Lenovo Legion Phone Duel, análisis: ¿algo más que potencia?

Hay que admitir que los teléfonos gaming siempre resultan muy llamativos, pero la gran duda que surge con ellos es ¿hasta qué punto merecen la pena con respecto a otros terminales de la gama alta? Pues bien, durante unos días he estado probando el Lenovo Legion Phone Duel y esta ha sido mi experiencia.

Lenovo Legion Phone Duel, análisis en vídeo

Un diseño agresivo con toques RGB

Uno de los aspectos más diferenciales de cualquier teléfono gaming ha sido siempre su diseño. En general cualquier producto con el apellido gaming recurre a este tipo de estéticas coloristas y con líneas más rectas y agresivas que otras propuestas del mercado. Y sí, es algo completamente válido, pero igual no cuadra con los gustos de todos los usuarios.

En esta propuesta de Lenovo no hay excepción y el fabricante consigue exactamente eso, que haya que mirarlo sí o sí. Porque con unas líneas de diseño muy particulares, lo que más llama la atención nada más sacarlo de la caja es su parte trasera, donde más allá de los toques de color en rojo no falta tampoco el uso de las luces.

Además se pueden apreciar dos zonas con una pequeña textura que sirve para mejorar el agarre cuando lo estamos usando para jugar. Y que también sirven para ir adelantando algo que luego nos quedará muy claro, este es un dispositivo para usar principalmente en horizontal.

De dimensiones generosas, al igual que su peso de 239 gramos, los aspectos más destacados de este Legion Phone Duel de Lenovo a nivel físico son los siguientes:

  • Trasera con esas dos zonas con una ligera textura que ayuda a mejorar el agarre cuando se juega, aunque lo ideal es colocarle la funda con la que se gana también cierta protección extra
  • La posición de las cámaras principales está más baja de lo habitual, algo que no convence luego porque las taparemos el 90% de las veces que vayamos a usar la cámara además de dejarle huellas que afectarán a la calidad de la captura
  • Incluye dos conectores USB C. Esto es interesante para aprovechar el sistema de carga rápida de 90W o usar unos auriculares con cable mientras se carga (mediante adaptador USB C a jack de 3,5mm)
  • La cámara frontal no está en la parte superior sino en un lateral, nuevamente con la idea de permitir acciones como realizar streaming mientras juegas

Seguro que sólo leyendo esto ya entiendes por qué digo que este es un teléfono pensado para usar en horizontal. Porque los elementos principales están colocados para que se puedan usar así, como la propia capa de personalización de la que luego hablaré con más calma.

En resumen, a nivel estético no hace falta que te cuente mucho más para que tú mismo puedas sacar tus propias conclusiones. El producto está muy bien fabricado y más allá de que te guste o no, lo cierto es que lo único que le puedo reprochar es que no me parece muy discreto y elegante como para usar a modo de teléfono de diario. Pero esa es mi opinión, igual a ti te cuadra y lo que estás buscando es a lo que realmente aspira, ser una de las mejores opciones para quienes juegan mucho en Android. Pero sigamos avanzando con aspectos claves de su hardware.

Una pantalla que sorprende con sus 144 Hz

Hace cuestión de un par de años los teléfonos gaming se diferenciaban del resto de propuesta, incluso de la gama alta, por contar con pantallas capaces de alcanzar tasas de refresco muy por encima de lo habitual. Eso ya está cambiando y teléfonos de todo tipo de precios apuestan ya por paneles que superan los 60 Hz de refresco. Aún así, este Lenovo Legion Phone Duel se va a lo mejor de lo mejor.

La pantalla del terminal gaming de Lenovo ofrece un panel AMOLED de 6,65 pulgadas de diagonal con resolución FHD+ y un refresco de hasta 144 Hz. Aquí es donde reside parte del gran atractivo del dispositivo y uno de sus valores para que te decidas por él.

Este refresco es prácticamente idéntico al que buscan los jugadores más exigentes de PC, por lo que ya puedes imaginar que la experiencia en títulos que ofrecen soporte es simplemente sobresaliente. Además, en apartados como el brillo, representación de color, contraste y saturación también está a un gran nivel. Es probable que no sea la mejor pantalla en cada uno de estos aspectos, pero sí una que no te va a defraudar en el día a día.

Eso sí, como decía antes, comparado con la gama alta actual esa tasa de refresco tampoco es tan diferencial. Porque hay otros dispositivo que no tienen ese enfoque gaming y también son capaces de llegar a los 90 Hz fácilmente e incluso los 120 o 144 hz.

Respecto al posible impacto que una pantalla de este tipo pueda tener en la batería, tranquilo. En los ajustes del sistema puedes establecer que sólo en los juegos compatibles fuerce al máximo refresco posible. Así, para el uso de aplicaciones y el propio sistema operativo puedes optar por no pasar de los 90 Hz que ya de por sí ofrecen una experiencia muy fluida.

Por último, lo que sí se agradece mucho es que la pantalla ofrece un muestreo de 240 Hz y eso sí que se nota al jugar pues los toques son más precisos.

Potencia bruta y un modo «violencia» para que nada se te resista

¿Y cómo se comporta el dispositivo a nivel de potencial? Porque para mover gráficos a 144 Hz como mínimo necesitará un buen rendimiento a nivel gráfico. Pues bien, la experiencia se puede resumir prácticamente con una sola palabra: soberbia.

El Lenovo Legion Phone Duel integra lo mejor de lo mejor en términos de hardware y eso dan como resultado el que no se le resista prácticamente ningún tipo de aplicación o juego. Es más, a la hora de jugar se puede activar un modo «Violencia» que fuerza al máximo tanto la CPU como la GPU. De esta forma simplemente ejecutas el título que quieras disfrutar al máximo y a volar.

Sin duda, si eres un usuario exigente que no quiere sufrir lag ni nada similar mientras juega se me ocurren pocas opciones mejores. Porque su Snapdragon 865+ es capaz de dar mucho en todo tipo de situaciones. Además está muy bien acompañado por dos configuraciones de 12 o 16 GB de RAM LPDDR5 y unidades de almacenamiento de 156 o 512 GB UFS 3.1 que son super rápidas y eso se nota a la hora de reducir los tiempos de instalación, carga, acceso a datos, etc.

Una batería capaz, rápida de cargar y sin problemas de temperatura

Una de las particularidades de este teléfono gaming de Lenovo la encontramos en su batería, o baterías mejor dicho. El fabricante ha decidido usar no sólo doble conector USB C, también una batería compuesta por dos de 2.500 mAh cada una. Gracias a esto consigue diversos beneficios que en una propuesta de este tipo son aún más importantes:

  • La autonomía con esos 5.000 mAh totales ofrece día y medio de uso tranquilamente con un uso normal. Así como también un buen número de horas cuando juegas
  • En caso de necesitar un extra de carga puedes conectar los dos cables USB C que incorpora y con su cargador aprovechar una carga rápida de 90W que logra prácticamente el 50% de la carga en poco más de 10 minutos
  • Tener la batería dividida en dos evita problemas de sobrecalentamiento mientras se carga, por lo que puedes cargar y jugar al mismo tiempo sin molestias

Sin duda, el sistema de carga es algo que llama mucho la atención en este Legion Phone Duel. La solución de usar dos baterías por parte de Lenovo resulta inteligente, porque otros terminales con enfoque gaming o no, pero capaces por potencia, sí que sufren y si lo estás usando mientras cargan rápidamente notas cómo su trasera se calienta algo más de la cuenta. Una sensación que no es peligrosa, pero sí algo molesta.

Un sonido potente, pero no a la altura de lo esperado

Sobre el sonido, una parte importante de la experiencia tanto multimedia como en videojuegos sólo te diré que esperaba algo más. Es potente, eso no lo pongo en duda, además su doble altavoz frontal permite disfrutar de sonido estéreo. Pero igual esperaba algo más.

En la reproducción de ciertas frecuencias es como si le faltase un poco de claridad. Seguramente esto no sea un problema para la mayoría de usuarios pues a la hora de jugar usarán auriculares inalámbricos o por cable a través del adaptador USB C que incorpora. Pero como teléfono gaming sí que esperaba un poco más de calidad en este apartado. Aún así, tampoco es que te vaya a defraudar.

Software, la clave para una buena experiencia horizontal

Desde el inicio te he dicho que este es un terminal pensad para ser usado en vertical. Principalmente porque la mayoría de juegos se disfrutan así, pero también por detalles como el agarre, los gatillos ultrasónicos que integra el terminal y también por su software.

La capa de personalización de Lenovo no sólo ofrece aplicaciones como ese lanzador desde el cual puedes acceder a diferentes opciones, también el propio uso del sistema se ha optimizado para que resulte igual de cómodo tanto en horizontal como vertical.

Es cierto que para determinados usos siempre será mejor el uso tradicional, porque así evitas acciones recurrentes en un smartphone como es el scroll vertical, pero en general resulta agradable no tener que andar girando el terminal constantemente según sales de un juego y quieres contestar un mensaje, ver una web o consultar el email.

Respecto a esas opciones software pensadas para el gaming, Lenovo ha introducido no sólo el modo violencia que exprime al máximo el hardware, también otras características que pueden llegar a ser muy interesantes:

  • La primera es la posibilidad de grabar la pantalla mientras juegas. Hasta los últimos 15 minutos puedes grabar para asegurarte tener el material necesario con el que luego crear un vídeo donde compartir tus jugadas más destacadas
  • También tienes opción de hacer sgtreaming desde el dispositivo y aparecer gracias a que la cámara frontal (de tipo retractiladas) está colocada en un lateral
  • Y luego está el uso de unos gatillos ultrasónicos que en determinados juegos ofrece una ventaja considerable. Además, lo bueno de estos es que no dependen del soporte que de el desarrollador. El software de Lenovo te permite ubicar en pantalla la zona sobre la que actuarán cuando los pulses. Así puedes usarlos para cualquier botón virtual que aparezca en pantalla sea el juego que sea

Sin duda, dejando de lado la estética también muy gaming de la capa, este es otros de los valores de este dispositivo de cara a convencer a los usuarios más gamers.

No pidas mucho a sus cámaras

El Lenovo Legion Phone Duel no es un terminal fotográfico. Eso es algo que ya tenía claro nada más empezar a probarlo. Y no digo que no sean cámaras solventes, pero está claro que aquí el fabricante no ha buscado destacar en este aspecto.

No obstante, lo que más me ha frustrado es que la posición de las cámaras, tanto frontal como trasera, me han resultado incómodas. La trasera la tapaba el 90% de las veces que iba usarla y la frontal… pues tampoco es que me convenciese mucho. Y eso que soy zurdo y no necesitaba cambiar de mano el teléfono para poder usarla.

De todos modos, aquí algunos ejemplos de fotos realizadas con este terminal de Lenovo. En temas de calidad, pues como la mayoría de dispositivos de gama media. Son fotos correctas, pero nada del otro mundo.

Un teléfono para lo que es, para jugar

El Lenovo Legion Phone Duel es un dispositivo llamativo, interesante y sobre todo con mucha potencia para lo que ha sido pensado: el juego en Android. Aún así, después de haberlo estado usando durante varios días mi opinión es la misma con la que iniciaba su análisis.

Este es un dispositivo que llama mucho la atención y que siempre resulta interesante usar, pero si tenemos en cuenta lo que cuesta (899 euros) lo cierto es que pierde interés frente a modelos de gama alta. Así que tienes que tener muy claras tus prioridades, porque puede que la inversión no te compense a menos que por algún motivo concreto o de forma profesional te dediques a exprimir todo lo relacionado con el juego en dispositivos Android.

Para todo lo demás, si buscas calidad fotográfica y un diseño algo más sobrio y elegante, pues temo decirte que esta no sería la opción que yo te recomendaría.

¡Sé el primero en comentar!