RetroN Sq, la Game Boy de sobremesa que nunca llegó a existir

RetroN Sq, la Game Boy de sobremesa que nunca llegó a existir

Pedro Santamaría

RetroN Sq es una nueva consola retro que lanza Hyperkin, una propuesta con la que podrás jugar a los juegos de Game Boy, Game Boy Color y Game Boy Advance. Pero eso no es lo mejor, lo más interesante es que lo podrás hacer incluso usando los cartuchos originales de estas portátiles de Nintendo.

Así es RetroN Sq

Si te interesa todo el tema de la emulación de plataformas retro y todo este tipo de propuestas de consolas capaces de ejecutar esos videojuegos de sistemas mucho más antiguos que los actuales disponibles en el mercado, entonces es muy probable que conozcas a Hyperkin.

Este fabricante es bastante popular entre las scene de los emuladores porque ofrece una serie de propuestas muy llamativas para diferentes plataformas. Por ejemplo, tienen mandos compatibles al cien por cien con consolas como la Super Nintendo, Nintendo 64, Sega Genesis, etc. Es más, incluso tienen accesorios para productos actuales como los mandos de las Oculus o un adaptador que permite conectar el mando de Xbox One y PS4 a una Nintendo Switch.

Sin embargo, son sus consolas retro lo más destacado. Así es como han ido ganando más popularidad, porque no sólo permiten la emulación de sus juegos, también el uso de los cartuchos que usaban las máquinas originales. Y esto es mucho más interesante aún, porque es probable que consolas en buen estado y operativas no encuentres ya, pero sí muchos cartuchos que sufren menos del desgaste de los años y se pueden seguir usando.

Pues bien, entre todo su catálogo actual ahora destaca RetroN Sq, una controla retro que podríamos definir como la Game Boy de sobremesa que nunca llegó a lanzar Nintendo. Porque básicamente es eso, lo que permitirá este pequeño cubo es jugar a los títulos de Game Boy, Game Boy Color y Game Boy Advance en el televisor. Aunque con alguna que otra mejora gracias a su software.

Y es que la RetroN Sq es capaz de escalar el juego original a una resolución de 720p y tanto en una relación de aspecto de 4:3 como 16:9. Algo que puede parecer poco teniendo en cuenta que la mayoría de usuarios ya cuenta con un televisor 4K en el salón o incluso su habitación, pero hablamos que originalmente los juegos de Game Boy ofrecían una resolución de 160 x 144 píxeles que llegaban hasta los 260 x 140 píxeles en la Advance.

De igual modo, lo más interesante de esta propuesta como ya hemos dicho es su posibilidad de jugar con los cartuchos originales. El cubo tiene en su parte superior una ranura que permite introducir los cartuchos originales usados en cualquiera de estas tres consolas de Nintendo. Por tanto, es cierto que estás usando un software de código abierto para leer el contenido de cada uno de ellos y ejecutar sus respectivos juegos, pero no te saltas nada pues el título es el que está en el cartucho y ese lo has conseguido de forma legal.

Por lo demás, la nueva RetroN Sq estará disponible en dos acabados diferentes y en la parte trasera es donde encontrarás la conexión USB C para alimentar el dispositivo, el conector HDMI para la salida de vídeo, una ranura de tarjetas micro SD donde almacenar roms en forma digital si lo deseas y un interruptor con el que modificas la relación de aspecto de 4:3 a 16:9.

Poco más hay que contar de la consola que no se vea en las imágenes, porque es obvio que la parte frontal incluye dos botones para la interacción con la misma y una entrada USB a donde irá conectado el mando que se asemeja mucho al de la Super Nintendo en cuestión de forma y disposición de sus botones.

Precio y disponibilidad de RetroN Sq

Esta nueva consola de Hyperkin tendrá un precio de 75 dólares y estará disponible a partir del 25 de marzo. Eso sí, la mala noticia es que por ahora sólo envían dentro de los Estados Unidos.

Habrá que esperar y tener algo de paciencia para ver si dan opción de envíos internacionales o buscar la forma de que alguien la adquiera allí y te la mande a donde estés si te interesa. Algo totalmente comprensible, porque resulta muy atractivo el poder usar los cartuchos que puedas tener en casa.

Porque si sólo fuera para jugar con roms es evidente que una simple Raspberry Pi es válida para emular muchas consolas retro. Pero aquí la gracia está en poder jugar con los cartuchos, incluso soplarles si no cargan bien en algún momento. Porque no hay nada más mítico dentro del mundo de los videojuegos que eso: soplarle a los contactos de un cartucho.