Estas barras de sonido no son para todo el mundo

Estas barras de sonido no son para todo el mundo

Pedro Santamaría

El diseño nunca debería primar por encima de la funcionalidad. Aunque a veces ocurre, a día de hoy no es lo habitual y lo que sí tenemos son propuestas que junto a unas características técnicas interesantes aportan ese plus en el apartado estético que le permiten diferenciarse del resto de la competencia. Un ejemplo de esto son estas barras de sonido con un diseño muy llamativo.

Más allá de la calidad de sonido

Al igual que ocurre con los televisores, los fabricantes de dispositivos de audio también intentan aportar su granito de arena en cuanto a diseño se refiere. Siempre, como decíamos antes, sin olvidar o comprometer lo que realmente importa: la calidad de sonido.

Durante los últimos años es cierto que las propuestas en barras de sonido han ido avanzando hacia diseños más minimalistas y sobrios con unas líneas de diseño que encajan perfectamente en todo tipo de ambientes. Eso junto a unos acabados sobrios han permitido que a la hora de ver una película o serie nos centremos en la imagen y disfrutemos de la experiencia sonora.

Sin embargo, aún hay fabricantes que apuestan por darle esa vuelta de tuerca al tema del diseño para lograr un punto de vistosidad que les permita aportar valor añadido a su producto. Y de paso subirle el precio por la exclusividad que puede llegar a suponer el tener una barra de sonido que no parece una barra de sonido.

En el caso de que seas uno de estos usuarios interesados por una barra de este tipo, hemos recopilado algunos de los dispositivos más llamativos que puedes adquirir ahora mismo. Aunque, seguramente, el precio sea lo que menos te convenza de cada una de ellas.

Formation Bar de Bowers & Wilkins

Bowers & Wilkins es una de esas marcas que siempre han destacado del resto de opciones del mercado por su diseño. Esta Formation Bar es cierto que es una de las barras de sonido más barra de sonido. Es decir, su forma no difiere mucho del resto de opciones del mercado, pero sí introduce ese dibujo que cubre los nueve altavoces integrados y que le da un punto de pieza de decoración más que de dispositivo de sonido.

Con una fuerte promesa en la calidad de sonido capaz de lograr, esta barra ofrece también soporte para AirPlay 2, sonido Dolby y la tecnología patentada Formation con la que el uso conjunto a otras soluciones de sonido de la marca permiten una sincronización precisa para un sonido de alta calidad.

B&O Beosound Stage

Del mismo modo que el anterior fabricante, Bang & Olufsen o B&O es otra de las marcas que más se sigue preocupando por el diseño de sus productos. A finales de 2019 presentó dos dispositivos enfocados al audio bastante llamativos para quienes buscan esa calidad y diferenciación estética.

El primero es el B&O Beosound Stage, una barra de sonido muy estética cuando la colocamos en la pared. Porque es cierto que no disimula lo que es, pero sí aporta ese punto que llamará la atención de todos los que aman lo minimalista y funcional. Además, disponible en varios acabados para el marco que la rodea, es una solución donde los detalles como los controles están cuidados para que la integración sea muy agradable.

Lógicamente esta no es una barra de sonido más con una estética llamativa, la calidad es algo que la marca también cuida y aquí ofrece un total de 11 altavoces ( 3 tweeters, 4 medios y 4 woofers). Junto a lo último en tecnología de sonido, con soporte para Dolby Atmos, Dolby TrueHD así como AirPlay2, Chromecast, BT 4.2, QPlay 2.0, BeoLink Multiroom, etc., es una propuesta de muy alto nivel.

Según el acabado de la barra de sonido, el precio puede variar entre los 1.500 euros hasta los 2.250 euros.

Claro que si buscas algo realmente llamativo, atento a B&O Beovision Harmony. Esto no es una barra de sonido, pero merece la pena hacerle mención debido a que ofrece un sistema de sonido integrado en un mueble motorizado donde colocar prácticamente cualquier televisor y que según lo tengamos activo o no lograremos una estética diferente.

¿Llamativo? Sí, mucho, pero a pesar de venir incluido el televisor LG OLEC C9 de 77 pulgadas, una de las mejores pantallas del mercado, el precio es de 18.500 euros. Así que nos tememos que para la mayoría quedará como algo anecdótico.

911 Soundbar Black Edition

911 Soundbar Black Edition Porsche

Porsche es una de las marcas más icónicas del mundo, una fama que ha ido logrando a lo largo de los años y en particular desde el lanzamiento del mítico Porsche 911. Pues bien, basado en el diseño de su famoso coche llega la 911 Soundbar, una barra de sonido que una vez colocada encima de un mueble podría parecer cualquier cosa menos eso.

Si te fijas, en la parte superior hay una pieza que simula el silenciador trasero y el tubo de escape que se convierten en el sistema de resonancia. Poco realmente se puede comentar acerca de esta propuesta que es mucho mejor verla y sacar tus propias conclusiones a que te cuenten sobre ella.

Eso sí, más allá de lo llamativo de su diseño, lo cierto es que aquí sí hay que decir que sin dudar que sonará muy bien, su sistema de sonido apuesta sólo por una configuración 2.1. Por lo que, pese a tener soporte para Dolby Digital, DTS TruSurround, etc., aquí sí admitimos que posiblemente pagues más por la exclusividad que por la propuesta auditiva. Cuesta 3.400 euros.

Yamaha YSP-5600

Esta última barra de sonido de Yamaha, la YSP-5600, tal vez no destaque en exceso por su diseño, pero cuando se tiene en cuenta su interior la cosa cambia. Y es que cuenta con un total de 44 altavoces, has leído bien, con los que prometen ofrecer una experiencia completamente diferencian con el resto de propuestas del mercado.

El uso de tantos altavoces permite adaptar el sonido de forma precisa para que cuando sea proyectado vaya dirigido al usuario de la forma más óptima posible. Esto junto a las nuevas tecnologías permite disfrutar del audio 3D o sonido espacial.

Sin duda, una solución que llamará la atención por sus capacidades, por lo generoso de su tamaño para introducir tal número de altavoces y por ese apartado físico a la hora de disimular una propuesta interna tan particular sin que parezca otra cosa que no sea una barra de sonido donde la fusión con el ambiente es algo importante también

Teniendo en cuenta la apuesta que representa, sus 1.350 euros aproximados que cuestan no parecen muy desproporcionados.