El 8K ya está aquí: así son las nuevas TV de Samsung para 2020

El 8K ya está aquí: así son las nuevas TV de Samsung para 2020

Daniel Espla

La semana pasada Samsung presentó sus nuevos Galaxy S20 y, entre muchas de sus prestaciones, destacó su capacidad para grabar vídeo en resolución 8K, convirtiéndose en el primer smartphone capaz de hacerlo. Una característica increíble pero que te puede plantear una duda, ¿para qué la queremos? Bueno, pues entre otras cosas, para darle más sentido a los nuevos televisores QLED 8K, que fueron presentados en el Forum 2020 junto a todas las novedades por las que Samsung apostará en el sector de las televisiones. Y sí, esto es justo de lo que vengo a hablarte hoy.

Los televisores 8K han llegado para quedarse

Con motivo de los próximos juegos olímpicos que se celebrarán este 2020 en Tokio, muchos fabricantes están poniendo toda la carne en el asador para vender sus televisores con resolución 8K ya que este evento deportivo se retransmitirá en dicha resolución.

La unión de estos hitos y las capacidades de sus nuevos smartphones han empujado a que, en el Forum 2020, Samsung presente dos televisores con resolución 8K que, te adelanto ya, son realmente increíbles cuando los ves en perdona.

QLED 950TS y Q800T, los buques insignia del 8K

El primero de los modelos a presentarte es el Samsung QLED 950TS, el mayor de los dos televisores con resolución 8K y que estará disponible en 65, 75 y 85 pulgadas. Una TV espectacular a nivel de representación de los colores, contraste y viveza en las imágenes, y eso que en un evento de este tipo no se puede llegar a apreciar bien todas las capacidades (y limitaciones) de este tipo de equipos. El otro punto llamativo y destacado es su diseño, con un panel que alcanza el 99% de aprovechamiento del frontal, dejando unos marcos casi insignificantes y que reduce su grosor hasta los 15 mm.

La otra propuesta de la casa coreana es la TV Samsung QLED Q800T, hermano «menor» del 950TS, que también incluye un panel con resolución 8K y se ofrece en tamaños que van desde las 55 hasta las 98 pulgadas. Por supuesto, este panel luce igualmente espectacular -al menos en esta primera toma de contacto- reproduciendo contenido multimedia.

Dos paneles con un buen acabado y calidad de sonido e imagen pero, ¿qué diferencias hay entre ambos? Pues principalmente existen dos:

  • Disponibilidad del módulo OneConnect: que es el dispositivo donde Samsung reúne todas las conexiones de sus televisores y que está presente solo en el QLED 950TS.
  • Diseño: precisamente la presencia del OneConnect permite reducir el grosor de los paneles. De esta forma, el QLED 950TS presume de los ya mencionados 15 mm, mientras que en el Q800T tanto su grosor como el aprovechamiento del frontal no llegan a las características del modelo superior.

Por lo demás, estos dos paneles disponen de las mismas tecnologías, prestaciones que Samsung ha preparado para este año y de las que quiero hablar ahora:

  • Multi-view: quizás la tecnología que más me llamó la atención de todas, debido a su implicación social. Es una característica que nos permite mostrar la pantalla del teléfono o de la videoconsola junto a lo que estemos reproduciendo en ese momento en el televisor. Además, podremos adaptar la interfaz a nuestro gusto y necesidad, pudiendo mover y colocar esa segunda pantalla en diferentes posiciones y tamaños. Igual no es una característica rompedora, pero puede tener su utilidad.

  • Tap View: acercando el teléfono al televisor podremos realizar una conexión entre ambos dispositivos para, de forma fácil, visualizar el contenido del smartphone en la gran pantalla.
  • Adaptative Picture: analiza las condiciones de luz ambiente y el propio contenido que se está reproduciendo para poder reescalar y adaptar dicho contenido a la mejor calidad de imagen, independientemente de donde se encuentre el televisor.

  • Objecting Tracking Sound+ (OTS+): recrea un efecto de sonido en tres dimensiones sin necesidad de accesorios y mejora bastante la experiencia, dando una sensación más envolvente.
  • Active Voice Amplifier: el televisor detectará el ruido ambiente y regulará el volumen y su claridad del contenido que estemos reproduciendo en él de forma automática.
  • Q-Symphony: junto a una barra de sonido, el televisor mantendrá activos sus propios altavoces para ofrecer un mejor experiencia sonora.

  • Mayor alcance en asistencia virtual: además de su propio asistente virtual, Bixby, las próximas televisiones de Samsung incluirán los asistentes de Google Assistant y Amazon Alexa, adaptándose así el televisor a las necesidades del usuario y no al contrario.

Mas allá de nombres con mucho marketing tipo Q-Symphony o Voice Amplifier, entre otros, la idea de Samsung es aprovechar todos esos algoritmos y técnicas que permiten adaptar el sonido para una mejor experiencia. ¿Lo logra? Es complicado de responder ya que en estas demos no se puede apreciar bien -aunque es cierto que suenan y se ven bastante bien-, pero hasta un análisis a fondo sería demasiado aventurado decir una u otra cosa.

The Serif y The Sero, los televisores más especiales de Samsung

Además de los TVs 8K, Samsung también aprovechó el evento para presentar otros modelos 4K y nuevas versiones de su modelo The Serif, un televisor ideal para los que les gusta un diseño “distinto” y singular. Sin embargo, la que considero que es la otra gran presentación  es The Sero.

Se trata de una propuesta muy particular por parte de Samsung que, gracias a una peana móvil, puede rotar la pantalla 90 grados para adaptarse al contenido que se está visualizando en un smartphone. Sí, tan «simple» y director como suena: si reproduces un vídeo en vertical, el panel girará y aprovechará toda la pantalla del televisor.

Resolución 8K, ¿es demasiado pronto?

Como ves Samsung ha focalizado todo su interés en el 8K no solo con sus nuevos terminales, sino también con sus televisores, algo que no deja de ser relevante si tenemos en cuenta, como ya te comentaba el inicio de este artículo, la próxima celebración de los Juegos Olímpicos que se emitirán también en 8K.

Mi opinión personal es que quizás se trata una tecnología que, de momento, queda fuera del alcance del usuario medio tanto por el precio de adquisición de un televisor con dicha resolución como, por supuesto, por encontrar contenido de esta calidad.

De todas formas, es emocionante ver cómo la tecnología evoluciona y descubrir las nuevas propuestas que los fabricantes ya preparan para que se conviertan en el estándar de nuestros televisores del futuro próximo.