PS5 y Xbox Series X: tan parecidas y tan diferentes al mismo tiempo

PS5 y Xbox Series X: tan parecidas y tan diferentes al mismo tiempo

Carlos Martínez

Con las características oficiales de Xbox Series X y PS5 ya publicadas de manera oficial, es inevitable echar un ojo a ambas para empezar a apostar sobre cuál será la plataforma que se llevará la victoria en esta nueva generación. Es algo que muchos usuarios están comenzando a hacer desde ya mismo, así que vamos a hacer un repaso de cada uno de los aspectos más destacados que presenta cada consola para poder sacar conclusiones.

Un cerebro compartido

Xbox Series X procesador

La nueva generación se caracterizará por estar gestionada por el mismo procesador. Tanto PS5 como Xbox Series X montarán en su interior un chip fabricado por AMD formado por una CPU Zen 2 y una GPU RDNA 2, una pareja de procesadores extremadamente potente que cada consola ha decidido personalizar de diferentes maneras.

Por un lado, Microsoft le ha pedido a AMD que le confeccionara un procesador que pudiera ofrecer la máxima potencia posible, y el resultado es una CPU de 8 núcleos a 3,8 GHz y una GPU de 52 Unidades de Cómputo a 1,825 GHz. PlayStation 5, por su parte, tendrá la misma CPU con una velocidad variable de hasta 3,5 GHz, mientras que la GPU reduce las Unidades de Cómputo hasta las 36 para exprimir la velocidad hasta los 2,23 GHz de manera variable.

El ajuste según necesidad

Estas frecuencias variables de PS5 buscan una intención muy clara, y es la de aprovechar al máximo el rendimiento de la CPU y GPU sin desaprovechar potencia. Digamos que será una consola bastante eficiente, ya que partiendo de que el hardware y la arquitectura del mismo estará diseñado para soportar térmicamente tareas de altos vuelos, el sistema tendrá un gestor de potencia que se encargará de equilibrar el rendimiento de la CPU y la GPU según lo cargado que estén.

Es decir, dependiendo de la carga de trabajo que tengan, las frecuencias bajarán o subirán, llegando siempre como máximo a la cifra marcada por el fabricante. Estos empujones de potencia son los que Sony llama “Boost.”

Con las cartas sobre la mesa, podemos ver como ambas consolas muestran intenciones completamente diferentes. Por un lado, tenemos a Microsoft, que apuesta por la potencia máxima con una configuración espectacular capaz de ofrecer un total de 12,16 teraflops. PlayStation por su parte, ha ideado un sistema que equilibrará y ajustará el rendimiento según la demanda, ofreciendo un total de 10,28 teraflops a máximo rendimiento.

Xbox Series X caracteristicas

A esto habría que sumar la memoria interna que dispone cada consola, ambas con 16 GB de RAM GDDR6, con la peculiaridad de que la utilizada en la consola de Microsoft ofrece un ancho de banda de 560 GB/s para diez de esos 16 GB (los otros 6GB trabajarían a 336 GB/s), superiores a los 448 GB/s de PS5.

Podríamos decir que PS5 presenta una solución más eficiente mientras que Xbox Series X busca la potencia total sin límites, pero, ¿es esto completamente cierto?

Xbox Series X y PS5: características oficiales

Xbox Series X caracteristicas

 PS5Xbox Series X
CPUAMD Zen 2 de 8 núcleos a 3,5 GHz (frecuencia variable)AMD Zen 2 de 8 núcleos a 3,8 GHz
GPUAMD RDNA 2 con 36 CUs a 2,23 GHz (frecuencia variable) y 10,28 TeraflopsAMD RDNA 2 con 52 CUs a 1,825 GHz y 12,16 Teraflops
Memoria16 GB GDDR6 @ 448 GB/s16 GB (10 GB @ 560 GB/s y 6 GB @336 GB/s)
Almacenamiento internoSSD NVMe de 825 GB @ 5,5 GB/sSSD NVMe de 1 TB @ 2,4 GB/s
Ampliación de almacenamientoRanura para discos NVMeTarjetas de expansión (NMVe) propietarias de 1 TB
Almacenamiento externoDiscos USBDiscos USB 3.2
HDMI2.1 (4K/120Hz, 8K, VRR)2.1 (4K/120Hz, 8K, VRR)
Retrocompatibilidad4.000 juegos de PS4Todas las generaciones (Xbox One, Xbox 360 y Xbox)
PrecioPor confirmarPor confirmar

Más allá de la potencia está el SSD

PS5 caracteristicas

Una de las grandes novedades que incluirán las consolas de próxima generación es la incorporación de una unidad SSD. Será algo más que un simple disco de estado sólido, ya que tanto Microsoft como Sony han optado por unidades NVMe de gran rendimiento que se encargarán de pulverizar los tiempos de carga a los que estamos acostumbrados.

Pero en Sony han querido dar un paso más, y aclarando que se trataba de una de las peticiones más solicitadas por los desarrolladores, han diseñado una unidad personalizada que es capaz de ofrecer transferencias de 5,5 GB/s. La cifra, que ya suena espectacular, lo es aún más si tenemos en cuenta que Microsoft alcanzará transferencias de 2,4 GB/s (sin comprimir) con su SSD NVMe.

Según las declaraciones de algunos desarrolladores, esta velocidad ofrecida por PS5 es realmente espectacular, y cambia por completo todo lo que habíamos experimentado hasta ahora en los videojuegos. La duda es hasta qué punto los desarrolladores podrán sacar provecho a semejante ancho de banda, aunque Sony invita a pensar en mapas muchísimos más grandes con texturas con todo lujo de detalles que podrán cargarse rápidamente.

Este sería el apartado en el que a priori PS5 recibiría especial ventaja frente a Xbox Series X. El único bache estaría en la capacidad, ya que la unidad incluida en la consola de Sony ofrecería 825 GB, mientras que la que se esconde en el interior de Xbox Series X sería de 1 TB. Sin embargo, la capacidad no sería un problema teniendo en cuenta que existirán opciones de almacenamiento externo.

Los cartuchos de ampliación

Xbox Series X caracteristicas

Será aquí cuando podamos elegir entre conectar un disco USB 3.0 o uno de los nuevos cartuchos que se lanzarán junto a las consolas. Estos cartuchos servirán para seguir garantizando las altas transferencias que ofrecen las unidades NVMe, ya que los discos USB 3.0 no son capaces de alcanzarla.

Para ello Microsoft lanzará unos cartuchos fabricados personalmente por Seagate que se conectarán por la zona trasera donde encontramos los puertos de la consola. PS5 por su parte, también será compatible con unidades externas, aunque no serán productos propios de Sony, sino que podremos adquirir unidades de terceros. Eso sí, las unidades deberán de tener el sello de PlayStation para garantizar el rendimiento, algo que al parecer se conseguirá siempre y cuando los discos cuenten con estándar PCIe 4.0 (actualmente sin opciones en el mercado).

Similitudes gráficas

Pero entre tantos datos no podíamos olvidar lo verdaderamente importante. ¿Cómo se verán los juegos? Ambas plataformas apuestan por los nuevos trucos gráficos que están actualmente en auge, como son los trazados de rayos. Y es que las GPU utilizadas incluyen soporte para Ray Tracing, por lo que podremos esperar efectos de iluminación bastante avanzados con los que disfrutar de escenarios más realistas y con un tratamiento de reflejos e iluminaciones bastante sorprendentes.

De momento la única que se ha atrevido a mostrar los primeros ejemplos es Microsoft, que con varias imágenes de Gears V ha demostrado los cambios visuales que se producen al incluir la tecnología de trazado de rayos en el juego de Xbox One. En las imágenes, las diferencias entre Xbox Series X y Xbox One.

El punto diferente

Ya hemos visto cómo PS5 apuesta por una unidad extremadamente rápida, pero ambos sistemas incluirán más funciones y características con los que poder diferenciarse aún más. En el caso de Sony, PS5 incluirá un motor llamado Tempest Engine que se encargará de llevar a un nuevo nivel lo que hasta ahora conocemos como audio en tres dimensiones. Este motor será capaz de manejar cientos de fuentes sonoras (para que te hagas una idea, uno de los procesadores más avanzados en el mercado es el de PSVR, y es capaz de mover 50 fuentes), por lo que según Sony, el jugador podrá casi identificar de manera individual gotas precipitándose contra el suelo en una escena lluviosa. El planteamiento del sonido en PS5 parece muy interesante, sin embargo hay muchas incógnitas todavía por resolver, como la implementación en escenarios donde no se utilicen auriculares. Puede leer más sobre ello en nuestro artículo de todas las características de PS5.

Xbox Series X prestará una especial atención a la retrocompatiblidad, ya que Microsoft ha confirmado que la nueva consola reproducirá cualquier título de cualquier generación pasada, ya sea Xbox One, Xbox 360 o Xbox. Esto abre un abanico de posibilidades increíble, algo que contraste bastante a la oferta presetnada por PS5, donde de momento sólo aseguran la reproducción de juegos de PS4. Eso sí, en el lanzamiento de la consola sólo funcionarán los 100 juegos más demandados, aunque con el tiempo la lista de compatibilidades irá aumentando hasta ofrecer los 4.000 títulos que componen la biblioteca de PS4.

¿Qué consola es mejor?

Xbox Series X

La polémica guerra entre plataformas estará presente, sin lugar a dudas, una vez más en boca de todos los fans, sin embargo, la lectura que hacemos al respecto podría ser bastante diferente a la de otros años. Sony parece que ha querido buscar otro tipo de intenciones con su consola. No sabemos si busca reducir costes, o si tiene en mente otro tipo de orientación para PS5, pero lo que está claro es que en el papel tiene algunas desventajas sobre Xbox Series X.

El planteamiento de Microsoft es absolutamente diferente, y el diseño técnico de Xbox Series X recuerda muchísimo al de Xbox One X, una consola que lanzó toda la carne al asador y que ha conseguido atraer a muchísimos usuarios gracias a su excelente rendimiento. ¿Será más estable a la hora de mostrar 4K a 60 FPS que PS5?

Para salir de dudas de esta y otras preguntas vamos a tener que seguir esperando a futuras conferencias, pero algo nos dice que la propuesta del SSD de PS5 podría no ser suficiente para cubrir cifras. Otro asunto será el de la nueva experiencia que ofrecerá este disco propietario frente al SSD de Seagate que encontraremos en Xbox Series X, aunque si se limita a reducir unos segundos los tiempos de carga, probablemente no sea una razón de peso para inclinar la balanza a favor de Sony.