Realme GT, ¿es el verdadero ‘killer’ de la gama alta?

El fabricante realme sigue jugando fuerte con cada nuevo lanzamiento y, en esta ocasión, ha querido demostrárnoslo con la llegada a de uno de sus últimos lanzamientos al mercado europeo. Un teléfono que apunta muy alto sin hacer templar nuestro bolsillo. He podido probar a fondo el realme GT y hoy quiero contarte mi experiencia y si, para mí, es un teléfono recomendable.

Realme GT: análisis en vídeo

Diseño (casi) perfecto

Si en alguno momento has leído alguno de mis análisis aquí en El Output, sabrás que me gusta comenzar por lo que primero nos entra por los ojos antes de comprar un nuevo móvil: el aspecto físico. Y, en este caso, realme ha querido dotar a este modelo de un conjunto bastante completo y complaciente para todos los gustos.

En primer lugar, quiero que sepas que este teléfono estará disponible en dos acabados completamente diferentes: uno más clásico con un degradado de color azul y otro mucho más agresivo en amarillo con una franja negra, muy al estilo Kill Bill. Además, la parte de color amarillo de este último tiene un tacto de polipiel muy satisfactorio al tacto.

Dicho esto, si eres una persona más gamer, que disfruta del aspecto más llamativo, podrías optar por el que nosotros hemos probado. Pero si estabas buscando algo más clásico, menos impactante, deberías optar por el de color azul.

Hablando de esta parte trasera, además del diseño que ya te hemos comentado, nos encontramos con el módulo de las cámaras de este realme GT. Un conjunto del que luego te daré más detalles pero, haciendo referencia a este apartado, quiero destacar que no es tan abultado como el de otros modelos que hay en el mercado. Esto se agradece mucho para poder usarlo apoyado sobre cualquier superficie.

Pasando ahora a los bordes, aquí he tenido una sensación un tanto agridulce. Por un lado, he de reconocer que se trata de un teléfono muy completo, ya que en estos bordes encontramos: doble altavoz, sistema de botonera habitual, puerto USB-C para la carga y jack de audio. Pero, si es cierto que la unión entre el frontal y los bordes tiene ese pequeño resalto que en móviles que apuntan a la gama alta (algo que ya voy adelantándote de este realme GT) espero que estén algo más pulidos. Al final, no es algo dramático y acabaremos poniéndole una funda que hará que no nos demos cuenta de esto.

Y, para completar el diseño, déjame que te hable sobre el gran panel (en todos los sentidos) del realme GT. Estamos ante una pantalla super AMOLED de 6,43″ con una resolución máxima de FullHD+, que cuenta con una tasa de refresco de 120 Hz, un brillo máximo de 1.000 nits y un 100% del espacio de color DCI-P3. Todos estos apellidos se traducen en un gran panel tanto en tamaño como en especificaciones, con el que podremos disfrutar de la mejor forma de ver contenido como series, películas o vídeos de YouTube, con colores muy vivos, gran contraste y una certeza de 10 en el color.

Eso sí, me gustaría destacar 2 aspectos de esta pantalla:

  • Si eres un usuario jugón, este panel será ideal para ti gracias al tamaño y a la tasa de refresco de 120 Hz. Pero claro, ten en cuenta que no es el tamaño ideal para aquellos que tengan manos pequeñas o quieran un móvil pequeño por algún motivo.
  • Todo se ve muy bien a través de esta pantalla pero me habría gustado que, siendo un smartphone que apunta a la gama alta, realme hubiera incorporado un panel con una resolución algo mayor.

En la esquina superior izquierda de este panel encontramos su única cámara frontal con el agujero en pantalla, que será la encargada del desbloqueo facial. Acompañando a este también encontramos el lector de huellas que se esconde bajo la pantalla.

Este pack de biometría es de lo mejor que he probado hasta el momento. Es cierto que el reconocimiento facial es un sistema simple, sin proyección de puntos ni nada por el estilo, pero su funcionamiento es súper rápido al igual que el de huellas que no me ha fallado en ningún momento.

Potencia al más alto nivel

Ahora que ya lo conoces mejor al realme GT por fuera, es el momento que te cuenta qué es lo que incluye bajo su panel. Y, como ya te he ido mencionando a lo largo de este artículo, el último integrante de la familia de realme apuesta a la gama más alta. Esto significa que nos encontramos con:

  • Snapdragon 888 5G
  • Capacidades de 8 GB – 12 GB de memoria RAM LPDDR5
  • Almacenamiento interno de 128 GB – 256 GB UFS3.1
  • Batería de 4.500 mAh con carga rápida de 65 W

Con estas especificaciones ya te podrás imaginar que ante cualquier situación el realme GT se va a comportar increíblemente bien. Tanto para tareas simples del día a día como redes sociales, navegar por páginas web o en tareas exigentes como jugar a juegos potentes, con este teléfono no vamos a encontrar lag o problema alguno. Es más, esa tasa de refresco de 120 Hz potenciará la sensación de fluidez que podremos disfrutar mientras jugamos o navegamos por el smartphone por cualquier menú u opción.

Puede que, hablando de la autonomía, pienses que con una pantalla tan grande esos 4.500 mAh se queden algo cortos. Personalmente he llegado perfectamente al final del día con un uso normal. Pero si eres un usuario intensivo, es probable que necesites pasar por boxes si le das mucha caña. Realme ha solventado este aspecto incorporando una carga rápida de 65W, lo que significa que en sólo 20 minutos podremos cargar un 65% de batería (partiendo desde un 0%). Además, también dispone de diferentes modos de ahorro de energía.

Pero claro, de nada sirve tener el mejor hardware si no se incorpora un software bien optimizado. En este sentido, como es habitual, el GT dispone de la capa de personalización del fabricante realmUI en su última versión corriendo sobre Android 11. Como ya te he mencionado en otros análisis, esta no es la capa más limpia del mercado, pero ha mejorado en los últimos tiempos puliendo ciertos aspectos.

Según nos ha indicado realme, la versión que llegará a tus manos si decides comprarlo no dispondrá de apps de terceros instaladas. Además, si te gusta la personalización, esta capa incorpora ciertos ajustes interesantes con los que podrás adaptar la interfaz a tus necesidades y preferencias.

Fotografía: la pata más «corta» del realme GT

Pasando ahora al apartado fotográfico, ya te adelanto que la sensación que me ha dejado vuelve a tener sus luces y sus sombras. El elenco que lo compone está formado por 4 cámaras en total:

  • Sensor principal de 64 MP, con apertura f/1.8.
  • Sensor ultra gran angular de 8 MP, con 119º de visión y apertura f/2.3 .
  • Sensor macro de 2 MP, con apertura f/2.4 .
  • Sensor selfie de 16 MP.

De primeras, seguramente eches en falta un sensor telefoto para tomar esas capturas con una distancia focal mayor y que tanto gustan a muchos usuarios (entre los que me incluyo). En esta ocasión, tenemos el popular recorte en el sensor con un zoom digital x2 y un x5 acompañados, por supuesto, de un sistema de procesamiento en la imagen. ¿Es suficiente? Bien, hablemos de los resultados en este apartado.

La verdad es que cuando las condiciones de luz son buenas, las fotos que he podido tomar con el realme GT son de gran calidad. Sobre todo destaca ese sensor principal, que es capaz de capturar imágenes con un buen rango dinámico, colores llamativos pero para nada irreales y una nitidez perfecta. El recorte del sensor para una foto con zoom también llega a tomar grandes imágenes siempre que usemos el x2, ya que el x5 pierde mucha calidad.

El gran angular me parece un sensor correcto, con colores algo más apagados y la distorsión habitual que podemos encontrar en estas lentes. Y, respecto al macro, aquí además de ser una lente que sólo usaremos de forma esporádica, la calidad es inferior al resto. Es más, te recomendaría que usases mejor el zoom con el recorte digital antes que el propio macro.

La cámara selfie, por su lado, toma fotografías que están en la media que podemos esperar de este tipo de smartphones. Eso sí, no esperes el mismo resultado que con la lente principal, porque la nitidez y colorimetría son inferiores.

En cuanto a las fotos con poca luz, aquí la calidad se reduce como era de esperar. Aún así, podemos tomar algunas capturas decentes aunque la gestión de las luces altas falla en ocasiones. Algo que mejora mucho usando el modo noche.

En definitiva, a pesar que las capturas son muy correctas sobre todo con el sensor de 64 MP, habría preferido que en lugar de estar el macro realme hubiera incorporado un mayor zoom pero, eso sí, óptico.

Un móvil al que no se le puede pedir más por menos

Llegados a este punto, ¿recomendaría el realme GT? La respuesta corta es que sí, pero con ciertos matices. Pero antes de aclararte esto, necesito que conozcas un último aspecto muy importante para entender mi valoración: el precio.

El realme GT tiene un precio oficial de 599 euros para el modelo de 12GB+256GB que, si aprovechas su oferta de lanzamiento, podrás adquirir por 549 euros entre el 21 y 22 de junio.

Analizando bien el smartphone que he tenido en mis manos, el diseño y sus posibilidades es algo que el fabricante ha cuidado (aunque tengo mis discrepancias con esa unión entre bordes y pantalla). Respecto a los componentes, sistema operativo y experiencia de usuario, es un teléfono al más alto nivel. Puede que la fotografía sea ese apartado que, aún pudiendo tomar buenas capturas, se trate de su punto «flaco».

Pero, aún con esto, estamos hablando de un móvil que nos permite tener características de la gama más alta a un precio muy ajustado. Es más, actualmente se trata del teléfono más barato que incluye el último procesador de Snapdragon.

Dicho esto, si quieres un gran teléfono sin gastar demasiado y la fotografía no es de las aspectos primordiales en tus preferencias, el realme GT debería de estar entre los candidatos a elegir. Sobre todo, si eres de esas personas que disfrutan de una gran pantalla.