Minar Chia con una Raspberry Pi 4 y 17 discos duros es posible

Todos aquellos usuarios que pasen de Bitcoin y otras criptomonedas que requieran una gran potencia y consumo energético podrán apostar por Chia, una opción que a pesar del encarecimiento del precio de los discos duros que provoca se puede minar con una Raspberry Pi 4.

Qué es la criptomoneda Chia

Chia, a parte de ser una semilla con beneficios para la salud y alimentación de las personas, es una criptomoneda creada por Bram Cohen que ha supuesto una revolución en cuanto al minado se refiere, aunque igual aquí queda más correcto decir cultivo.

A diferencia de otras opciones como Bitcoin, Etherum, etc., para minar Chia no necesitas un PC con un hardware super potente porque no se basa en componentes como las tarjetas gráficas, las cuales cuanto más potentes mejor que mejor. Aquí el proceso encargado de dicho minado lo llevan a cabo los discos duros que tengas instalados y a mayor capacidad, mayores posibilidades de ganar más con ella.

Y es que Chia no hace uso de complejos cálculos de GPU sino que recurre al espacio disponible en un disco duro. De este modo, va creando parcelas temporales (bloques de información en disco) que luego se convierten en un bloque ya fijo que es el que va añadiendo valor a la cripto. Esto permite poder minar o cultivar sin necesidad de un hardware tan potente como exigen otras criptodivisas

¿El problema de Chia entonces cuál es? Pues que al minar con discos duros el precio de estos ha subido notablemente durante los últimos meses. En algunos modelos de gran capacidad y con características empresariales por aquello de que resistan mejor el uso continuado, el coste ha llegado a aumentar en hasta un 60% más sobre el original.

Minar Chia con una Raspberry Pi 4

Dejando a un lado ya qué es, lo interesante de esta criptomoneda es que una granja de minado de Chia se puede gestionar con una simple Raspberry Pi 4. Así lo ha demostrado un usuario a través de su canal de YouTube al construir una granja con 160 TB de capacidad para cultivar Chia.

Los 160 TB de capacidad que ofrecen 17 discos duros son controlados a través de una Raspberry Pi 4. Eso no sólo significa que el software encargado de todo este proceso es mucho más ligero que el de otras monedas de este tipo que existen en la actualidad, también mucho menos exigente en cuanto al consumo energético y eso sí es importante de cara a un impacto en el medio ambiente mucho menor que Bitcoin o similares.

La popular Raspberry Pi 4 puede manejar completamente un nodo de Chia y su respectiva tarea de cultivo. Por lo que se convierte en una de las opciones que menos recursos energéticos consume. Así que, si estabas pensando en minar Chia, puede que adentrarte haciéndolo con una de estas placas sea una buena idea. No te harás millonario ni lograrás equipararte a los resultados que quien use un hardware más capaz será capaz de conseguir, pero quien sabe si poco a poco logras una cantidad lo suficientemente atractiva como para que se revalorice la moneda y tengas un activo que haya compensado la inversión.