Las 7 cosas que tienes que saber del realme 7i

Las 7 cosas que tienes que saber del realme 7i

Drita

realme cuenta con un nuevo retoño en la familia y es uno de esos equipos que hay que tener muy en cuenta por su bajo precio. Como sabes, la marca ha ido poco a poco ampliando su gama de dispositivos moviéndose en rango de precios muy diversos, pero en el caso del realme 7i mantiene la esencia del «más por menos» con un teléfono pudiente y sobre todo muy barato. Esto es lo que tienes que saber de él después de que lo hayamos estado probando.

realme 7i, apuntando a la gama de entrada

La familia realme 7 le está dando tantas alegrías a la compañía asiática que esta no ha dudado en seguir ampliando su variedad con un nuevo modelo. Así nace este realme 7i, una especie de sucedáneo del realme 7 (que tanto nos gusta) que aprieta algunas de sus cualidades para ajustar mejor el precio.

realme 7i

Eso provoca que nos encontremos con buenas sorpresas -spoiler: ojo a la batería-, pero también quizás con determinadas limitaciones, propias de un terminal de gama de entrada, que debes tener en cuenta antes de apostar o no por este nuevo modelo.

Qué debes saber del smartphone

Estas son las impresiones que nos ha dejado el realme 7i tras pasar un buen tiempo con él. Si estabas pensando en su compra, ten en cuenta los siguientes detalles.

Pantalla discreta, rendimiento a la altura

De algún lado hay que recortar cuando quieres ofrecer un teléfono decente a un precio de locos y en este caso la pantalla es uno de los elementos menos atractivos del equipo. A fin de cuentas no deja de ser un panel LCD discreto de 6,5 pulgadas (amplio es, eso desde luego) con una resolución HD+ que alcanza los 1.600 x 720 píxeles de resolución. Aquí encuentra sin duda su mayor lastre, aunque al menos la respuesta táctil es buena y los ángulos de visión resultan decentes.

realme 7i

En cuanto al rendimiento general, está muy en la línea de la casa. realme está haciendo un buen trabajo en este sentido y el realme 7i viene a confirmarlo una vez más. El equipo responde de manera rápida y óptima, todo se mueve de manera fluida y hasta a la hora de jugar (con esa amplitud de pantalla, es probable que estés pensando en ello), el smartphone responde dignamente y sin sobrecalentarse. Un equipo muy pudiente al que ponerle pocas pegas en este sentido -siempre teniendo en cuenta su categoría, claro-, gracias al empuje de su procesador MediaTek Helio G85 y a sus 4 GB de RAM.

Fotografía correcta, sin más

Me suelen preguntar a menudo por recomendaciones de teléfonos baratos con «una muy buena cámara de fotos» y siempre respondo lo mismo: «ese unicornio no existe». A ver, no me malinterpretes: en la gama de entrada podemos llegar a encontrar rendimientos bastante aceptables en fotografía, pero no deja de ser un aspecto que suele ser más discreto en terminales de bajo coste. Y este realme 7i no iba a ser una excepción.

Su cámara principal de 48 MP te dará resultados satisfactorios y correctos durante el día (dispone de modo HDR) y hasta viene con un modo noche que puede salvar algún que otro escenario (sin milagros). El enfoque además es bastante rápido. En cuanto al modo retrato, me ha gustado más de lo esperado, haciendo un buen recorte, a veces un poco agresivo pero en líneas generales también aceptable -idem con su cámara frontal para selfies.

realme 7i

El gran angular es el que cojea más, con más pérdida de detalle y definición incluso en situaciones con buena luz en la que debería rendir mejor. Tampoco su rendimiento macro me conquista; puestos a elegir, hubiera preferido un teleobjetivo en su lugar.

Lo mejor: batería de 10

Con un módulo de batería de nada menos que 6.000 mAh, poco más podíamos que esperar una autonomía de infarto. Y efectivamente así ha sido. El realme 7i te confiere esa gustosa sensación de que nunca vas a quedarte sin batería, gracias a una buena gestión de su sistema y, claro, a las capacidades en las que nos estamos moviendo.

Mucho, muchísimo, esfuerzo y ganas tienes que ponerle para que el teléfono no te llegue al segundo día de manera bastante cómoda. De hecho, con un uso normal/moderado del smartphone puedes colarte en el tercer día sin haber echado de menos el enchufe. Si buscas ante todo autonomía, aquí tienes una opción que no te va a defraudar en absoluto. Su carga rápida, por cierto, es de 18W.

Diseño simple pero con un toque especial

Algo que te llamará la atención al sostener el realme 7i por primera vez será que es un teléfono relativamente ligero (para sus dimensiones) y con un acabado muy discreto. Aquí nos olvidamos de los metalizados o el cristal, para dar paso al plástico de siempre, lo que de primeras puede restar atractivo. ¿La manera de compensarlo? Con un entramado ciertamente original en forma de vértices que se notan incluso al tacto y que salvan el conjunto.

realme 7i

Esto hace que luzca de manera un tanto especial frente a otras espaldas completamente «planas», ayudando a tener un pequeño toque diferenciador que te ayude a olvidarte de su acabado de sus materiales de gama de entrada.

No tiene NFC

Este apunte es breve pero tremendamente importante para muchos: este smartphone viene sin NFC. Cada vez hay más terminales que lo incluyen y puede ser algo que des por sentado en este smartphone, sin embargo, en esta ocasión, realme ha decidido prescindir de este módulo en su económico equipo. Tenlo en cuenta.

El sensor de huellas está en la espalda

Este smartphone viene con un sensor de huellas físico (nada de integración en pantalla), situado en la espalda. No deja de ser una localización muy tradicional, que funciona de manera efectiva y rápida -igual desempeño ofrece su reconocimiento facial, que merecería la pena mencionar por aquí.

realme 7i

Lo que tal vez me hubiera gustado es que estuviera algo más bajo del lugar que ocupa en su zona trasera: el teléfono es considerablemente alto y el sensor se coloca muy arriba para según qué manos, además de demasiado cerca del módulo de cámaras, lo que puede provocar algún toque accidental del cristal. Solo un poco más desplazado hacia abajo hubiera sido perfecto.

El precio es fantástico

Bueno, he dejado para el final la razón más poderosa, junto a la batería, para considerar este teléfono: su precio. El realme 7i tiene un coste oficial de 159 euros, aunque durante sus primeras 48 horas de puesta a la venta estará incluso más barato, por solo 149 euros.

¿Y cuándo sale a la venta? Pues el 21 de diciembre (por tanto, ese día y el 22 estará con la mencionada rebaja). Podrás comprarlo en color Azul victoria (protagonista de este repaso) o Plata ganador.