Cómo cambiar el SSD interno de una Xbox Series X mediante clonado

En el canal de YouTube de TronicsFix se propusieron cambiar el SSD interno de una Xbox Series X, y es que la pregunta era evidente: si el SSD de la consola se puede retirar, ¿puedo cambiarlo por otro que tenga a mano? ¿Puedo ampliar la capacidad interna de mi consola? Todas esas preguntas ahora tienen respuesta.

¿Puedo cambiar el SSD de mi Xbox Series X o Series S?

Xbox Series X caracteristicas

La tarea no es sencilla, y tampoco podrás completarla tan fácilmente, ya que no se trata únicamente de llegar a las entrañas de la consola, sino también respetar la estructura de archivos del disco original. Esta es la conclusión a la que ha llegado TronicsFix tras realizar su peculiar guía de reparación, ya que ha logrado sustituir el SSD de una Xbox Series X, aunque con algunas complicaciones y requisitos insalvables.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que no vale una unidad SSD M.2. Al parecer deben de ser unidades muy concretas, y todo apunta a que las unidades deben de contar con algún tipo de circuitería propietaria que determina si la unidad conectada es un SSD válido para la consola, de ahí que un SSD comprado en las tiendas no sirva para esta función.

Sabiendo esto, la única opción que nos queda es cambiar una unidad SSD de una consola y ponerla en otra, pero, ¿se puede?

Intercambiando el SSD

Tras desmontar por completo su Xbox Series X y llegar finalmente a la placa base, TronicsFix logró alcanzar la unidad SSD para retirarla. Por suerte contaba con una placa de una segunda Xbox Series X a la que también retiró el SSD original, y procedió a colocarlo en la primera consola.

El resultado fue nefasto, ya que la consola no encendía, y tras asegurarse de que todo estaba perfectamente conecto y funcionaba con la SSD original, decidió dar el siguiente paso: ¿y si clonamos las unidades?

Clonando el SSD

Xbox Series X vs Xbox Series S

La idea era hacer una copia idéntica de la unidad original en la unidad de destino, así que para ello decidió usar la unidad de clonado de Sabrent, la EC-SSD2, la cual puedes comprar en Amazon por 109,99 euros. Con este accesorio, podemos clonar dos unidades SSD sin esfuerzo, ya que no se requiere ningún ordenador y todo se completa pulsando un simple botón.

Tras unos 20 minutos de clonado, la unidad estaba lista, así que sólo quedaba colocarla en la consola para ver que todo funcionaba a la perfección. Dicho y hecho, la consola arrancó con la nueva unidad inmediatamente, y todos los archivos permanecían intactos.

¿Puedo usar un SSD de Series X en Series S?

Sabiendo que la Xbox Series S cuenta con 512 GB de almacenamiento, TronicsFix pensó que sería buena idea usar el disco de 1 TB de Series X en la pequeña de la familia para así ganar 512 GB extra. Pero no. Lamentablemente esta operación no es válida ya que la consola no llegó a arrancar con el cambio de unidad.

Además, realizar un clonado no sería una solución adecuada, ya que clonaríamos el sistema de particiones y la unidad de 1 TB se quedaría con 512 GB útiles, desechando los 512 GB restantes. Por tanto, la única solución posible en caso de avería sería conseguir una unidad original y clonarla.

¿Se van a vender unidades compatibles?

Teniendo en cuenta que Microsoft ofrece la posibilidad de ampliar la memoria interna con sus tarjetas de expansión (las cuales no reducen el rendimiento de la consola), cambiar la unidad interna no es opción posible, básicamente por todo el proceso de desmontaje que conlleva. Si la utilización de un chip especial se confirma, lo más probable es que esta idea quede desechada para siempre, a menos que algún fanático logre dar con la solución.