La nueva Fuji X-S10 enamora por diseño, prestaciones y precio

La nueva Fuji X-S10 enamora por diseño, prestaciones y precio

Pedro Santamaría

En un momento donde las cámaras de los smartphone son más completas y ofrecen mayor calidad, los fabricantes tradicionales de cámara fotográficas se han puesto las pilas para demostrar que aún tienen mucho por ofrecer. Uno de los últimos ejemplos, la Fuji X-S10, una propuesta que apunta al sector vlogger.

Así es la Fuji X-S10

Nueva Fuji X-S10

A pesar de no tener tanta repercusión como otras marcas tipo Canon, Sony, Nikon e incluso Panasonic, lo cierto es que Fuji lleva ya unos cuantos años haciéndolo muy bien gracias a propuestas como la Fuji X-T3 o la más reciente Fuji X-T4. Dos modelos muy solventes, en especial la última si además estás buscando una cámara con una gran calidad a la hora de grabar vídeo.

Pues bien, esta nueva Fuji X-S10 es un nuevo modelo que viene a ser como una mezcla entre la X-T3 y X-T4, no es tan «avanzada» en términos de calidad máxima que puede ofrecer, pero aún así es el inicio de una nueva familia que podría dar mucho de qué hablar durante los próximos meses y años.

Para empezar el enfoque de la Fuji X-S10 se hace pensando en reducir elementos que puedan complicar su uso por parte de usuarios menos avanzados y en ofrecer una cámara atractiva a los vloggers. Así que, Sabiendo esto se entiende mejor tanto el diseño como las prestaciones que ofrece.

Nueva Fuji X-S10 APS-C compacta

Como puedes ver la cámara tiene ese punto de diseño tan atractivo de la marca, con un toque retro que combina muy bien en una cámara digital. Además, a pesar de haber reducido los diales de control, lo cierto es que sigue teniendo los justo y necesarios para que determinadas acciones básicas resulten rápidas de realizar.

Físicamente creo que no hace falta decir mucho más, así que vayamos con sus principales características técnicas y los motivos por los que puede ser una gran opción para vloggers y otros creadores de contenidos menos exigentes o con necesidades muy claras como la ligereza y fácil transporte en el día a día. Aunque no te dejes engañar con respecto a sus posibilidades reales.

A nivel de sensor tenemos un captor CMOS X-Trans IV con una resolución de 26,1 MP y de tipo APS-C. Luego, el procesador de imagen X-Processor 4 propio de la imagen que es el mismo que se usa en la X-T4, porque realmente esta cámara se podría decir que es una versión «reducida» de esta.

Con estos datos iniciales, además de una calidad de imagen bastante alta también tenemos la posibilidad de grabar vídeo a una resolución máxima de 4K a 30fps en 4:2:2 a 10 bits durante un máximo de 30 minutos si contamos con grabador externo. Si no es así, en las tarjetas SD grabaría en 4:2:0 a 8 bits. Es decir, una menor información en temas de color, pero como resultado tendrías un archivo con el que es mas fácil de trabajar.

Nueva Fuji X-S10, hermana pequeña X-T4

Lógicamente, en temas de grabación de vídeo también cuenta con opción de capturar a resolución Full HD y llevar la tasa de fotógrafas por segundo hasta los 240fps para lograr así cámaras lentas. Y sí, todo esto con la opción de grabar en formato logarítmico (F-Log), algo ya imprescindible y demandado por muchos usuarios para exprimir y aumentar las capacidades de rango dinámico del sensor.

Si a esto le sumamos una pantalla articulada con la que podrás verte mientras te grabas, entrada de micro y salida de auriculares para monitorizar, la posibilidad de personalizar sus botones en cuanto a funciones, estabilizador de imagen de 5 ejes, perfiles de color de Fuji y ese cuerpo algo más compacto dan como resultado una cámara realmente atractiva tanto para fotógrafos como vídeografos.

Fuji X-S10 la gran cámara de los 1.000 euros

¿Qué ocurre con el precio? Últimamente hemos visto un aumento considerable -y justificado en la mayoría de casos- del coste en la mayoría de cámaras que merecen la pena por sus prestaciones, haciendo que cifras como los 2.000 euros sean algo normal ya si buscas una propuesta de buen nivel.

Pues bien, aquí Fuji ha jugado muy bien sus cartas y la Fuji X-S10 sólo cuesta 1.000 euros. Es cierto que sigue siendo una cantidad importante para muchos, pero no son los 1.800 de la X-T4 o los más de 2.000 de otras propuestas recientes como la Sony a7C o la Lumix S5.

Y aunque la diferencia con respecto a modelos pensados para temas de vlogging como la Sony ZV-1 o la Lumix G-100 pueda rondar los 200 o 300 euros, habría que pensarlo bien porque esta puede dar ciertas ventajas si te dedicas a crear contenido el vídeo y buscas algo cómodo de usar y llevar.

En resumen, como hemos dicho en alguna que otra ocasión ya, 2020 estará trayendo muchas cosas malas, pero también buenas y una de ellas es el ver cómo el sector de la fotografía se pone más interesante con cada nuevo lanzamiento que hacen las marcas tradicionales.