Realme Techlife Robot Vacuum: limpia tu hogar de forma inteligente

Realme Techlife Robot Vacuum, ese es el nombre del primer robot aspirador y friegasuelos del fabricante que hasta el momento nos había sorprendido con teléfonos móviles con precios y prestaciones muy atractivas. Ahora parece que sigue ese mismo esquema e introduce una propuesta cargada de tecnología a precio competitivo y con una buena capacidad de limpieza, que a fin de cuentas es lo importante.

Realme Techlife, análisis en vídeo

Un diseño útil, no innovador

El diseño de los robots aspiradores a día de hoy no sorprenderá a nadie, porque prácticamente el 99% de todos ellos es circular. En esta ocasión no estamos frente a ese 1% restante, así que lo que te encuentras nada más sacar el aparato de su caja es un robot aspirador circular.

Donde cada fabricante aporta su pequeño punto de diferenciación es en los acabados y en pequeños detalles como la inclusión o no de algún tipo de asa que sirva para transportar el robot de una ubicación a otra más fácilmente o ayudar también en el proceso de extracción del depósito para su vaciado y limpieza.

En el caso del Realme Techlife Robot Vacuum lo más destacado es el acabado en plástico brillante de su parte superior y ese pequeño saliente donde se encuentra el sensor LiDAR con ese toque amarillo característico de la marca. Bueno, eso y que aquí no hay ningún tipo de asa. Esto último dificulta un poco el llevar el robot de un lado a otro, pero también es cierto que la idea es que no haya que hacerlo apenas. Y para vaciar el depósito, sólo tienes que agacharte y quitarlo con un simple gesto.

Por tanto, el diseño del robot aspirador de Realme no romperá esquemas, pero sí consigue algo que es básico en cualquier propuesta de este tipo: ser útil y funcional para su cometido.

Las claves del Realme Techlife

Pensar que por ser todos los robots aspiradores iguales en cuanto a diseño implica que a la hora de limpiar también son idénticos es caer en un error importante. Esto no es así y hay aspectos técnicos que marcan de forma notable la eficacia a la hora de limpiar. Y ojo, para limpiar bien no sólo hace falta un nivel de succión alto o lo último en tecnología, hay que tener un equilibro entre ambos apartados. Para que también el precio no se dispare y resulte una opción atractiva.

El Realme TechLife es un robot que sí ha encontrado bien ese equilibro entre tecnología y capacidad de limpieza. Pero si te parece te contamos cuáles son los motivos por los que esto ocurre.

38 sensores para controlar todo a su alrededor

A nivel de tecnologías el Realme TechLife es uno de los robots aspiradores más completos, incluye 38 sensores que le permiten detectar obstáculos, distancias entre él y las paredes de la habitación, superficie que está limpiando, temperaturas e incluso si está en el suelo o lo has cogido para llevarlo a otra habitación.

Todo esto lo hace con sensores que van desde giroscopios hasta sensores de temperatura, ToF o tipo LiDAR como el que posiblemente habrás visto y conocerás por dispositivos como los iPhone o iPad de Apple e incluso el Pixel de Google entre muchos otros.

Gracias a toda esta tecnología y una aplicación de la que luego te hablamos con detalle, el robot aspirador de Realme es capaz de realizar sus tareas de forma eficaz.

Dos cepillos en lugar de uno

La mayoría de los robots aspiradores incorporan un sólo cepillo. Este es el encargado de llegar a zonas como las esquinas de una habitación para arrastrar la suciedad hasta el rodillo principal donde será succionada.

Pues bien, aquí Realme apuesta por colocar dos cepillos con los que ese proceso de barrido se realiza de un modo más eficiente. Una prueba de ello es cómo fue capaz de recoger harina del suelo, algo que no es nada fácil debido al propio tamaño de la misma y su facilidad para ser esparcida. Al tener dos cepillos, entre ambos conseguían una limpieza más efectiva.

Un rodillo principal muy efectivo

La zona de los rodillos y estos mismos en los robots aspiradores pueden ser muy variadas. Están los rodillos que sólo hacen uso de cerdas tipo escobas, también los que son completamente de goma y también robots que apuestan por el uso de uno o dos.

En este caso Realme combina un poco todo. Sólo tenemos un rodillo, es cierto, pero este tiene cerdas con una mayor densidad y también partes de goma. Gracias a esta combinación el barrido es muy efectivo, pero también la capacidad para quitar del suelo la suciedad más incrustada. Por lo que la capacidad de limpieza aumenta considerablemente.

Navegación avanzada

Los sensores antes mencionados ofrecen ventajas de todo tipo, pero hay una que hemos comprobado que marca diferencias: la navegación del robot. Gracias principalmente a este sensor LiDAR el Realme Techlife es capaz de crear un mapa detallado de la casa, detectando las medidas exactas y mobiliario que pudiese impedir su trabajo de limpieza. Por ejemplo, mesas o muebles donde le resulta imposible entrar.

Esta información es la que luego permite aprovechar opciones de la aplicación como la posibilidad de definir muros virtuales o establecer qué zonas quiere que limpie o no. Incluso que lo haga en seco o aprovechando la opción de fregado si se adquiere el accesorio adicional por separado.

Una potente aplicación e integración con asistentes de voz

Junto a todo lo visto ya ahora toca hablar de la aplicación, uno de esos apartados que también resultan importantes. Porque con este tipo de robots uno de los beneficios que se buscan es el de poder tener más tiempo libre al necesitar la casa un menor mantenimiento.

Pues bien, para conseguirlo es importante que la limpieza sea efectiva en cuanto a la propia capacidad de succión del dispositivo, pero también en la eficacia de hacerlo en todas las zonas por igual a menos que así lo definamos nosotros. De ahí que contar con una aplicación capaz resulte imprescindible.

En este caso Realme Link es la app que se encarga de la gestión del robot. Es una app disponible para dispositivos móviles y cuenta con la capacidad de gestionar este y otros muchos dispositivos de la marca. Porque como hemos dicho, Realme tiene la intención de seguir trayendo más dispositivos pensados para el hogar conectado.

Desde la aplicación, tras un proceso de emparejamiento muy sencillo y bien guiado, podremos controlar una gran variedad de opciones que irán desde la programación de los días y horas de limpieza, si queremos que lo haga sólo en zonas concretas o en toda la casa, qué tipo de limpieza, intensidad de la misma, etc.

Es decir, los usuarios menos expertos en este tipo de soluciones encontrarán que ajustar cada parámetro es muy sencillo. Pero los más avanzados no sentirán que están limitados. Porque incluso con la integración en plataformas como Alexa o Google Assistant será hasta sencillo el poder crear rutinas personalizadas.

Además, para que veas el potencial de la aplicación, en ella podrás guardar hasta cinco mapas que pueden corresponder a cinco domicilios o ubicaciones diferentes como casa y la oficina, etc. En cada uno de estos podrás editar zonas restringuidas donde, por ejemplo, el uso del aspirador no sería recomendable por tratarse de algún tipo de suelo más delicado o porque suele haber cables con los que podría enredarse. También el tipo de limpieza, porque si son moquetas o alfombras no sería idóneo recurrir a la opción de fregado, etc.

Sin duda la aplicación es uno de esos apartados que le dan más valor al conjunto global que propone Realme con su primer robot aspirador. Porque te da hasta estadísticas del total de áreas limpiadas, los ciclos y el tiempo total.

El lado oscuro del robot

Para finalizar, la experiencia de uso que hemos tenido con este robot aspirador y friega suelos de Realme ha sido muy satisfactoria. La capacidad del depósito, la autonomía, el poder de limpieza y todas las opciones de software hacen que rápidamente te acostumbres a él y a todas esas ventajas que puede aportar en el día a día.

Aún así, como ocurre con otros robots similares, este también tiene su lado oscuro. Y es que hay situaciones donde tendrás que tener ciertas precauciones. La primera es en aquellas habitaciones o estancias con muchos muebles que le dificulten el circular libremente. Ahí la limpieza sólo será perimetral, por lo que tendrías que ir detrás para limpiar debajo de mesas, etc. El motivo es evidente, si no entra no puede hacer otra cosa que bordear.

La segunda es que los cables o pequeños objetos puede intentar aspirarlos y en la mayoría de ocasiones lo único que conseguirá es bloquear el cepillo principal, deteniendo así el proceso de limpieza. Por lo que es conveniente no dejar nada por el suelo tirado.

Por último está el tema de las alfombras de pelo largo o aquellas que son más altas de lo normal. En esas ocasiones las ruedas y la propia altura marcarán si podrá o no limpiarlas. Esto es algo común a todos los robots, así que al igual que con los puntos anteriores lo único que tienes que hacer es tener ciertas precauciones y listo. Porque por lo demás es un robot muy solvente y con una capacidad de limpieza que sorprende y notarás desde el primer día. En especial cuando pases la fregona por primera vez tras usarlo y veas que el agua ya no sale tan sucia como antes.

Respecto al precio, durante un tiempo limitado estará a un precio de preventa especial de sólo 279 euros, luego pasará a su precio oficial de 379 euros. Por lo que, no te lo pienses mucho.