Descubren que un servicio de música NFT clona la música de YouTube

Descubren que un servicio de música NFT clona la música de YouTube

Daniel Marín

Si no sabes a estas alturas lo que es un NFT, no deberías preocuparte. Al fin y al cabo, muchos de los que gastan dinero en estos tokens virtuales tampoco lo saben. NFT Music Stream es la prueba de ello: un servicio que ni vendía realmente NFTs, ni cumplía con la promesa principal de la plataforma. Según sus creadores, este negocio llegaba para impartir justicia dentro de la industria musical. Sin embargo, la cosa se ha quedado en una cutre estafa tanto para los clientes como para los artistas.

La industria musical es injusta. Los NFT NO lo van a solucionar

nft music stream token

Lo sabemos. La industria musical es tremendamente injusta con los artistas. Las plataformas son usureras y las productoras son abusivas. De todo el pastel, tus creadores favoritos suelen catar las migajas. Y no son pocos los artistas que han tratado de hacer frente a la industria sin mucho éxito. Por algo será.

Y aquí es cuando entran nuestros amigos los NFT. Además de fotos de monos, Cryptopunks y Golems de WillyRex, los tokens no fungibles también han venido para salvar la música. Eso sí, a su manera. Los dos casos más sonados de NFT y música ya están catalogados oficialmente como estafas.

Dos casos, dos pufos

El primer caso ocurrió a principios de este mes. La RIIA (la SGAE estadounidense, para que nos entendamos), envió una carta de cese y desistimiento a HitPiece.com. El sitio se dedicaba a vender productos NFT asociados con artistas. Según la RIIA, era todo mentira. Se trataba de un negocio fraudulento donde se estaban vendiendo productos falsos a pobres incautos que pensaban hacer dinero fácil revendiendo y especulando con los NFTs.

Pero la cosa no queda ahí. Poco después, el servicio NFT Music Stream ha superado a ese caso. Oficialmente, se trataba de una plataforma eficiente, transparente y comprometidos con artistas, distribuidores y discográficas para crear un modelo de negocio más justo. Los artistas cobrarían en criptomonedas el dinero de las suscripciones de los clientes que interactuarían a través de Streamer.fm. ¿El objetivo de NFT Music Stream? Eliminar al intermediario.

Todo suena muy bien hasta qué el compositor Kerry Muzzey descubrió que sus obras estaban subidas a la plataforma sin su permiso. Al dirigirse a la cuenta de Twitter de la compañía y quejarse, Kerry fue bloqueado. Él mismo, junto a varios compañeros de profesión redactaron una carta de cese y desistimiento. También descubrieron que el White Paper de NFT Music Stream apenas tenía seis páginas.

Imagen del usuario de twitter
Kerry Muzzey
@kerrymuzzey
https://t.co/gzcHiKklOP
09 de febrero, 2022 • 23:17

68

3

NFT Music Stream roba contenido de YouTube Music

nft music stream

Tras una intensa investigación, llegaron a la conclusión de que NFT Music Stream no contenía música. Las canciones e ilustraciones que estaban proporcionando a sus clientes provienen en realidad de YouTube Music. Es decir, NFT Music Stream estaba pagando una membresía mensual a Google y transmitiendo el contenido a sus clientes. Ni rastro de los pagos a los artistas de los que tanto alardeaban, ni de los NFT, que, en este caso, el término solo ha servido para captar a algún que otro despistado por la red.

Aún así, NFT Music Stream ha respondido haciéndose la víctima. Consideran que el modelo actual les hace perder dinero, y siguen tratando de engañar al público diciendo que su objetivo es remunerar a los artistas con el 98% de las suscripciones. Sin embargo, esto no ha ablandado a David C. Lowery, compositor y activista por los derechos de los músicos. El georgiano está organizando una demanda colectiva contra NFT Music Stream, pues sus obras también han sido subidas a Streamer.fm sin su permiso.

¿Qué conclusiones sacamos de todo esto?

El futuro de los videojuegos, el futuro de la música, el futuro de los artistas gráficos… Los NFT son el futuro de todo, pero, cada día, se utilizan precisamente para destruir el trabajo de los artistas. No nos cabe la menor duda de que existen proyectos NFT sensatos y con buenas intenciones. Pero, por desgracia, los que salen a la luz simplemente utilizan las siglas ‘NFT’ para organizar estafas.

Aún así, en este caso, la presunta estafa se veía venir. Solo viendo la landpage del servicio, que utiliza únicamente fotos de mujeres DJ, leyendo el roadmap y las promesas, ya era más que suficiente para sospechar que olía a chamusquina.