Controlando un standing desk con una Raspberry Pi y Alexa

Si tienes un escritorio de los que permiten trabajar tanto de pie como sentado, sabrás que de nada sirve si no te obligas a cambiar de postura cada cierto tiempo. Claro que hacerlo no es fácil hasta que logras introducir ese nuevo hábito en tu día a día, pero si tienes una Raspberry Pi vas a poder conseguirlo de un modo posiblemente más sencillo gracias al cambio automático de altura que podrás programar.

Controla tu standing desk con una Raspberry Pi

Trabajar durante muchas horas en la misma posición no es algo que recomienden los expertos en ergonomía e higiene postural. Y sin embargo, la mayoría de nosotros acaba cayendo en esto y no sólo pasamos muchas horas sentado, también en una posición que igual no es la más correcta para nuestra espalda, hombros, cervicales, etc.

De ahí que durante los últimos años el uso de los escritorios regulables en altura o standing desk se haya popularizado tanto. En primer lugar porque los precios han bajado mucho y en segundo, porque se pueden encontrar soluciones de todo tipo capaces de adaptarse a las necesidades de cada uno. Así que ya es un poco más fácil cambiar de postura cada cierto tiempo.

El único problema es que ahora hay que tener, como todo lo que implica un cambio de hábitos, fuerza de voluntad para aprovechar esas ventajas. Y claro, eso según cada uno es más fácil o más complicado de lograr. Si tú estás en el grupo de personas a las que les cuesta acordarse que podría o debería cambiar de postura cada cierto tiempo mientras trabaja, esto seguro que te interesa.

Gracias al uso de una Raspberry Pi, puedes programar el cambio automático de posición o mejor dicho de altura de tu escritorio para trabajar de pie o sentado. Lo único que tendrás que hacer es un poco de bricolaje tecnológico como hizo este usuario y definir a qué horas lo harás en una u otra posición.

Así, por ejemplo, podrías establecer un rato de la mañana sentado y otro de pie o bien hacer un cambio cada cierto tiempo. Aquí tú decides, David Kong decidió usar intervalos de entre 45 y 60 minutos para cambiar de postura recurrentemente y automatizó todo eso gracias al uso de Una Raspberry Pi Pero W.

Para lograrlo conecto el control de su mesa a los pines GPIO de la Raspberry Pi Zero W. Al tener botones programables, sólo tuvo que configurar las alturas, memorizarlas y luego ver cuál era la combinación correcta para activar la pulsación tras soldarlos y ejecutar un script de Python en la Raspberry.

Lógicamente esto no es algo aplicable a todas y cada una de las meses de este tipo, habría que mirar el caso particular de cada uno, pero si tienes un mínimo de idea de electrónica es posible que te resulte fácil trasladar la idea a tu propia situación.

Alexa, vamos a trabajar de pie

¿Interesante usar Una Raspberry Pi para cambiar la altura de un standing desk? Pues ahora, un pasito más con la integración de Alexa. Aunque aquí ya sí vas a necesitar conocimientos algo más avanzados para lograrlo.

Aquí Robin Reiter logró hackear un escritorio de pie y sentado de Ikea para poder controlarlo a través de comandos de voz de Alexa. Una labor algo más compleja, por el propio escritorio y porque no es lo mismo ejecutar un script que tener que implementar un comando de voz.

No obstante, el resultado es francamente llamativo y es probable que si eres atrevido, tiene un escritorio de IKEA o similar te animes a hacer algo parecido a estas dos formas de modificar el uso de este tipo de soluciones para trabajar tanto en casa como en la oficina.

Claro que siempre podrías evitar complicaciones y buscar alguno de los standing desk que ya ofrecen control por voz y se podrían automatizar mediante el uso de rutinas. Es cierto que no son muchos, pero opciones como el VertDesk v3 podría ser una buena opción. Aunque hay otros muchos y muy buenos escritorios para trabajar de pie y sentado.