La mentira del postureo: pillan a una famosa youtuber crudivegana comiendo pescado

Fraude y postureo puro y duro. De eso ni más ni menos acusan a Rawvana, una famosísima youtuber crudivegana que cuenta con una gran legión de seguidores (1,3 millones en Instagram y más de 2 millones de YouTube) precisamente por su estilo de alimentación y que incluso vende programas nutricionales. ¿El problema? Que ha sido pillada en los Stories de una amiga comiendo pescado. El escándalo está servido.

¿Qué es el crudiveganismo?

El crudiveganismo es un tipo de dieta basada en la ingesta de alimentos crudos y siempre de origen vegetal. Todos los platos que se consumen siguiendo esta alimentación excluyen por tanto cualquier elemento de origen animal (de ahí lo de veganismo) al tiempo que se evita que la comida haya sido sometida a cocción. No hay que confundirlo con el crudivorismo, en el que que también se consume todo sin cocinar peor no necesariamente debe no proceder de animales (por ejemplo, sí comen carpaccio o toman leche cruda).

Las personas que siguen una dieta crudivegana suelen alimentarse de verduras y frutas, frutos secos, cereales y legumbres germinados o algas marinas, entre otros ejemplos. La idea que subyace es este estilo de ingesta es que las cocciones superiores a unos determinados grados desactivan los enzimas, destruyen algunas vitaminas y modifican otros nutrientes, por lo que muchas veces no aprovechamos al completo lo que un alimento ofrece. Al mismo tiempo se está en contra del consumo de todo lo que sea procedente de animales por respeto a ellos y a la naturaleza.

Pillada comiendo huevos y pescado

Rawvana es el apodo de Yovana Mendoza, una youtuber que se ha hecho famosa precisamente por promover este tipo de alimentación en sus vídeos y publicaciones de Instagram. Tal es su repercusión que Rawvana cuenta actualmente con todo un imperio en el que no faltan planes de alimentación (bajo pago, por supuesto), libros y aplicaciones para el teléfono móvil. También cuenta con un blog en el que sube recetas gratuitas, para que la gente pueda replicarlas y tomar ideas, así como vídeos de ejercicios.

 

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de YOVANA MENDOZA AYRES (@rawvana) el


Con semejante perfil y defensa a ultranza del crudiveganismo, podrás imaginar que lo último que esperábamos era ver a Rawvana comiendo un plato de pescado… algo que tampoco entraba en los planes de esta celebrity 2.0, por supuesto. Al parecer la youtuber compartía almuerzo con varios amigos y uno de ellos grabó un Instagram Stories en el que muestra dónde se encuentra y con quién está. En dicho vídeo se ve entonces a Rawvana, que se da cuenta rápidamente de que podría verse su plato e intenta taparlo disimuladamente (sin ningún éxito). Puedes verlo a continuación:

En cuestión de nada, el vídeo se hizo viral y corrió como la pólvora por internet, denunciando la gran mentira de esta youtuber. Rawvana estuvo varios días desaparecida tras el escándalo hasta que ha decidido colgar un nuevo vídeo en su canal dando explicaciones y pidiendo perdón a sus seguidores. Al parecer, la influencer está incluyendo en su dieta huevos y pescado, según explica, por prescripción médica, ya que llevaba dos años sin que le bajara la regla (es lo que se llama amenorrea) y al hacerse los pertinentes análisis comprobó que tenía una importante falta de vitaminas y un desajuste hormonal importante.

Por esta razón decidió incorporar por recomendación de su doctor estos alimentos de origen animal en su alimentación, además de empezar a consumir también de nuevo comida cocinada. ¿Por qué no lo confesó entonces a sus seguidores? Según la youtuber porque «necesitaba tiempo para mí […] para sanarme» y para comprobar cómo su cuerpo había cambiado con esta decisión para después compartirlo con su público. Solo que, claro, un Stories se le cruzó por medio y lo lió todo.

Lo curioso es que, como indican en Women’s Health Mag, en lugar de perder audiencia, su vídeo de las disculpas ha multiplicado por diez su audiencia habitual, aunque se debe también, claro, al escándalo montado y a las reproducciones de todos los curiosos que, a raíz de todo esto, han terminado buscando su canal -nos incluimos en el saco.

Los comentarios hacia la youtuber, eso sí, son mucho menos amables, con bastantes críticas de sus seguidores que no se creen nada de las explicaciones dadas y cuestionan que haya estado vendiendo un estilo de vida que ella misma reconoce que la enfermó. En YouTube existen en estos momentos numerosos vídeos en los que otras personas se dedican a analizar el vídeo de disculpas de Rawvana, opinando por qué creen que está mintiendo -es la sensación generalizada- o dando su visión sobre esta gran polémica.

Es probable que Rawvana sintiera miedo de perder seguidores (y dinero) si reconocía que había cambiado el tipo de dieta que la hizo famosa, por lo que decidió seguir aparentando un estilo de vida que no llevaba en un ejemplo más de los tiempos del postureo que vivimos y lo poco que podemos creernos lo que veamos en las redes sociales y a muchos influencers hoy en día.

Veremos cómo se salva Rawvana de esta. Si es que logra hacerlo.