¿Sigue mereciendo la pena un reproductor de música en 2022?

¿Sigue mereciendo la pena un reproductor de música en 2022?

Daniel Marín

Se han cumplido 21 años desde que Steve Jobs presentó el iPod. El cofundador de Apple dejó obsoleto de un plumazo al mítico Walkman de Sony, que llevaba más de 20 años en el mercado. Los demás fabricantes no tardarían en replicar la fórmula del éxito, aunque ninguna llegaría a hacerlo con tanto nivel de detalle como la marca de Cupertino. Tras dos décadas, el iPod y los reproductores MP3 han pasado al recuerdo. ¿Sigue mereciendo la pena hacerse con uno en pleno 2022?

¿Recuerdas lo divertido que era eso de ir por la calle con tu MP3?

modelos ipod

A principios de este milenio, tener uno de estos con el doble de megas que el de tu amigo era sinónimo de haber triunfado. Durante unos pocos años, los reproductores de MP3 y los iPod dominaron las calles. Compartíamos la música con nuestros amigos, ignorando completamente que aquello no era legal.

Sin embargo, toda época tiene un inicio y un final. Allá por 2007, Steve Jobs volvía a levantar la mano con un nuevo dispositivo. El iPhone volvió a cambiar las reglas del juego, aunque a este lado del charco, el cambio tardó unos cuantos años en asentarse. Pronto llegaría Spotify y el resto de los servicios de música por suscripción. Por unos pocos euros, ya no tenías que estar buscando canciones por ahí. Tampoco había que preocuparse por el espacio en el reproductor ni lidiar con iTunes.

¿Siguen existiendo los reproductores MP3?

Siguen existiendo, pero han evolucionado hacia otro lado. Competir contra un teléfono móvil no tiene sentido a estas alturas. Al fin y al cabo, cualquier smartphone puede almacenar y reproducir archivos locales, al mismo tiempo que también puede acceder a cualquier plataforma musical.

Los fabricantes de estos dispositivos han buscado la forma de conseguir que sus productos sigan siendo atractivos, aunque sea únicamente a un pequeño público.

El MP3 como producto premium

sony walkman premium.jpg

Si nos fijamos en Sony, la serie Walkman sigue fabricándose. De hecho, este 2022, la marca japonesa ha lanzado dos modelos: el NW-WM1ZM2 y el NW-WM1AM2. Si analizamos estos productos, veremos que son equipos muy caros. La idea de Sony es ofrecer una experiencia auditiva con un nivel superior y materiales de auténtica calidad. No solo tienen conectividad para poder acceder a servicios en línea, sino que también cuentan con su propio amplificador digital para que la experiencia de uso sea sobresaliente. Eso, sin olvidar que tienen capacidades de almacenamiento muy grandes, y con posibilidad para expandirse mediante tarjetas microSD.

La idea de Sony es vender estos productos a audiófilos y profesionales de la música. Para este público, seguramente no sea descabellado invertir casi 4.000 euros en uno de estos productos, pues tienen una vida útil mucho más elevada que un smartphone y ofrecen resultados muy por encima de lo que nos daría un teléfono inteligente de gama alta.

El reproductor MP3 como dispositivo básico y accesible

Por otro lado, tampoco se olvidan de las gamas más bajas. Así como existen modelos premium, también hay dispositivos de lo más asequible. Sin pantallas ni ningún tipo de interfaz gráfica —o con LCDs pequeños y humildes—. Productos sencillos para todos aquellos que quieren salir a correr o hacer ejercicio con un producto fácil de usar y que no se va a quedar obsoleto con el paso del tiempo.

¿Merece la pena entonces? Todo depende de ti. La gran mayoría de usuarios va a conformarse con un teléfono inteligente. Sin embargo, si quieres el MP3 más simple —o el más complejo del mundo—, debes saber que hay un mercado para ti.

¡Sé el primero en comentar!