Sony A6600, análisis: interesante para fotos, genial para vídeo

Sony A6600, análisis: interesante para fotos, genial para vídeo

Pedro Santamaría

A finales de agosto de 2019 se presentó la Sony A6600, una cámara con sensor APS-C y la intención de convertirse en la referencia dentro de la familia A6x00. Durante unas semanas, en una situación un tanto extraña para analizar una cámara, he podido probarla y hay dos preguntas sobre ella que igual también te haces: ¿cómo se comporta en temas de vídeo y si es mejor opción que la popular A7 III? Te cuento mi experiencia.

Sony A6600, análisis en vídeo

Sony A6600, características

La Sony A6600 es una cámara que de primeras no te va a sorprender por diseño ya que mantiene la estética y líneas habituales de esta familia tan popular. Aún así, hay algunos detalles que físicamente marcan diferencias y mejoran tanto el uso como las prestaciones. Pero antes, un repaso a su hoja técnica y sus características más destacadas.

  • Sensor CMOS Exmor APS-C de 24,2 MP
  • Sistema de enfoque híbrido (detección de fase y por contraste)
  • Puntos de enfoque 425
  • Estabilizador 5 ejes
  • Pantalla LCD táctil con 921.600 puntos de resolución
  • Autonomía 800 disparos aproximadamente y 140 minutos de grabación de vídeo
    Precio

Si comparamos la hoja técnica, puede que no te parezca nada del otro mundo. Porque el sensor es el mismo que se venían usando en otros modelos y la única diferencia está en el procesado que comparte con la A9. Por lo demás, son esos pequeños detalles y mejoras los marcan la diferencia.

Claro que, antes de seguir, una pequeña aclaración para entender la familia a6x00 de Sony. Porque a menos que sigas un poco su actualidad es fácil confundir qué cámara es más reciente. Así que, para facilitarte un poco podríamos decir que hay como tres gamas dentro de la misma familia. En negrita los modelos que sistituyen a las anteriores

  • Sony A6000 >  A6100
  • Sony A6300 > A6400
  • Sony A6500 > A6600

Por tanto, la A6600 es la cámara de más alta gama dentro de la familia APS-C de Sony. Eso sí, su precio oficial de 1.600 euros sólo el cuerpo hacen que pierda cierto interés al tener muy cerca la Sony A7 III, una cámara Full Frame muy popular y capaz.

Compacta y con ergonomía mejorada

La Sony A6600 es una cámara que de primeras no parece aportar nada nuevo, pero sí que incluye pequeños detalles que hacen que haya una interesante mejora en ergonomía. El más evidente es el tamaño de la empuñadura. Comparado con otros modelos, a pesar de tener un cuerpo muy compacto, ahora es mucho más cómodo sujetar la cámara .

Por lo demás, con varios botones programables que podrás configurar a tu gusto, la cámara es muy agradable de usar en prácticamente todo tipo de situaciones. Claro que, por ejemplo, sí se echa en falta una segunda rueda de control, para no tener que recurrir a la trasera que hace las veces de cruceta. Así sería más sencillo manejar aspectos como la velocidad de obturación y diafragma. Es mi única queja, aunque entiendo que para otros haya otros aspectos que puedan gustarles más o menos.

En resumen, con buenos materiales, un alto nivel de construcción y un cuerpo de magnesio contra polvo y humedad, puede que me aventure, pero esta es una cámara perfecta para llevar siempre encima y con la tranquilidad de que aguantará bien el uso intensivo.

Una pantalla para vloggers

Con un panel LCD TFT, la calidad de esta pantalla es muy alta. La imagen previa que se ve y la respuesta al control táctil hacen que resulte muy cómoda de usar en el día a día. Además, tienes opciones para establecer el nivel de brillo según te interese. Por ejemplo, brillo bajo cuando la usas en interior o brillo máximo para cuando estás a plena luz del sol.

No obstante, lo más destacado es su posibilidad de abatirse y permitir ver qué estas grabando o vas a encuadrar cuando te haces una foto a ti mismo o grabas vídeo en formato vlog. Eso sí, hay una pequeña pega y no es que una pequeña parte de la imagen no se vea al ser tapada por el visor. El gran problema de esta solución por parte de Sony es que si colocas un micrófono en su zapata para el flash vas a tapar la imagen de la pantalla. Si es un micrófono con un deadcat como el que ves en la imagen, entonces directamente no verás nada.

La solución pasa por usar algún tipo de accesorio como las jaulas de Smallrig para poder colocar el micro a un lado y no tapar la pantalla. Un complemento que para vloggers será imprescindible. Por lo demás, esta es una de las grandes novedades de esta cámara.

Experiencia de uso

Entremos en materia y hablemos de temas interesantes, los que de verdad hacen que decidas o no considerar su compra. El primero de ellos: la experiencia de uso.

He usado varias cámaras del fabricante a lo largo de todos estos años y admito que sus menús me siguen pareciendo complejos. No son imposibles de aprender, pero comparado con otras propuestas es cierto que necesitarás incluso hacer un mapa mental para encontrar fácilmente aquello que necesitas. Al menos, hasta que logres memorizar las opciones habituales para tu trabajo.

Lo bueno es que si dedicas un rato a personalizar los controles, sí que podrás hacer un uso mucho más rápido y eficiente de la cámara. Por ejemplo, con los C1 y C2 puedes establecer distintos ajustes para pasar de un modo de vídeo a otro.

Del visor electrónico sólo comentaré que resulta igual de cómodo que en versiones anteriores y la calidad es muy buena. No es el mejor visor que yo he probado, ese título lo ostenta otra cámara, pero el nivel es muy alto.

Respecto a la batería, la mayor empuñadura permite mejorar el agarre y también el incluir la misma pila de la A7 III. Eso significa que puedes hacer hasta unos 800 disparos o grabar vídeo durante algo más de dos horas sin temor. Es más, con un par de baterías vas tranquilo la calle y sabes que no te vas a quedar tirado. Eso sí, lleva suficientes tarjetas de memoria.

Hablemos de calidad de imagen y vídeo

Cuando se presentó la cámara, la primera crítica que se le hizo es que ofrecía el mismo sensor de 24,2 MP que la marca llevaba años usando. A ver, admito que mejores sensores siempre son bien recibidos, pero hay otros aspectos que deberían pesar mucho más. Sobre todo porque, visto lo visto, la calidad de imagen y vídeo de una cámara también depende de su procesador, y aquí la A6600 hereda el de la A9. Eso significa una ciencia de color ligeramente distinta y que me ha gustado mucho.

De todos modos, es complejo probar una cámara de estas características en pleno confinamiento. No imposible, porque se pueden hacer muchas y variadas fotos en el interior de casa, pero lo cierto es que te quedas con ganas de salir a pasear y capturar todo aquello que se te cruza por delante. Especialmente por el sistema de enfoque, una de sus grandes armas.

Sinceramente, el AF de Sony siempre ha estado a un gran nivel, pero en esta ocasión es que resulta prácticamente sobresaliente. Tanto si se trata de una persona o un animal, su sistema (compartido por las A7 y A9) es capaz de detectar tanto la cara como hacer seguimiento al ojo. Gracias a esto, vas a poder asegurarte que la gran mayoría de fotos que hagas a sujetos en movimiento saldrán perfectamente nítidas.

Por lo demás, quédate con estos apuntes:

  • El control de ruido sigue siendo una de las virtudes de Sony, hasta ISO 6400 el comportamiento es muy bueno y si necesitas subir un poco más seguirás obteniendo resultados usadles
  • La ciencia de color mejora, sigue teniendo ese toque particular de la marca, pero resulta más agradable que con modelos anteriores
  • El nivel de detalle es alto, aunque aquí la óptica usada marca mucho la experiencia

Claro que, como decía al inicio, a esta cámara le iba a pedir algo más. Si por algo me interesaba probarla era por sus funciones de grabación de vídeo. En primer lugar porque es lo que más me interesaba por el propio contenido que realizamos para nuestro canal. Y en segundo, porque llegaba con algunos puntos como el uso del AF continuo y la grabación sin límite de tiempo.

Tras probarla grabando vídeo, se le podría achacar el no tener vídeo 4K a 60p, lo máximo es 30p, pero el clip que es capaz de capturar me gustó mucho. Es cierto que hay que hacer un cursillo para entender bien los diferentes perfiles de color SLOG, HLG, Cinema, etc., pero cuando los vas entendiendo da mucho juego.

También la cámara lenta resulta super interesante, pero lo mejor es que si te grabas a ti mismo, sus sistema de enfoque es una garantía de que podrás moverte sin salir de foco. Eso con respecto a otras cámaras es una auténtica ventaja que se valora sólo cuando la has probado.

Además, al igual que en foto, la gestión del ruido es muy buena. Por tanto, con esto y con lo visto anteriormente, admito que me ha gustado mucho ver todo lo que es capaz de ofrecer esta cámara en temas de vídeo. Modo que se complementa muy buen con estas otras características:

  • El estabilizador de 5 ejes que funciona muy bien, y eso hace que para temas de vlogging resulte una cámara muy a tener en cuenta
  • La grabación sin límites para grabar todo tipos de formatos sin preocupación. Por ejemplo, es genial para entrevistas. Y, además, genera un único archivo y no varios en tamaños máximos de 4GB que siempre resulta más molesto
  • El AF continuo en vídeo es el sueño de cualquiera que se grabe a si mismo o que realice planos en movimiento a sujetos u objetos que también lo están
  • Atención al modo HLG si no tienes mucha experiencia haciendo corrección de color

Una gran alternativa a la popular Sony A7 III

Si preguntas a cualquiera qué cámara sería mejor, la Sony A7 III o esta A6600 la respuesta sería clara: la primera. El sensor Full Frame es muy atractivo por la menor profundidad de campo que ofrece, mayor luminosidad y rendimiento general (es la cámara que usa Dani en nuestro canal). Pero tras haber probado esta A6600 no tengo claro que yo siguiese ese mismo patrón.

La cámara sigue sin ser perfecta, pero es que no existe esa cámara total aún. Hay aspectos que por herencia de modelos anteriores podrían mejorarse, pero es una cámara muy capaz en todo tipo de escenarios y para vídeo me parece más que interesante. El no tener límite de tiempo al grabar es una gran ventaja y por dimensiones (poca diferencia pero visible) es perfecta para llevarla siempre encima.

Lógicamente, cada uno tendrá que valorar, y si es a precio oficial sí que resulta complicado apostar por ella. Pero aprovechando alguna oferta, la A6600 la considero una gran cámara de fotos, pero una mejor cámara de vídeo. Si te dedicas a YouTube o realizas contenido en vídeo y necesitas una cámara versátil o un segundo cuerpo, la tendría en cuenta.