Probamos Project xCloud: el futuro de Microsoft, de los videojuegos y tu próxima obsesión

La versión preliminar de Project xCloud ya está disponible en España, y he tenido la oportunidad de probarla gracias a Microsoft para contarte qué me ha parecido. Pues bien, agárrate porque esto pinta muy, pero que muy bien. Y te voy  a contar por qué.

¿Qué es Project xCloud?

Project xCloud

Es el servicio de juego por streaming de Microsoft que te permite jugar a juegos de manera inmediata sin necesidad de instalar nada, más allá de la aplicación oficial. La idea es poder llevar la experiencia de Xbox a otras plataformas, como un teléfono con Android, pudiendo seguir más adelante la partida que empezaste en tu consola, sin importar dónde estés.

¿Funciona en PC?

De momento, el servicio se encuentra en fase de pruebas, por lo que la única manera de jugar con Project xCloud es a través de un teléfono móvil o una tablet con Android. Más adelante se espera que lancen una versión de la aplicación para PC, de forma que podamos jugar también desde nuestro ordenador.

¿Qué se necesita para jugar con Project xCloud?

Project xCloud

Los requisitos son bastante sencillos, ya que lo único que necesitarás es un teléfono Android con versión 6.0 o superior, Bluetooth 4.0 con un mando inalámbrico compatible y, aquí llega lo más importante, acceso a la versión preliminar del servicio, algo que tendrás que solicitar y esperar a que te sea concedido.

¿A qué juegos se puede jugar?

Project xCloud

La lista de juegos sigue aumentando poco a poco, y a día de hoy las opciones son muchísimas. En el momento de redactar este artículo había un total de 97 juegos, entre los que destacan algunos como Gears 5, Destiny 2, Ori and the Blind Forest, Sea of Thieves, Forza 7 y muchos más. De todas formas, hay que tener en cuenta que todo el catálogo que hoy se puede disfrutar con total libertad probablemente no esté disponible cuando el servicio se lance de manera oficial. Pero de eso hablaremos más adelante.

La comodidad del juego instantáneo

Project xCloud

Una vez iniciado el servicio y estando frente al catálogo de juegos, es cuando comienzas a darte cuenta del potencial que tiene Project xCloud. Sólo necesitas elegir un juego para que este comience a funcionar de manera inmediata. El arranque del juego necesita un tiempo de espera de unos 20 o 30 segundos. Tras eso, la partida se sucede sin pausas, pero el juego seguirá teniendo tiempos de carga como podría ocurrir a la hora de jugar en consola. Para que te hagas una idea, estos tiempos de carga se asemejan a los de una Xbox One S, por lo que la experiencia es muy similar al de tener una consola. Pero, ¿cómo se ve? ¿cómo se juega?

Una experiencia en nube

Debo de decir que el rendimiento de Project xCloud me ha sorprendido gratamente. El nivel visual es muy bueno, y teniendo en cuenta que jugamos en una pantalla de pequeñas dimensiones, la compresión que existe en la imagen es apenas apreciable. Normalmente notarás un cambio de calidad si vienes de jugar en la consola y saltas al streaming, pero esto es algo que obviamente también experimentamos cuando vemos un Blu-ray y nos pasamos a Netflix. Y es que la compresión existe, obvio, pero está muy bien gestionada, logrando una experiencia de juego muy similar a la de la consola en la mayoría de ocasiones.

Los controles se llevan a cabo con la ayuda de un mando Bluetooth. Puedes usar el propio de Xbox One (la versión con Bluetooth), o cualquier mando compatible. En mi caso he utilizado un SF30 Pro de 8BitDo, que funciona a la perfección con un mapeado completo de la interfaz, incluyendo la activación del botón Guía de Xbox.

Diferencias entre Project xCloud y Xbox One

Para que te hagas una idea de la diferencia gráfica entre jugar en Project xCloud y una Xbox One X, hemos realizado una serie de capturas para que puedas ver las diferencias que podrás encontrar visualmente (ten en cuenta que la imagen GIF ha reducido la calidad de la imagen original, pero te sirve para detectar diferencias entre ambas versiones).

Project xCloudProject xCloudProject xCloud

Como decimos, el tamaño de pantalla de un dispositivo portátil ayuda a que estas diferencias no sean tan perceptibles, por lo que entendemos que existe un equilibrio bastante acertado entre la calidad gráfica y la experiencia de juego. También dependerá del tipo de escena que estemos presenciando. En el caso de Forza 7, por ejemplo, se nota una mayor compresión en las tonalidades grises del asfalto, algo que era fácilmente apreciable en vivo. Pero teniendo en cuenta el formato de la pantalla y la manera en la que consumimos el contenido, esta compresión no supone un gran problema a la hora de jugar.

Rendimiento

Los juegos corren a las mil maravillas, sin embargo, el servicio demuestra en algunas ocasiones que necesita un poco más tiempo en el horno. Nos hemos topado con algunos problemas de sonido en algunas partidas, ligeros tirones en la retransmisión y un pequeño lag que no permitía un control inmediato en las partidas. De todas formas, han sido siempre casos puntuales, pero sirven para recordar que la experiencia nativa desde una consola será siempre mejor que un streaming. Al menos por ahora.

El éxito de la experiencia dependerá directamente de la conexión a internet que tengamos. A través de mi conexión WiFi de casa no he tenido problemas de ningún tipo más allá del propio hipo que pudiera tener el servicio puntualmente, sin embargo, dar el salto a la conexión 4G eran palabras mayores. Es posible que el servicio evolucione y perfeccione su rendimiento, pero algo me dice que para jugar en 4G deberán de darse condiciones muy concretas para que todo funcione a la perfección.

Un único ecosistema

Project xCloud España

Ya hemos hablado del juego en streaming, del catálogo de juegos y del rendimiento, pero, ¿esto no lo habíamos visto ya? ¿Qué diferencias existe entonces con Google Stadia? Ahí es donde entra en juego todo el ecosistema de Xbox. Para que te hagas una idea, cuando inicié Forza 7 por primera vez en Project xCloud, pude encontrar todo mi garaje de vehículos y el perfil de jugador que ya había creado en mi Xbox One X meses atrás.

Esto permite que la partida vaya mucho más allá, de forma que, si salimos de viaje o estamos en cualquier otro lugar, podamos seguir jugando desde nuestro móvil. Además, los juegos que ya compraste para tu Xbox One se podrán jugar en xCloud, y es aquí donde encontramos la principal diferencia con Stadia, donde las compras dentro del servicio no se pueden aprovechar en ningún otro lugar más. A esto hay que sumar el potencial de Xbox Game Pass, el cual podría dar mucho peso a xCloud, así como la interconexión entre plataformas con el juego cruzado o la propia red de Xbox Live.

Entonces. ¿qué pasa con los juegos?

Pero ya que hablamos del catálogo de juegos y de la forma en la que se comparten a través de tu cuenta, es hora de hablar de qué llegará a ofrecer oficialmente el servicio cuando termine el periodo de pruebas. Microsoft por ahora no ha querido compartir ningún tipo de detalles del modelo de negocio que llevará con Project xCloud, por lo que sólo podemos realizar conjeturas sobre cómo se ofrecerá el servicio.

Puede que el servicio tenga una cuota mensual con la que poder acceder al catálogo de juegos de la misma manera que accedemos ahora mismo en la versión preliminar, o puede que sea gratuito para aquellos suscriptores de Xbox Game Pass Ultimate. O puede también que sea gratuito para estos suscriptores, pero sólo puedan jugar a los juegos que verdaderamente hayan comprado y estén registrados en su cuenta. De todas formas, cabe recordar que hay otro servicio llamado Xbox Console Streaming que lo que nos permite es generar el streaming desde nuestra propia consola, por lo que en ese caso nuestra Xbox One actuaría de servidor y sólo tendríamos que conectarnos a ella para jugar remotamente.

Tendremos que esperar para conocer las intenciones de Microsoft en este aspecto, pero está claro que xCloud será una pieza fundamental dentro de la estrategia de futuro de Microsoft.