La capturadora de vídeo HDMI más económica, ¿es suficiente?

La capturadora de vídeo HDMI más económica, ¿es suficiente?

Pedro Santamaría

Ha estado delante nuestra durante mucho tiempo y no la habíamos visto. O sí, pero no le prestamos atención. Porque viendo el precio de otras propuestas los normal era desconfiar acerca de su rendimiento. Ahora nos hemos lanzado a probar la capturadora de vídeo HDMI más económica (o casi) y ¿funciona bien para streaming, videollamadas o captura de gameplays? Te lo contamos.

La opción más económica para capturar vídeo

Las videollamadas y creciente interés por el streaming en Twitch o YouTube durante los últimos meses provocaron un aumento en las ventas de webcams y capturadoras HDMI. Eso a su vez hizo que se agotasen rápidamente y que los precios se dispararan de forma injustificada en algunas tiendas con unidades disponibles.

Afortunadamente todo parece ir volviendo a la normalidad en cuestión de precio y disponibilidad, aunque durante la locura generalizada hemos sacado dos cosas buenas. La primera es que la mayoría de fabricantes de cámaras como Sony, Panasonic, Canon, Nikon, Fuji, Olympus e incluso GoPro han acabado lanzando aplicaciones que permiten usar algunas cámaras a modo de webcam. Y la segunda es que nos ha dado por probar otras opciones de capturadoras menos conocidas.

Así es como llegamos a esta de la que hoy te hablamos, un modelo queofrece un rendimiento bastante interesante. También limitaciones, pero poco más se le puede pedir por un precio entre 16 y 24 euros. De modo que, si estás interesado en hacerte con un dispositivo de este tipo para mejorar tus vídeoconferencias o hacer directos en Twitch y Youtube, incluso capturar vídeo de otra fuente, te contamos qué puedes y qué no puedes esperar de esta económica capturadora de vídeo HDMI.

HDMI Video Capture, ¿cómo funciona?

En primer lugar has de saber que este es un producto clónico. Eso significa que no hay un único fabricante y puedes encontrar el mismo dispositivo vendido por la marca X o Y. Aún así, a nivel interno y externo sí es la misma capturadora HDMI. El modelo exacto que nosotros hemos adquirido es este, el cual tiene un coste actual de sólo 16 euros en Amazon.

Físicamente es tal y como ves en imagen. Un pequeño stick donde en un extremo tiene un conector USB 2.0 y en el otro una conexión de entrada HDMI. Ahí será donde tendrás que conectar el cable HDMI que salta de tu cámara de foto o vídeo, consola de juegos o cualquier otra señal de vídeo HDMI.

Una vez tengas todo esto, es tan sencillo como conectarla al ordenador y usar algún software de captura. Aquí hay muchas opciones, desde el popular OBS que se usa para temas de streaming hasta VLC o similares. Al fin y al cabo, este dispositivo lo que hace es ofrece una interfaz que el equipo reconoce como cámara USB.

Por tanto, sin mayor complicación en cuanto a conexión, el resto de detalles referentes a su configuración dependerá más de la aplicación. En ella, según la que uses, podrás definir qué resolución de captura quieres usar. La máxima que permite es 1080p a 60 fps. Es cierto que admite una señal de entrada de vídeo 4K, pero la conversión y captura que realiza alcanza como mucho la resolución Full HD.

Esto puede ser un problema si quieres capturar material con la máxima calidad para una edición posterior, pero para temas de streming o directos lo normal es hacerlo a 1080p, por una simple cuestión de recursos. Y es que para gestionar y emitir vídeo 4K vas a necesitar un equipo mucho más potente. Así que, si quieres ese extra de calidad, hay dispositivos mucho más completos y caros también.

Por último, aunque esto es más una cuestión de software y sistemas operativos, en ocasiones puede que tengas que volver a revisar las configuraciones de entrada tanto para audio como vídeo, por si se hubiesen modificado. Si no es así es probable que no escuches o te veas bien y se debe a eso.

Calidad de la captura

Sabiendo cómo es el dispositivo, veamos cómo rinde. En las pruebas realizadas hemos usado diferentes equipos y sistemas operativos. Así, desde un PC con Windows hasta un Mac Pro o MacBook Air con macOS e incluso usando Windows a través de Bootcamp, el resultado has sido satisfactorio aunque con algunos peros.

Al conectar vía USB 2.0 ofrece una ventaja que otras capturadoras no tienen, como la de elgato. Su Cam Link 4K requiere una conexión USB 3.0 para poder ser usada. Eso en equipos recientes no suele ser un problema, pero si no tienes conectar compatible no podrás usarla. Por tanto, para quien aún use equipos con sólo USB 2.0 es una gran opción. El problema es que el ancho de banda que ofrece es más limitado, eso reduce la calidad máxima de la imagen.

Si con la opción de elgato se logra una captura de vídeo 4K a 30p máximos, aquí sólo tenemos 1080p a 60 fps. Aún así, para streaming o videollamadas es más que suficiente. Porque mayor resolución también requiere mayor potencia por parte del equipo para gestionar el vídeo y audio capturado. Con este dispositivo no sólo podemos capturar vídeo, también HDMI siempre y cuando la fuente de vídeo envía dicha señal.

Claro que lo que realmente importa es la compresión que pueda aplicar a la hora de capturar la señal de vídeo y el lag. Aquí decir que no es un gran problema, puede que según la cámara haya ocasiones en las que la imagen no sea igual de limpia que usando otras capturadoras, pero en líneas generales la calidad es buena teniendo en cuenta el dispositivo que es y su precio.

Lo que sí has de tener en cuenta es que existe un poco de retraso en el audio y vídeo capturado. No es mucho y no debería afectar negativamente a la hora de realizar un streaming. Pero si buscas el máximo rendimiento y calidad, entonces tendrías que optar por otras alternativas.

¿Merece la pena?

Sin duda esta es la gran pregunta, ¿merece la pena este dispositivo teniendo en cuenta su precio y el de sus alternativas? La respuesta es sí, siempre y cuando no seas un usuario exigente.

Si quieres realizar directos de forma puntual o mejorar la calidad de tus videollamadas y no cuentas con un equipo potente, entonces te diremos que sí es una gran opción. Si por el contrario buscas algo de mayor calidad, entonces la solución de elgato Cam Link 4K o dar el salto a capturadoras de mayor nivel como la ATEM Mini de Black Magic es lo idea. Eso sí, el desembolso será mayor. Así que tienes que valorar qué te interesa más.

*Nota al lector: los enlaces aquí publicado forman parte de nuestro acuerdo con el programa de afiliados de Amazon. A pesar de ello, nuestras recomendaciones se crean siempre libremente, sin atender a ningún tipo de petición por parte de las marcas mencionadas en el artículo.