Huawei P Smart 2021: un teléfono del futuro lastrado por el pasado

Huawei P Smart 2021: un teléfono del futuro lastrado por el pasado

Daniel Espla

Huawei nos sorprendió hace poco con un nuevo lanzamiento que llega directamente del «futuro». Se trata del Huawei P Smart 2021, un nuevo integrante de la familia P Smart que incluye diferentes mejoras como el diseño, la batería o el apartado fotográfico pero que, por desgracia, sigue lastrado por la ausencia los servicios de Google. He podido probarlo durante los últimos días y hoy te quiero contar mi experiencia de uso con el Huawei P Smart 2021.

Huawei P Smart 2021, análisis en vídeo

Cambios en el diseño que sientan de fábula

Uno de los aspectos que vemos renovados en este último integrante te la familia P Smart es el del diseño y, además, en varios detalles.

Los primeros cambios los detectamos a simple vista en su parte trasera. Por un lado, el módulo de las cámaras se ha ensanchado para pasar de 3 a 4 lentes de las que luego hablamos un poco más en detalle. Por otro lado, decimos adiós al lector de huellas en la parte trasera. Esto no quiere decir que desaparezca, sino que pasa a estar en el lateral del cuerpo, integrado en el botón de desbloqueo. Estos cambios dejan una trasera mucho más limpia y estética que personalmente me ha parecido increíblemente bonita y elegante. Esta trasera está disponible en 3 colores: azul verdoso, rosa y negro.

Otras modificaciones que le sientan increíblemente bien a este nuevo teléfono de Huawei es la despedida del notch en su frontal. Ahora nos encontramos una pantalla mucho más aprovechada, con el agujero que esconde la única cámara frontal de este teléfono. Esta cámara es la encargada del reconocimiento facial del dispositivo. Un sistema de desbloqueo que funciona de forma correcta al igual que el lector de huellas pero, a pesar de esto, personalmente sigo optando siempre por esta segunda opción por su mayor rapidez.

Y pocos más cambios encontraremos en el apartado estético. Es más, Huawei ha decidido mantener viejos conocidos como el USB-C para la carga y el jack de 3.5mm en su parte inferior.

En definitiva, creo que estos cambios han sido todo un acierto por parte del fabricante, manteniendo lo que sus usuarios necesitaban y añadiendo aquellos aspectos que le hacen ser un móvil actual, elegante y llamativo, sin entrar en excentricidades. Creo que, con estas modificaciones Huawei pretende captar no sólo a aquellos usuarios que quieran un buen teléfono sino que, también, los que valoren el diseño dentro de una de las gamas más complicadas de smartphones. ¿Lo consigue? Al menos en este aspecto creo que sí, pero veamos si en el resto de detalles ha mantenido el listón.

Cumple pero no destaca en el multimedia

Adentrándonos un poco más en el frontal de este P Smart 2021, este cuenta con un panel IPS de 6,67″, con una resolución máxima de FullHD+. ¿Te suena de algo esta pantalla? Exacto, comparte tecnología y resolución con su antecesor, mejorando en aspectos como el aprovechamiento del frontal y su tamaño.

Con esto no quiero infravalorar la experiencia a la hora de reproducir contenido en el panel. Los colores son muy correctos, la pantalla se ve bien tanto dentro como fuera de casa y podremos disfrutar de ver series y películas con ese tamaño de pantalla. Pero claro, en los tiempos que corren, diría que le falta algo para destacar. Algo como un mayor refresco de pantalla o una resolución algo superior como ofrecen otros smartphone por el mismo o, incluso, un precio menor. Esto mejoraría mucho la experiencia al reproducir contenido multimedia, navegar por los menús o jugar a juegos. Una experiencia que es justo de la que ahora hablamos a fondo.

Titular acorde con la experiencia en rendimiento

Mucho más conservadores han sido desde Huawei con lo que esconde este teléfono bajo la pantalla. Nos encontramos al Kirin 710A, un viejo conocido, junto a unos modestos 4 GB de memoria RAM y una capacidad de 128 GB, ampliable mediante tarjetas de hasta 512 GB.

Siendo totalmente sincero, me preocupaba que en el apartado de la experiencia de uso diario este smartphone pudiera quedarse corto viendo la lista de especificaciones. Pero, dándole la vuelta a mis expectativas, finalmente ha cumplido muy bien en todos los apartados.

Moverse por los menús, navegar por internet o usarlo para ver Instagram o Twitter es algo que ha hecho sin despeinarse. Luego, llegado el momento de pedirle el máximo, me ha sorprendido que esos 4 GB de RAM (que era lo que más me preocupaba) no hayan lastrado la experiencia a jugar a juegos potentes en ningún momento. Puede que, de forma muy puntual, haya notado alguna bajada de fps pero ha sido algo totalmente anecdótico.

Eso sí, como te decía en el apartado de la experiencia multimedia, he echado en falta una tasa de refresco superior que diera una mayor suavidad en los movimientos al jugar. No es algo crítico, pero si habría hecho que brillase más.

Una autonomía sobresaliente

Lo que sí quiero destacar antes de terminar este apartado del rendimiento y pasar con otros detalles, es el gran cambio respecto a los componentes internos de este nuevo P Smart: la batería. Contamos con una capacidad de 5.000 mAh, compatible con carga rápida de 22,5 W. En qué se traduce todo esto, pues en que si estás buscando un teléfono con un rendimiento sobresaliente en el apartado de la autonomía, puede que este sea una de las mejores opciones a tener en cuenta.

Puede que sea por no contar con una mayor resolución, abstenerse de una tasa de refresco más elevada o una buena optimización a nivel de software (ahora hablaremos de esto en profundidad). Sea como fuere, llegar al final del día con este móvil no debería de ser un problema en absoluto y, de necesitar un extra, la carga rápida nos dará un 50% en apenas 30 minutos.

Problemas del pasado que siguen pesando

Haciendo un repaso en el apartado del software, este Huawei P Smart 2021 lleva con Android 10, sobre el que corre EMUI en su versión 10.1, la capa de personalización del fabricante. A pesar de contar con una de las últimas versiones del sistema operativo de Google, este smartphone sigue arrastrando el mismo problema que los últimos lanzamientos del fabricante: la falta de los servicios de la gran G.

Para paliar esto este problema, Huawei incluye su servicio de App Gallery, o Petal Search, entre otros. De forma un poco más elaborada, podremos llegar a instalar Whatsapp, Facebook y otras muchas aplicaciones, pero servicios como la ubicación o el correo electrónico vía Gmail seguirán sin funcionar. Puede que a muchos usuarios no les importe demasiado, pero para otros puede ser algo primordial.

La experiencia con el sistema no es mala en ningún aspecto. Todo corre de forma fluida, sin lags o ralentizaciones de ninguna clase. Es cierto que EMUI sigue sin ser la capa preferida de aquellos que busquen la experiencia de Android puro pero, no se puede negar que cada vez lo hace mejor en cuanto a diseño y optimización.

Comentario acorde con la fotografía

Pasamos ahora a uno de los aspectos fundamentales para muchos usuarios, el apartado fotográfico. Aquí es cierto que vemos una mejora significativa con respecto a los anteriores lanzamientos de la familia P Smart. Pasamos, como te decía al principio de este análisis, a tener 5 cámaras en total:

  • Sensor principal de 48 mp, con una apertura de f/1.8.
  • Sensor gran angular de 8 mp, con una apertura de f/2.4 y un ángulo de visión de 120º.
  • Sensor macro de 2 mp, con una apertura de f/2.4.
  • Sensor de profundidad (mejora modo retrato) de 2 mp, con una apertura de f/2.4.
  • Cámara selfie con sensor de 8 mp, con una apertura de f/2.0.

¿Te suena este conjunto? Exacto, es el pack habitual que solemos ver en el apartado de las cámaras de esta gama de smartphones. Un compendio solvente pero no perfecto. ¿Cómo se han comportado estas cámaras en el día a día? Pues, como es habitual con estas cámaras, en la media de otros smartphones de la gama.

Cuando las condiciones de luz son buenas el resultado es muy correcto. Buenos colores y definición en la lente principal y, en el resto de lentes, pues algo inferior. Quizás en sensor que menor calidad nos ofrecerá será el macro, pero si lo situamos en buenas condiciones cumplirá con un resultado correcto.

Y al bajar la luz, la calidad de las fotografías también bajará. El ruido en la imagen hace acto de presencia y, a pesar de contar con un modo noche en el que podremos ajustar facilmente los parámetros de la ISO y la velocidad de obturación, las fotos que podremos llegar a tomar son justamente el tipo de capturas que vemos en teléfonos de esta gama.

Huawei P Smart 2021: suficiente pero no decisivo

En definitiva, estamos ante un teléfono en el que los cambios respecto a la generación anterior le han sentado muy bien pero que, ciertos aspectos heredados dificultan el decidirse por él. Es importante saber que este teléfono tiene un precio de salida al mercado es de 229 euros.

Estamos ante un teléfono con un diseño muy bonito y actual, una batería extraordinaria y un buen rendimiento. ¿Las fotos? Correctas, en la media de lo que suelen ofrecer los teléfonos de esta gama, con buenas fotos en condiciones de luz idóneas y los problemas típicos de la noche. Pero claro, he echado en falta algo que destacara en el apartado multimedia como una mayor tasa de refresco que le diese ese puntito extra que, en mi opinión, le habría venido genial.

El problema está cuando lo comparamos directamente con otros competidores que llegan fuerte en el mercado como, por ejemplo, el recién presentado realme 7. En él encontramos una mayor carga rápida, misma capacidad de batería, mismo conjunto de cámaras y mejor tasa de refresco en la pantalla. Y lo más importante, todo esto por un precio bastante más bajo y sin los problemas de los servicios de Google.

¿Es un mal teléfono? Para nada, pero creo que necesita madurar un poco en el mercado, esperando una ligera bajada de precio que lo haga más interesante y, por supuesto, seguir con la esperanza de que algún día finalicen los problemas con los servicios de Google.