Te spoileó varias veces y no lo sabías: los detalles de El juego del Calamar

El Juego del Calamar es la serie del momento en Netflix, una de las muchas producciones surcoreanas que están arrasando y que va camino de ser el título con mayor éxito de la plataforma en la actualidad. Si ya la viste y te quedaste con ganas de más, te contamos ahora algunas de sus curiosidades más particulares, con las que seguro que te vuelves aún más fan si cabe.

Aviso: A continuación conocerás algunas curiosidades de la exitosa serie de Netflix, pero si no la has visto y tienes intención de hacerlo, puede que leas datos que podrías considerar como spoiler. Tenlo en cuenta antes de seguir con la lectura de este artículo.

Curiosidades de El juego del Calamar

Como suele ser habitual, cuando ves una serie o incluso un simple tráiler es normal que muchos detalles se te escapen o no los conozcas hasta que gana popularidad y otras personas empiezan a comentar todos de interés sobre dicho contenido.

El Juego del Calamar no es ninguna excepción y también tiene sus curiosidades y detalle s ocultos. Vamos a fijarnos en ellos y a explicártelos. Seguro que alguno de ellos te hace ver las cosas incluso de otra manera… Ponte cómodo.

El importe total del premio es de…

La dinámica de El juego del Calamar es básicamente la de una competición por dinero. Cuando entran, ninguno de los participantes sabe lo que se va a encontrar y pese a lo sanguinario del primer juego, al final muchos deciden regresar para intentar hacerse con esos 45.600.000 millones de wones que tienen como premio.

Dicha cantidad al ser una moneda con la que no tratamos de forma habitual puede que no nos diga nada, pero para que puedas hacerte una idea de la cuantía tenemos que decirte que sería el equivalente a unos 33 millones de euros. ¿Participarías en algo así por dicha cantidad de dinero?

El número de teléfono es real

Las tarjetas que recibe cada uno de los candidatos a participar en El juego del Calamar tienen un número de teléfono al que deben llamar para confirmar si van a forma parte del juego o no. Pues bien, ese número de teléfono es real y ha causado problemas a su propietaria.

Con la inmensa popularidad obtenida por la producción, son muchos los que han estado llamando a dicho número. ¿El resultado? Su propietario realizó una queja formal (recibía más de mil llamadas y mensajes al día) que Netflix y la productora de la serie se han visto obligados a resolver, editando las imágenes en posproducción.

Una auténtica pesadilla, aunque nosotros le hubiésemos seguido a más de uno el rollo y citado a determinada hora y lugar.

Las escaleras de colores

El juego del calamar

Las escaleras de colores que recorren los participantes cuando van de una prueba a otra son uno de los elementos que más llama la atención del primer capítulo. Estas están inspiradas o son una especie de homenaje a la obra de Maurits Cornelis Escher, un artista neerlandés conocido por sus grabados.

Su obra «Relatividad» muestra unas escaleras que parecen evocar a estas de El juego del Calamar. Eso sí, aquí tienen mucho más color y no son sólo un grabado en madera.

Escenarios recreados casi en su totalidad

El juego del calamar

Siguiendo con el tema de los escenarios, en muchas ocasiones se recurren al uso del croma y los gráficos creados por ordenador (CGI). Estos son una forma más o menos cómoda de añadir lo que se quiera. El problema es que no suelen ayudar mucho a que los actores se metan de lleno en la producción.

Aquí decidieron que muchos elementos serían reales. Hay un trabajo de postproducción donde se usan gráficos hechos en ordenador, pero también otros que son más prácticos y eso mola.

La muñeca de El juego del Calamar

Hablando de objetos reales, la muñeca que se puede ver durante el primer juego de «Luz Verde, Luz Roja» no sólo es real, también se puede visitar si quieres.

Esta gigantesca muñeca articulada formaba parte del museo de carruajes Macha Land. Los responsables de la serie la vieron y pidieron permiso para llevarla desde allí, en Jincheon Country, a unas tres horas de Seúl (capital de Corea del Sur), al lugar donde se rodó la serie.

456 actores en un mismo set

Cuando da comienzo El Juego del Calamar hay 456 participantes. Estos, en el primer escenario, son todos actores contratados para ello. Eso significa que fueron casi quinientas personas las que se tuvieron que coordinar y repetir varias veces las tomas hasta conseguir el resultado esperado.

Los juegos estaban pintados en las paredes

En todas y cada una de las pruebas los participantes llegan sin saber qué va a ocurrir. Sin embargo, en las paredes de la habitación en la que duermen hay una serie de dibujos donde se muestran las diferentes pruebas. Si se hubiesen dado cuenta podrían haber tenido ventaja al saber en qué consistirían antes de estar en ellas.

Los símbolos de los guardas y su relación con las hormigas

Como en cualquier producción, el color es una poderosa herramienta que sirve para contar la historia de un modo óptico. De ahí los tonos verdes de los chándales de los participantes o el rojo de los guardias.

Aún así, lo que más llama la atención aquí son los símbolos de las máscaras de los guardias. Esos círculos, triángulos y cuadrados hacen referencia a sistema de jerarquía de las hormigas.

Una modelo entre los participantes

el juego del calamar

Uno de los personajes más populares ha sido Sage-byeok, papel que interpreta Jung Ho-Yeon. Es lógico no conocerla, pero en su país de origen resulta que es una de las modelos surcoreanas más importantes. Es más, para Vogue representa la próxima top model de Corea del Sur.

En la serie ha gustado su papel y eso también le ha ayudado para ganar millones de seguidores (15, ni más ni menos) en una sola semana.

De Round 6 a El juego del Calamar

Es habitual que haya cambios de última hora, uno de ellos fue el título que tendría la serie cuando se lanzase. Originalmente se iba a llamar Round 6 en referencia a las seis pruebas que los participantes debería superar.

Al final se decidió cambiar a última hora por El juego del Calamar. Este, como se explica al principio, era un juego infantil bastante popular durante los setenta en el país y su director lo jugaba.

Plagio o serie original

Por último, la serie ha sido acusada de plagiar una película japonesa publicada en 2014: As The Gods Will. Si ves un poco es normal pensar que puede haber cierta copia, aunque el director de la serie de Netflix Hwang Dong-hyuk dijo que el guión lo tenía listo desde 2009.

Si es así, claro que no hay plagio. Aunque también se ha dicho que en 2011 uso como inspiración el propio manga que sirve de base para la pelea japonesa. Un lío vamos, aunque lo que importará a más de uso es la calidad de la producción.

Las muertes de los protagonistas se spoilea en el episodio 2

El episodio 2 de la serie sirve un poco de base para conocer las motivaciones e historia a fondo de los principales protagonistas (y las razones por las que deciden regresar al juego tras haber abandonado en un primer momento). Lo que probablemente no sepas es que el capítulo también nos dejó pistas de cómo iba a morir cada uno de los participantes.

Ali Abdul, por ejemplo, se enfrenta a su antiguo jefe y tras empujarlo por accidente, le roba una gran cantidad de dinero. En el episodio de su muerte, fue eliminado después de que Sang Woo lo engañara y le robara sus canicas.

Deok Soo saltaba desde un puente para escapar de unos mafiosos y precisamente muere en la prueba de la pasarela de vidrio, cayendo junto a Han Mi-nyeo.

el juego del calamar

A Sae-byeok la veíamos colocando una navaja en el cuello del hombre que la estafó, y precisamente es así como tristemente muere, después de que Sang Woo aproveche su debilidad por estar herida, y le apuñale en esta parte del cuerpo.

Sang-woo intentó suicidarse en su casa al verse sobrepasado por no poder pagar todas sus deudas. Y finalmente es así como muere en el último juego: se quita la vida, dejando que Gi-hun ganara.

El jugador 001 no aparece en los archivos del juego

el juego del calamar

Cuando el policía Jun-ho descubre los archivos con las ediciones de todos los juegos y abre la carpeta del año actual, se ve que la primera página de perfiles corresponde al jugador 002. El 001 no aparece, dejando al espectador la pista de que en realidad el entrañable anciano no es un jugador.

Una serie que no deja indiferente

Sin duda, El juego del Calamar no deja a nadie indiferente. No es una serie para todo el mundo, pero igual deberías darle una oportunidad y valorar por ti mismo. Quién sabe si te llevas una grata sorpresa o no, pero si no te gusta tampoco es un problema pues hay miles de contenidos ahí fuera.

¡Sé el primero en comentar!