Pulseras de actividad: guía de compra

Pulseras de actividad: guía de compra

Daniel Marín

Casi todo el mundo lleva ya en su muñeca un reloj inteligente o una pulsera de actividad. Gracias al avance en procesadores y sensores, personas que incluso no son muy fans de la tecnología pueden disfrutar de las ventajas de dispositivos muy variados que hace años solo podían llegar a ser útiles a deportistas profesionales. Gracias a las pulseras inteligentes, podemos saber cuántos pasos hemos dado en un día, cómo va nuestro ciclo de sueño, si tenemos una buena saturación de oxígeno en sangre o si nos hemos superado en el gimnasio esta tarde. Las posibilidades de estos wearables son muy variadas, y hoy vamos a explicarte todo lo que pueden ofrecerte para que puedas decidir qué modelo se adapta más a tus necesidades.

¿Cuál es el origen de las pulseras de actividad?

garmin forerunner original

Hace unos años, las pulseras de actividad y los smartwatches se pusieron de moda. Y, aunque Apple lanzó su propia versión, los de Cupertino llegaron relativamente tarde a la fiesta.

A lo largo de la historia han existido bastantes productos que podríamos considerar como la semilla de lo que hoy conocemos como wearables. Uno de los más desconocidos fue el Garmin Forerunner 101, un enorme armatoste que salió en el año 2003 y que se colocaba en la muñeca para medir nuestro rendimiento corriendo, informándonos de la velocidad, el ritmo, la distancia y las calorías que habíamos quemado. El dispositivo funcionaba con tres pilas AAA, así que muy cómodo en la muñeca como que no era.

nike fuelband

Tardaríamos casi una década en ver el boom de las pulseras de actividad. Si estos productos han llegado a donde están ahora es gracias a Nike. En el año 2012, la compañía se encontraba en un periodo de transición para no estancarse y seguir creciendo. De ahí que apostaran por algunos productos fuera de lo común. La Nike+ Fuelband fue un producto sencillo a la vez que brillante. Era una pulsera muy minimalista que contaba pasos y nos compensaba con Fuel Points. Esa premisa tan simple fue suficiente para que muchos amantes del deporte se hicieran con una y compartieran cada día sus resultados en las redes sociales de la época. Efectivamente, Apple tomó esta idea para sus famosos anillos del Apple Watch.

Poco después, los primeros relojes inteligentes comenzaron a salir de la mano de Sony, Pebble y Samsung. La Samsung Gear Fit fue la primera pulsera de actividad de los coreanos, y permitía incluso monitorear deportes. A partir de aquí son decenas los fabricantes que se han animado con los wearables. Xiaomi es una de las compañías que más fuertemente han apostado por este sector. Sus Mi Band se venden como churros, y han sido la puerta de entrada a este mundillo de muchos usuarios que en la vida habrían imaginado que se harían con un dispositivo para monitorear su actividad física.

¿Smartwatch o Smart Band?

Buena pregunta. De hecho, lo más probable es que te preguntes qué diferencia existe entre estos dos productos. Y la respuesta podría ser muy variada, porque no existe un manual académico que defina cada wearable. En general, las diferencias entre una pulsera de actividad y un reloj inteligente son el formato y las funciones. Las pulseras o bandas son mucho más discretas y, por lo general, están más limitadas que los smartwatches. Esto no quita que existan pulseras de actividad muy avanzadas capaces de monitorear todo tipo de situaciones que otros smartwatches más asequibles jamás podrán hacer.

Entonces… ¿Qué debería elegir? Depende de tu estilo, del uso que vayas a dar y del presupuesto que tengas. El smartwatch, quieras o no, sustituirá a tu reloj —sí, ese que te regaló tu familia cuando te graduaste—. La smartband no. Puedes llevar una pulsera de actividad en una muñeca y un reloj en la otra sin ir dando el cante. Si llevas un reloj caro en una muñeca y un Apple Watch en la contraria, parecerás Merovingio en Matrix.

¿Qué puede hacer una pulsera de actividad?

Amazfit Band 6

Las funciones que pueda desempeñar tu pulsera de actividad dependerán del presupuesto que tengas entre manos. Las más simples te darán la hora y contarán calorías. Las más avanzadas pueden sustituir incluso a relojes inteligentes de gama media y alta. Estas son algunas de las características que puedes encontrar:

  • Hora: casi todas las pulseras de actividad del mercado pueden ofrecerte la hora. También muchas de ellas permiten ocultarla si no vas a utilizar la smartband como si fuera un reloj.
  • Pasos: según la Organización Mundial de la Salud, hay que dar una media de 10.000 pasos diarios para no sufrir problemas cardiovasculares a medio y largo plazo. Las pulseras de actividad nacieron justo para este propósito: contar las zancadas que das en un día para informarte de tu actividad.
  • Distancia: en algunos casos, si ajustas la distancia de tu zancada, tu pulsera será capaz de decirte cuánto has andado en un día o cuánto has corrido. En muchos casos, esta función depende de GPS, que puede venir integrado en el dispositivo o requerir de conexión a un smartphone.
  • Calorías: una vez establecemos nuestro peso, edad y estilo de vida, la pulsera podrá contabilizar nuestro gasto energético en base a nuestro metabolismo basal y la actividad diaria.
  • Frecuencia cardíaca: aunque no es el punto fuerte de las pulseras de actividad en términos generales, sí existen modelos que hacen bien esta función. Básicamente, sirve para registrar los latidos de nuestro corazón, ya sea de forma permanente o mediante intervalos.
  • Oxígeno en sangre: a raíz de la pandemia, muchos fabricantes han añadido sensores SpO2 también a sus pulseras de actividad para poder medir por las noches la oxigenación de la sangre, una función muy interesante si padeces alguna enfermedad respiratoria.
  • Ciclos Hormonales: esta es una especialidad de las pulseras de Fitbit, que tienen una función llamada ‘Salud Femenina’ capaz de predecir el ciclo menstrual.
  • Notificaciones: las pulseras de actividad también sirven para recibir en tu muñeca las notificaciones de tu teléfono móvil si así lo deseas.
  • Asistentes de voz: algunas pulseras también permiten la interacción con asistentes de voz como Alexa o Google Assistant, así como poder coger una llamada si no tienes tu teléfono móvil cerca.

Las mejores pulseras de actividad baratas

Si lo que buscas es una pulsera para una monitorear una actividad básica, estas son las más interesantes que puedes encontrar por un buen precio:

Amazfit Band 5

Amazfit Band 5

Esta marca asociada a Xiaomi ha seguido lanzando pulseras de actividad muy interesantes tras lograr el éxito con el Amazfit Bip, un smartwatch que se vendió muy bien. Esta pulsera parte de un precio muy interesante, cuenta con una pantalla con buen brillo y colores, su gestión es simple y cuenta con bastantes sensores y funcionalidades.

No es el dispositivo perfecto, pero sí es uno de los que más cosas te ofrece por menos dinero. Estamos hablando de una pulsera que tiene lectura de oxígeno en sangre (SpO2), monitorización del estrés, alertas de frecuencia cardiaca elevada, compatibilidad con Alexa, seguimiento del sueño y otras herramientas que se encuentran habitualmente solo en las propuestas de gama alta. Su batería suele durar unos 15 días.

Fitbit Inspire 2

fitbit inspire 2

El modelo de entrada de Fitbit es también uno de los más interesantes que puedes encontrar. Tiene un gran diseño, buena autonomía, monitor de frecuencia cardíaca, análisis del sueño y gestión de las notificaciones del teléfono móvil.

Esta pulsera puede monitorear varios deportes, destacando especialmente la natación. Si lo tuyo es el running, este modelo se te quedará corto, pues solo soporta GPS si conectas el teléfono móvil.

Xiaomi Mi Band 6

Mi Band 6 de Xiaomi

Con las pulseras de Xiaomi nunca te equivocas. No solo es un producto asequible, sino que incluye toda una serie de funciones muy interesantes. Destacan el recuento de pasos, la monitorización de la frecuencia cardiaco, el seguimiento del sueño y las notificaciones de aplicaciones. Además, este modelo cuenta también con seguimiento del oxígeno en sangre.

La Mi Band 6 tiene más de 30 modos de entrenamiento. Cinco de ellos se pueden activar ahora de forma automática, al reconocer la pulsera que estamos practicando ese deporte. Como suele ser habitual, también es una especialista en deportes acuáticos, siendo la natación su plato fuerte.

Sin duda, este modelo es uno de los que más destacan en la relación calidad-precio. En concreto, esta versión ha mejorado también su pantalla táctil, que ofrece ahora una experiencia de usuario más amigable. Si vas a hacerte con una, lo recomendable es que te hagas con una buena pulsera de calidad e hipoalergénica, pues la que viene por defecto no es gran cosa y desmerece bastante la calidad del dispositivo.

Las mejores smartbands de gama alta

Ahora que ya te hemos contado los modelos más asequibles que puedes comprar, toca hablar de los modelos más avanzados. Esos que podrían incluso sustituir a un smartwatch. Son los siguientes:

Xiaomi Redmi Smart Band Pro

Xiaomi Redmi Smart Band Pro

Es la versión de gama alta de la Xiaomi Mi Band 6. Tiene un diseño más cuadrado, y vale unos cuantos euros más. La principal diferencia es que este segundo modelo tiene soporte para más deportes, soportando un total de 110. Además, tiene casi el doble de batería, aunque su autonomía es prácticamente la misma debido al mayor gasto energético producido al monitorear estos deportes.

Fitbit Charge 5

fitbit charge 5

Este modelo es el monitor de actividad más reciente que ha lanzado Fitbit, y tiene una serie de características que suelen estar únicamente en los smartwatches más caros, como el monitor de frecuencia cardiaca (ECG).

Este modelo tiene ‘Always On Display‘, es decir, podemos consultarla en cualquier momento y siempre estará encendida. Además, tiene un buen rendimiento incluso bajo el Sol, y es ideal para hacer deporte incluso en los días más más iluminados.

Es resistente al agua hasta 50 metros, tiene tracking de varios deportes, sirve para hacer pagos y también tiene GPS. Su batería puede durarte una semana y es un dispositivo con muy buenos acabados. Eso sí, al no tener botones físicos, es algo más complicado actuar con el monitor que si lo hiciéramos con un smartwatch.

Los links a Amazon con pulsera de actividad que aparecen en este artículo forman parte de nuestro acuerdo con su Programa de Afiliados y podrían reportarnos una pequeña comisión por su venta (sin que esto afecte al precio que tú pagas). La decisión de publicarlos y añadirlos se ha tomado, como siempre, libremente y bajo criterio editorial, sin atender a peticiones por parte de las marcas involucradas.

¡Sé el primero en comentar!