Aprende jugando con Sphero, LEGO y la educación STEM

Existen dispositivos que no sólo resultan divertidos, también son muy educativos y gracias a ellos lo más pequeños pueden iniciarse en temas como la programación. Y eso, a día de hoy, es algo importante de cara a esas competencias que les van a permitir desarrollarse y mejorar. Por eso, vamos a ver los dispositivos tecnológicos y educativos ideales para los más pequeños.

Potenciando la educación STEM

Si eres docente, estamos convencidos de que el término STEM no te pilla por sorpresa. Y si eres padre, tampoco creemos que no lo hayas escuchado en alguna que otra ocasión si tu hijo tiene ya cierta edad.  Porque en la actualidad, todo lo relacionado con la Ciencia, la Tecnología, la Ingeniería y las Matemáticas (de ahí las siglas de STEM, de sus correspondientes términos en inglés: Science, Technology, Engineering and Mathematics) disfruta de un gran protagonismo dentro de las aulas.

Es por ello que cada vez sorprende menos que numerosos fabricantes lancen productos que no sólo permiten pasar ratos muy divertidos sino también aprender cómo funcionan las cosas, qué permite que ejecuten una serie de acciones y cómo se programan estas para automatizar todo tipo de comportamientos. Competencias que en un futuro les ayudarán a poder encarrillar con mayor solturas todo tipo de carreras técnicas. Y si no es así, tendrán un conocimiento que siempre resultará útil a la hora de resolver problemas lógicos, potenciando incluso su propio pensamiento crítico.

Así que, si quieres conocer algunos de estos dispositivos, sigue leyendo. Porque puede que a continuación encuentres el regalo ideal para su próximo cumpleaños u otro momento en el que crear que se merece algún tipo de premio.

Lego Mindstorms

Lego lanzó hace algunos años un dispositivo que ha dado mucho juego y no sólo a los más pequeños, también a aquellos que ya tienen cierta edad. Lego Mindstorms es el nombre de este kit que ya va por la versión tres.

Combinado junto al resto de piezas del fabricante, con este kit consistente en una unidad centrar más el uso combinado de diferentes servos se puede llegar a contruir prácticamente cualquier cosa que imagines. Y ese es su principal atractivo junto al uso de lenguajes de programación muy visuales, basados en bloques, que dan a los más pequeños la oportunidad de ordenarle qué debe hacer.

Recomendado para niños a partir de 10 años, sin duda alguna es uno de los productos con orientación STEM que más juego puede llegar a dar. Así que, a pesar de tener un precio elevado, a la larga merece mucho la pena.

Lego Boost

Similar al anterior, aunque un poco más sencillo para que niños de unos siete años ya puedan lanzarse a usarlo, Lego Boost es un robot que junto a su aspecto simpático y esas ruedas tipo tanque que le permiten desplazarse cuenta con la capacidad de ser programado fácilmente con sólo instalar una aplicación disponible tanto para dispositivos iOS como Android.

De este modo, junto al robot Vernie y los otros cuatro modelos adicionales que se pueden construir, los pequeños aprenden robótica y programación. Dos temáticas que les permite pasárselo muy bien jugando con todas y cada una de sus posibilidades a la par que adquieren habilidades importantes.

Parrot Mambo Fly

Parrot no logró destacar con sus drones con un perfil mucho más creativo porque DJI no se lo permitió, pero sí encontró un hueco importante dentro del sector educativo. Con el Parrot Mambo Fly se han metido en numerosas escuelas y no es para menos.

Para empezar, el Parrot Mambo Fly es muy divertido de volar y basta con un teléfono móvil o tablet para poder controlarlo a través del uso de los mandos que aparecen en la pantalla táctil cuando se ejecuta su aplicación. Aunque lo más interesante es cuando se puede usar para programar una serie de acciones con las que se le pueden indicar cosas como despegar y aterrizar, altura a la que debe elevarse e incluso los recorridos que son capaces de realizar.

Así, en muchos colegios no sólo son un instrumento idóneo para enseñar programación, también una forma muy creativa de incentivar la imaginación del alumnado gracias a que se pueden crear cosas tan llamativas como coreografías con el uso de varios drones, etc.

DJI Tello

Similar a la propuesta de Parrot, el DJI Tello es también un dron que de cara al sector educativo también aporta interesantes ventajas. Es cierto que la opción de Parrot con ese cañon de bolas o el brazo resulta más divertido para los pequeños, pero como dispositivo de vuelo y al contar también con su propia cámara integrada puede dar mucho juego la solución de DJI.

Así que sólo es cuestión de ver cuál te interesa más, del DJI Tello hay que destacar su buen comportamiento en vuelo. A fin de cuentas es una propuesta de DJI y eso se ha de notar en algún momento viendo que es el fabricante líder de drones de consumo.

Sphero

Estas esferas robóticas son otro clásico dentro de las aulas STEM y también es completamente lógico que así sea. Algunos puede que las conozcan gracias a esos juguetes que basados en ellas (son del mismo fabricante) llegan con la apariencia de BB8 y BB9 de Star Wars.

Pues bien, estas esferas ofrecen características como el uso de sensores programables y luces LED con las que el pequeño puede interactuar y hacer que interactúe con otros dispositivos similares. Además, gracias a Sphero Edu se pueden programar para hacer todo tipo de actividades. Alguna de ellas muy lúdicas como jugar a tirar los bolos y otras más académicas con las que se puede incluso demostrar el teorema de Pitágoras. Aunque si somos sinceros, una de las más divertidas es cuando se le pone una funda de silicona y se lanza al agua para que se desplaza por su superficie.

Wonder Workshop Dash & Dot Robotics

Wonder Workshop es otra de esas marcas que han sabido hacerse un hueco en el sector educativo con una serie de robots que permiten enseñar a los más pequeños de forma divertida. Estos ofrecen o disponen de dos tipos de propuestas.

Por un lado está el Robot Dash el cual permite que lo niño a partir de seis años aprendan cómo es todo el tema de programar mientras experimentan cómo reacciona este robot al entorno que los rodea gracias a su capacidad de movimiento.

Robot Dot por su lado es como una especie de cerebro pensado para enseñar programación de forma intuitiva a los pequeños. Mediante diversos juegos y alguna que otra característica como los LEDs que cambian de color hacen que sea todo mucho más visual y sencillo.

Osmo

Osmo Little Genius Starter Kit es un conjunto de herramientas que a través del uso de un iPad y un accesorio que se coloca en la parte superior, donde está la cámara frontal, permite a los más pequeños interactuar con su aplicación.

Es un juguete muy interesante que le permite desarrollar ciertas habilidades gracias a ese tipo de interacción que ofrece. También es verdad que dejar un iPad a un pequeño de entre 3 y 5 años puede que igual no sea la mejor idea, por el bien del propio dispositivo, pero eso que ya decida cada uno.

Raspberry Pi 400

Si se habla de educación, programación y todo lo que conlleva es innegable que un producto que no puede faltar es la Raspberry Pi. Entre los diferentes dispositivos, en la actualidad la Raspberry Pi 400 es la más interesante de todas. Porque en el cuerpo de un teclado ya está integrada la placa y se tiene todo lo necesario para empezar a funcionar. Lo único que se necesita es una pantalla a la que conectarla.

Para niños algo más avanzados en temas de programación es un dispositivo ideal para seguir aprendiendo e investigando todas las posibilidades que ofrece.

Qué pasó con Arduino

Llegados a este punto puede que te preguntes dónde quedaron las placas Arduino. Pues bien, al igual que las propias Raspberry Pi, estas son también todo un clásico en las aulas de informática y tecnología, pero son para la realización de proyectos algo más complejos que requieren una base más sólida. No sólo en programación, también en el uso de otros componentes, soldadura, etc.

Así que, sí, Arduino y Raspberry Pi dan mucho juego también como dispositivos educativos, pero son más idóneos para edades avanzadas. Mientras, estas propuestas están más al alcance de niños pequeños e incluso padres que quieran experimentar junto a ellos y no tienen mucha experiencia previa.

Los enlaces de este artículo pertenecen al Programa de Afiliados de Amazon y su compra podría reportarnos una pequeña comisión (sin que afecte al precio que tú pagas). La decisión de publicarlos, no obstante, responde a criterios puramente editoriales por parte de El Output, sin atender a peticiones por parte de las marcas mencionadas.