Si te falla el teclado o el ratón, tranquilo: hay formas de solucionar la situación

Poder escribir sin tener un teclado físico o controlar el cursor sin tener un ratón conectado. Si quieres saber cómo hacerlo tanto en macOS como en Windows, te lo mostramos a continuación. Y sí, en teoría puede parecer algo poco interesante, pero saberlo podría salvarte en algún momento. ¿Nunca se te estropeo una tecla en el peor momento? ¿O dejó de funcionar el ratón?

Manejar el cursor del raton sin tener uno conectado al Mac

teclado virtual mac

Si estás en macOS debes saber que, a través de las opciones de accesibilidad, podrás controlar el cursor sin necesidad de un ratón o trackpad. Lo único necesitas es un teclado. Y también podrás hacerlo lo contrario, usar el ratón para lanzar el teclado virtual de macOS y escribir en caso de que falle el físico.

Para mostrar el teclado virtual de macOS debes ir a Preferencias del sistema -> Teclado -> Fuentes de entrada. Ahí verás una casilla para mostrar el menú Teclado en la barra de menús. A partir de ese momento, en dicha barra de Finder verás un icono que te permitirá mostrar Emojis y Símbolos, y también mostrar el Visor del Teclado.

En pantalla verás una ventana flotante con un teclado virtual similar al de iOS. Es más, en la parte superior verás una serie de palabras sugeridas según vayas pulsando teclas.

Control teclas ratón Mac

Para controlar el cursor sin necesidad de un ratón tendrás que ir nuevamente a Preferencias del sistema -> Accesibilidad -> Control del puntero. En la pestaña de Métodos de control alternativos verás la opción para activar las teclas para el ratón.

Una vez activa, podrás controlar el cursor con las teclas numéricas 4, 8, 6 y 2. Si haces clic en el botón de opciones, encontrarás una casilla para activar o desactivar este control tras pulsar cinco veces la tecla ALT. Si necesitas hacer clic izquierdo y derecho, en el menú anterior, marca la casilla Activar las acciones alternativas del puntero. Y si quieres cambiar qué tecla hará de cada botón del ratón modifícala en las opciones.

Como puedes ver, activar este control del ratón a través del teclado o un teclado virtual para escribir a golpe de ratón es muy sencillo y puede ser útil en alguna ocasión.

Teclado virtual en Windows y cómo controlar el ratón con el teclado

Teclado en pantalla Windows

En Windows también tenemos estas mismas opciones, así que veamos cómo hacerlo. Para empezar, cómo usar las teclas del teclado para mover el puntero del ratón.

Haz clic en el botón de Inicio, ve al Panel de control y dentro de Accesibilidad ve a Centro de accesibilidad. Ahí verás una opción denominada Facilitar el uso del mouse. Dentro de Controlar el mouse con el teclado, dale a la casilla activar.

A partir de ese momento, las teclas numéricas te permitirán controlar el puntero. Aquí hay algunos añadidos extras, como las teclas 7, 9, 3 y 1 para el movimiento en diagonal del cursor. Todas las teclas son:

  • Tecla 7 para arriba y a la izquierda
  • Tecla 8 para arriba
  • Tecla 9 para arriba y a la derecha
  • Tecla 6 para derecha
  • Tecla 3 para abajo y a la derecha
  • Tecla 2 para abajo
  • Tecla 1 para abajo y a la izquierda
  • Tecla 4 para izquierda
  • Tecla / para seleccionar el botón izquierdo del ratón
  • Tecla para seleccionar ambos botones
  • Tecla – para seleccionar el botón derecho del ratón

Si lo que quieres es usar el teclado en pantalla de Windows accede a Inicio -> Configuración -> Accesibilidad -> Teclado. En esa pantalla encontrarás una casilla para activar y Usar el teclado en pantalla. Ese teclado estará flotando, así que podrás moverlo y colocarlo donde menos te estorbe.

Accesibilidad ante todo

Como puedes ver, activar el teclado en pantalla o el control del cursor del ratón sin necesidad de tener uno, son dos cosas útiles y prácticas. Es cierto que, en teoría, son opciones pensadas para usuarios con problemas de movilidad. Para que, junto a accesorios especializados, puedan usar el ordenador como cualquier otra persona.

No obstante, para el resto de usuarios es una forma de solventar algún problema o contratiempo puntual. Por ejemplo, cuando se estropea alguno de los accesorios, si las pilas se acaban o cualquier otro problema que impide el uso normal.