del que creo que es el principal lastre de este equipo, su precio. El Amazfit GTR 2e está disponible por un coste de 129,90 euros, sólo 30 euros menos que su hermano mayor, el GTR2. Y no es que el dispositivo no valga su precio, para nada quiero decir esto. Lo que sucede es que, en mi opinión, merece la pena pagar la diferencia por el modelo superior para tener esa posibilidad que me parece tan práctica en el día a día.

Aunque claro, si para ti no lo es, optar por este modelo con el ahorro de precio puede ser una de las mejoras alternativas dentro del mercado de los smartwaches.

*El enlace al producto que aparece en este artículo forma parte del Programa de Afiliados de Amazon y podría reportarnos una pequeña comisión por su compra (sin influir en el precio que tú pagas). La decisión de publicarlo, eso sí, se ha tomado libremente, sin atender a peticiones por parte de la marca mencionada.

¡Sé el primero en comentar!